Las dos caras de Bulgheroni

Bulgheroni produce alimentos orgánicos de calidad pero su explotación petrolera devasta el ambiente

 

El grupo Bulgheroni prueba que el capital en esta etapa del modelo neoliberal puede producir alimentos orgánicos certificados a la medida del mercado internacional más exigente y, a la vez, en el mismo espacio territorial, explotar masivamente los hidrocarburos con severas consecuencias medioambientales. La inauguración de la bodega con viñedos más austral de Sudamérica y la primera exportación de cerezas a China, anunciados como hechos aislados el año pasado, enmascaran el tipo de reconfiguración del espacio rural donde construyen estos flujos de capital.

Desde los ’90, con la reforma estructural del Estado y la transferencia a las provincias de la explotación de los hidrocarburos, los grandes jugadores del sector se convirtieron en actores políticos, económicos y financieros que intervienen directamente con los gobiernos locales, dependientes de las regalías y las fluctuaciones del mercado internacional. Desde entonces, el grupo Bridas de los Bulgheroni se transformó y hoy es parte de Pan American Energy Group (PAEG) asociado a capitales de origen británicos y estatales chinos.

Sin socios, en los últimos veinte años se sumaron a la tendencia global de la producción industrial de alimentos para el mercado internacional. Compraron tierras fértiles y montaron plantaciones de arándano, cereza, uva, olivo, pera y durazno en Río Negro, Chubut, Salta, Jujuy, Entre Ríos y Salto, Uruguay. El perfil de estos proyectos se diferencia de la participación en una bodega tradicional de Mendoza y habla de la inserción de avanzada en nuevos nichos del mercado de alimentos para sectores de alto consumo.

En el Registro Nacional de la Propiedad Rural inscribió varias empresas offshore armadas en Uruguay, lo que fue informado por primera vez a fines de 2015 por el gobierno nacional en una respuesta a un pedido de informes ante la Cámara de Diputados. Dos años después, pasó de tres a diecisiete fracciones en Río Negro. Cerezas Argentinas SA inscribió parcelas en Chimpay, Río Negro, y 190 hectáreas en Luján de Cuyo, Mendoza; Frutos del lago SA 30 fracciones en Sarmiento, Chubut; Extraberries SA una fracción de casi veinte hectáreas en San Pedro, Jujuy, y tres fracciones por poco más de 320 hectáreas en Yatasto, Salta. El gobierno de Mauricio Macri nacionalizó esas offshore entendiendo que fue sólo un trámite haberlas formado en el exterior.

 

 

 

 

El año pasado, el grupo dio por finalizada la diáspora y todas las firmas quedaron absorbidas por Extraberries SA, incluida Extraberries de Concordia SA creada en 2015, constatamos en los Boletines oficiales correspondientes a distintas jurisdicciones. De todos modos, cuando comercializan desde y con Uruguay recurren a Grupo Samconsult S.A., según voceros empresarios en declaraciones a la prensa.

 

 

 

De la vieja chacra al agronegocio

El curso del río Negro tiene 720 kilómetros de cauce, desde que nace de la unión de los ríos Neuquén y Limay hasta que desemboca en el Atlántico. Su tramo medio, con eje en la isla de Choele Choel, fue estratégico tanto para la avanzada militar de las campañas por la incorporación de estas tierras al nuevo Estado argentino, como para la autonomía económica y política de los grupos mapuche y tehuelche.

En el desarrollo de la provincia, quedó como área marginal al decidir los grupos locales privilegiar el Alto Valle en relación con Neuquén capital. Así, cualquier operación de compra-venta de tierras o nueva inversión se conoce rápidamente. El desembarco de los Bulgheroni en el Valle Medio se produjo en 2007: compraron varias chacras en Chimpay, sobre la costa norte del río, y un campo de casi veinte mil hectáreas en Chelforó.

Hay notorias diferencias entre los que voceros de la empresa declararon ante la prensa en diferentes oportunidades en los últimos diez años, respecto a lo que oportunamente inscribió el Registro Nacional de la Propiedad Rural, de acuerdo a la copia con la que trabajamos. Compró cuatro chacras que suman 1.170 hectáreas, según publicó la prensa en su momento. El Registro Nacional informó a la Cámara de Diputados sólo de tres fracciones que suman 418 hectáreas, de las cuales sólo pudimos identificar dos en el Catastro provincial de acceso público. El mismo Registro informó en 2017 que la offshore Cerezas tenía inscriptas diecisiete fracciones que sumaban 13.217 hectáreas, sin identificar las nomenclaturas catastrales correspondientes. Del cotejo de las superficies surge que estaban incluidas las tres del primer registro. Estas diferencias y dificultades de documentar no hacen más que confirmar la discrecional del aparato del Estado al servicio de opacar la presencia de estos capitales, los que nos constan por numerosos testimonios recogidos en años.

Sí hay acuerdo en que la producción de cerezas empezó en 2009, bajo la conducción de Adolfo Storni como presidente de las firmas de los emprendimientos en Argentina y Gamorel SA y Estancias del Lago SA en Uruguay. En 2011, Cerezas tramitó ante el Departamento Provincial de Aguas (DPA) la autorización de uso de agua para regar 66 hectáreas en estancia La Irma. El año pasado tramitó la autorización para una toma de agua subterránea, haciéndola en este caso a nombre de Hierba Buena SA., firma del grupo para operaciones con inmuebles rurales.

