Las chicas vienen soplando

La música que escuché mientras escribía

 

Tenía apenas dos años cuando murió Tete Montoliu, el pianista ciego que inscribió a Cataluña en la historia grande del jazz. Era una nena de 7 cuando comenzó a estudiar en la Escola Municipal de Música de Sant Andreu, un barrio de Barcelona, primero la trompeta y después el saxo. Mirá lo que son esa escuela y su banda.

 

 

 

Así tocaba Andrea Motis a sus 12 años. acompañada al piano por su maestro, el bajista Joan Chamorro.

 

 

Pero no pasaba de los 18, cuando nada menos que Scott Hamilton compartió el escenario con ella.

 

 

Además de soplar los vientos, cantaba, con su vocecita aún infantil, a sus veinte años.

 

 

Hace dos años, ya había llamado la atención del infalible Quincy Jones y tocaba en Nueva York con un grupo que además de Chamorro llevaba su nombre.

 

 

Tiene una hermana, Carla, que además de la trompeta, le da a la guitarra.

 

 

No me animo a decir si es muy buena, pero sí que me impresiona.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí