Las Veinte Verdades

Una simple reconstrucción

Los peronistas tenemos las 20 verdades y jamás mentimos con ocasión de una campaña electoral. Incluso a sabiendas que podríamos perder votos. Un ejemplo claro es el mal llamado impuesto a las ganancias que, en realidad, como lo sostiene Jorge Gaggero, debería denominarse “impuesto a los altos ingresos”.

Macri mintió sistemáticamente pero —es lamentable— el régimen electoral no tiene sanciones frente a la mentira. La única sanción demora, como mínimo, dos años. Es decir, hasta la próxima votación.

Ahora ese plazo se extiende —eso espero— a 4 años, o sea, hasta la elección de 2019.
Creo que es bueno poner en la superficie de la conciencia colectiva cuáles fueron las principales mendacidades de Maurizio

1) No vamos a devaluar;

2) Mi primer compromiso va a ser una Argentina con pobreza cero;

3) Eliminar la inflación va a ser la cosa más simple que tenga que hacer;

4) El 82% móvil a los jubilados es un compromiso asumido;

5) No vamos a sacar los subsidios;

6) Vamos a construir un millón de viviendas;

7) Los trabajadores no van a pagar impuesto a las ganancias;

8) Las paritarias no van a tener techo;

9) Dedicaremos todo nuestro esfuerzo al crecimiento de la industria nacional;

10) Mientras sea presidente todos los argentinos tendrán acceso al fútbol gratuito;

11) El desarrollo científico y tecnológico es una prioridad de mi gobierno;

12) Tenemos que apoyar, reivindicar, pagar bien a los docentes y devolverles el prestigio que merecen;

13) Hay que expandir la economía. No vamos a hacer ajustes;

14) Vamos a generar 2 millones de puestos de trabajo;

15) No voy a perseguir a quienes piensen distinto;

16) Es una convicción defender los derechos humanos;

17) No dije que voy a abrir la economía, hay que cuidar el empleo;

18) No vas a perder nada de lo que ya tenés. No te vamos a dejar sólo;

19) Hay que respetar la carrera pública; hay que respetar el empleo público;

20) Queremos unir a los argentinos para una mejora de la calidad democrática.

Nota al pie: Hicimos una simple reconstrucción. El texto original es de Maurizio Macrì, Perro dixit.