 

 

La gobernadora Arabela Carrera en Extraberries, de Chimpay.

 

 

Patricio Nicolás y Alejandro Andrés Bulgheroni formaron Agro Investments S.A. en 2013. Al año siguiente la transformaron en Estancia Chelforó SA. En 2015, los abogados Guillermo Leonhardt y Federico Carenzo formaron Chelforó Patagonia SA con un objeto acorde a la producción industrial de alimentos (granos, frutos y animales), así como insumos e infraestructura para el campo.

Toda esta inversión y despliegue quedó dentro del área hidrocarburífera Chelforó, que avanza en silencio y a buen ritmo .

 

 

 

De la colonia pastoril al agronegocio

Sarmiento tiene alrededor de quince mil habitantes, según las últimas proyecciones publicadas. Fue creada como colonia agrícola pastoril junto a los lagos Muster y Colhué Huapi, en el sur de Chubut. Está en la intersección de dos cuencas muy diferentes, la del río Senger que canaliza las aguas de la cordillera y el área hidrocarburífera del Golfo San Jorge, cuyas reservas continúan aumentando. Esa tensión asfixiante, depredadora para amplios sectores de la sociedad local, no es tal para el grupo Bulgheroni, que explota el yacimiento Cerro Dragón que le garantiza a PAE su lugar de privilegio en la generación de gas especialmente.

La erupción del volcán Hudson en Chile, en 1991, tuvo devastadoras consecuencias en los establecimientos ganaderos de la zona. Uno de los signos de recuperación post-volcán se vivió en Los Antiguos, pequeña localidad cordillerana, donde la fruta fina se empezó a dar como nunca antes después de tres temporadas sin producir. El optimismo floreció en pequeños emprendimientos, también en Sarmiento.

Juan Manuel Mortada, comerciante de Trelew, y el contador Carlos Alberto Román formaron en 2005 Cerezas de Sarmiento SA. Al año siguiente vendieron el paquete accionario a Bulgheroni, que años más tarde la transformó en Blueberries Argentinos SA y después en la actual Extraberries SA. A la par, conformaron Frutos del lago SA con la que compraron treinta parcelas ubicadas a ambos lados de las márgenes del río Ascher y comenzaron la producción de cerezas y vides.

 

 

El éxito del proyecto descansa en el desvío hecho al curso del río Ascher, cuyo caudal dejó de nutrir al lago Colhue Huapi, por lo que se evaporó en 2016. Así lo documentó  y denunció un movimiento de vecinos autoconvocados con imágenes aéreas. Años tardaron las autoridades provinciales en atender el reclamo por un terraplén de 25 kilómetros que divide el cauce del Ascher, redireccionando el mayor caudal a las chacras de Frutos.

Resultó que eran unas quinientas las obras ilegales sobre el río Senguer. Bulgheroni no era el único así es que siguió. El escándalo de las imágenes aéreas se fue licuando entre la criminalización de la protesta social impulsada por la propia PAE, que acumuló demandas contra decenas de trabajadores que cortan con frecuencia las rutas de acceso a Cerro Dragón, puntos neurálgicos para que cualquier reclamo se escuche en el lejano sur.

 

 

La marcha por el agua en Sarmiento.

 

 

 

For export

El año pasado se concretó el primer envío de cerezas argentinas a China después del convenio de intercambio firmado por la administración Macri. Todos los gobernadores de la región posaron para la foto. Los pequeños productores locales quedaron desdibujados ante el arrollador protagonismo de Bulgheroni, que evidentemente garantizó un acuerdo comercial a la medida de su producción argentina y uruguaya. El propio grupo gestionó durante ocho años la apertura de ese mercado, así como antes lo hizo con éxito para la colocación de los arándanos de Salta y Entre Ríos. El Estado no hizo más que institucionalizar la movida empresarial y colocarla en las estadísticas del comercio exterior.

“Llegó a China el primer embarque de 675 kilogramos de arándanos uruguayos, que reafirma el objetivo estratégico de la inserción internacional como país productor de alimentos de calidad con inocuidad”, dijo el director de Servicios Agrícolas de Uruguay, Federico Montes. Agregó que a pedido del sector privado se realizó un acuerdo técnico con las autoridades chinas, que dio sus frutos con el primer embarque recibido.

En cambio Storni, el mismo que montó las chacras de Chimpay y Sarmiento, se mostró insaciable ante el mismo envío: “Lamentablemente esta exportación es algo simbólico. Es muy difícil que el mercado chino represente un importante destino para las exportaciones de arándanos debido a los altísimos costos de aranceles que se ubica en el 30 %. Es difícil competir contra productos de Chile o Perú que se están exportando con cero aranceles, prácticamente nos deja fuera del mercado”.

Ya sabemos la agenda que impulsarán estos exportadores, desde atrás de las cooperativas y las pymes del sector.

 

 

 

(Javier Grosso realizó la cartografía para este informe)

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. Lorenzo dice

    Es una nota con un tinte personal, se nota el odio hacia Macri

  2. Chubutense dice

    Arcioni es el actual gobernador y la nota esta plagada de errores. Si quiere escribir de la realidad de la explotación petrolera y de la producción en el valle inferior de la provincia. Tomese un vuelo o asesorese mejor. No puede hacer una nota de este calibre con Wikipedia.

  3. Miguel Criado Arrieta dice

    Arcioni es el actual gobernador de. Hubiera no como dice la foto ex

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.