Las veinte verdades de la energía

En defensa de los tarifazos y de la dolarización el presidente Mauricio Macri repite que la energía cuesta y hay que pagarla y demoniza los subsidios que se pagaron durante el gobierno anterior. Sin embargo, esa política hizo de los servicios públicos de la energía entre 2003 y 2015  los más eficientes desde 1983 hasta el presente, es decir incluyendo los tres años de gestión macrista y su tarifazo. ¿Cuánto valía entonces y cuánto costaba para la ciudadanía?

Entre 2003 y 2015:

1)  el consumo eléctrico per cápita fue un 45% superior al registrado entre 1989 y 2002;

2) La generación de electricidad (acumulada) fue un 60% superior a la de 1992-2003;

3) La extracción de gas natural fue un 26% superior respecto del período 1992-2003;

4) La demanda de gas fue mayor en 12 puntos porcentuales entre iguales períodos;

5) Se incorporaron un 95% más de usuarios al servicio público de electricidad;

6) Se incorporaron un 60% más de usuarios al servicio público de gas por redes;

7) se produjo una expansión histórica en gasoductos para el mercado interno, así como en líneas de alta y extra alta tensión, reconocido  por CAMMESA y el ENARGAS;

8) se construyeron 7.061 km de los 19.532 km de líneas de alta y extra alta tensión que hoy existen, es decir, el 36% del total de líneas troncales. En relación a líneas de alta tensión, el porcentaje de lo construido en esos doce añps  fue del 35% sobre el total histórico. Y ya que hablamos del segmento transporte eléctrico, debe saberse que durante los dos primeros años de gestión macrista las líneas de alta tensión no variaron, mientras que las troncales lo hicieron en un 0,9% (181 nuevos kilómetros). Comparando el mismo período inmediato anterior, se observa que las líneas de alta tensión aumentaron un 3% (430 nuevos kilómetros) y 9% las troncales (1.639 nuevos kilómetros);

9)  se interconectó eléctricamente el país y se puso en marcha la obra de infraestructura gasífera más importante de la historia: el GNEA, hoy abandonada, para llevar gas de red a más de 755.000 nuevos usuarios;

10) con el relanzamiento del Plan Nuclear,  a finales de 2006 se reactivó la construcción de Atucha II, que había sido discontinuada en 1994. Fue puesta en marcha en 2014 como central Néstor Kirchner;

11) en 2004 se reactivó la construcción de la represa hidroeléctrica Yacyretá, que se terminó  en 2011, con la cota de diseño original. Es decir 100% de la potencia originalmente proyectada;

12) en dos años y ocho meses de gestión, Cambiemos incorporó unos 299.428 nuevos usuarios residenciales a la red, un 29% menos respecto del mismo período anterior (2013 a agosto 2015). Es decir, una diferencia de 120.998 usuarios no incorporados. En relación al pico máximo de expansión del servicio residencial de gas de red desde el período 2007-2009 en que el ENARGAS mide este dato, el macrismo se ubicó un 46% por debajo, o 256.660 usuarios residenciales menos incorporados. En suma, la peor marca luego del mínimo histórico ocurrido entre 2001 y 2003.

 

Fuente: OETEC en base a ENARGAS, Datos Operativos. * Se tomó enero a diciembre para 1993.

 

13) Comparando entre los dos primeros años y ocho meses de gestión de administraciones y gobiernos precedentes, el macrismo vuelve a batir récords negativos. Esta vez, es el responsable de la segunda peor marca luego de De la Rúa, tal y como se aprecia de la tabla:

 

Fuente: OETEC en base a ENARGAS, Datos Operativos. * Néstor Kirchner asumió la Presidencia  el 25 de mayo de 2003. Los avances registrados en sus dos primeros años y ocho meses de gestión fueron calculados entre junio de 2003 y junio de 2005 (años móvil) más julio de 2005 a febrero de 2006 (ocho meses).

14) sin tarifazo y con subsidios, Cristina Fernández de Kirchner incorporó durante los primeros dos años y 10 meses de gestión un 68% más de nuevos usuarios residenciales a la red de gas que Mauricio Macri en igual período. ¿Cómo explicar que, durante los primeros dos años y diez meses del primer gobierno de CFK se hayan incorporado 548.229 nuevos usuarios residenciales a la red de gas mientras que, en igual período, pero del mandato de Mauricio Macri se incorporaron 309.465 nuevos usuarios residenciales? La diferencia es de -44% para MM, o de 77% a favor CFK.

Fuente: OETEC en base al ENARGAS, Datos Operativos.

15) se cansaron de decir que vivíamos una “crisis energética” y que los subsidios eran dinero que se perdía en las cuevas de la corrupción. Pero en ese período, la generación de energía aumentó un 56% y el consumo creció exponencialmente; asimismo, más de 7 millones de hogares se incorporaron a los servicios de gas por redes y electricidad, diez provincias se interconectaron a la red eléctrica nacional y cuatro provincias a la red troncal de gasoductos. A propósito, la generación entre 2018 y 2016 creció un 2%, mientras que la demanda 0,2%; entre 2015 y 2013, 7% y 5%, respectivamente;

16) Las tarifas fueron accesibles siempre, promoviendo la competitividad de nuestra industria, nuestra producción y nuestro comercio interno, a la vez que protegiendo y fomentando el bienestar social.  Esto, que derivó en un crecimiento promedio del PBI superior al 80% en el período aludido irrigando en desarrollo, modernización económica e inclusión social, se debió a la combinación entre energía barata, abundante y subsidiada. En suma, energía en calidad de Derecho Humano y servicios públicos esenciales para el desarrollo humano y económico nacional, tal y como señaló la Corte Suprema de Justicia en su fallo de 2016;

17) los propios datos oficiales muestra la correlación entre los subsidios otorgados entre 2003 y 2015, y la mayor expansión de los servicios públicos de gas y electricidad desde 1983.

18) la política energética se rigió por dos definiciones

a. «La seguridad energética se define como la disponibilidad de un suministro regular de energía a un precio asequible, mientras que la crisis energética es causada generalmente por la escasez del suministro energético o los aumentos de precios que afectan significativamente la economía y conducen al deterioro socioeconómico, industrial y productivo nacional».

19) Y b: «La prestación de servicios de energía adecuada y confiable a un precio asequible, de una manera segura y ambientalmente benigna, y de conformidad con las necesidades del desarrollo económico y social, es un elemento esencial del desarrollo sustentable. La energía es vital para erradicar la pobreza, mejorar el bienestar humano y elevar el nivel de vida».

20) Esta última definición, pertenece al Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) y al Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas -ONU/DAES y fue adoptada por el Plan Energético Nacional lanzado en 2004 y aplicado hasta 2015.

Los servicios públicos energéticos son cruciales para el desarrollo y bienestar socioeconómico de los pueblos, elevar su nivel de vida, erradicar la pobreza y proteger la igualdad social. Son, por tanto y como señaló el violado fallo de la Corte por parte del Poder Ejecutivo, servicios públicos esenciales, esto es, derechos sociales. Y los derechos sociales son derechos humanos. Y los derechos humanos deben ser garantizados por los Estados. ¿Qué queremos decir con esto? Que, dado que la carga de la responsabilidad técnica y económica recae sobre el Estado en esta cuestión, la ciudadanía no debe cargar con sus costos de producción.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. Ricardo dice

    Súper verdad. Muy serio el informe

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.