Lo espectral no es evidencia

El Poder Judicial se olvidó de la ley y admitió, fabricó y dictó sentencias en base a evidencia espectral

 

En los últimos meses del año de 1691 el señor Samuel Parris, párroco de la iglesia del pueblo de Salem, vio a una hija suya de nueve años y también a una sobrina de aproximadamente once, afectadas por extrañas dolencias. Las niñas Elizabeth Parris, Abigail Williams y Ann Putnam evidenciaban excitación psicomotriz, delirios y conductas extrañas. Por ello Parris solicitó la intervención de los médicos, pero las niñas empeoraron. Y finalmente uno de los médicos manifestó la opinión de que sufrían maleficio. Los vecinos aceptaron al punto esta opinión y concluyeron que estaban embrujadas

A decir verdad, los vecinos de Salem hicieron algo más que aceptar la opinión de ese medico desconcertado. Desataron uno de los mas desaforados procesos judiciales que tenga recuerdo la historia. El 29 de febrero de 1692 se firmaron las primeras órdenes de arresto contra tres mujeres: Tituba, que era una esclava antillana que trabajaba para los Parris, Sarah Osborne y Sarah Good, una mujer pobre que a la fecha de su arresto estaba embrazada y cuya hija de apenas 3 años también fue acusada de brujería. Para mayo del 1693, catorce mujeres, cinco hombres y dos perros habían sido ejecutados, acusados de hacer tratos con el demonio y practicar la hechicería. Ello porque desde 1641 la ley inglesa, entonces aplicable a las colonias americanas, consideraba la brujería como un delito sancionado con pena capital.

Los jueces que realizaron las investigaciones preliminares fueron Jonathan Corwin y John Hathorne. En mayo de 1692, Sir William Phips, que había sido recientemente designado gobernador de Massachusetts, creó un Tribunal Especial para juzgar y condenar a los acusados de este proceso. Las confesiones extraídas bajo tortura, las desmentidas y los testimonios contradictorios se multiplicaban y en el proceso de histeria colectiva nadie estaba a salvo. La epidemia de acusaciones de brujería y los juicios aberrantes, las torturas y las ejecuciones se propagaron a otros condados.

 

 

La historia jurídica recuerda a los juicios de Salem por muchas cuestiones, pero hay que resaltar especialmente que en dichos juicios se admitió la utilización de “evidencia espectral”, es decir acusaciones sin bases reales, sueños, pesadillas y alucinaciones de quienes eran acusadores. O mentiras. En el estado de histeria colectivo, la verdad no parecía importar demasiado. Los juicios de Salem también fueron la oportunidad que algunos usaron para resolver viejas disputas.

Casi 300 años después, el genial Arthur Miller, tomó esa escabrosa historia y escribió una de sus mejores obras: Las brujas de Salem. Miller, con publicas simpatías por el marxismo, fue testigo y también víctima de los métodos de investigación tanto de McCarthy como de la HUAC (House Un-American Activities Committe, supuestamente creada para luchar contra actividades subversivas de, principalmente, nazis y antisemitas, pero que se centró desde sus inicios en la actividad de los comunistas.)

 

Arthur Miller.

 

Dijo Miller: “En la silenciosa sala de justicia de Salem rodeado por el torbellino miasmático de las imágenes de los años ’50 del siglo XX, pero con la mente en 1692, poco a poco fue perfilándose con mayor nitidez lo que ambas épocas tenían en común. En las dos existía la amenaza de las maquinaciones ocultas, pero lo más sorprendente eran las similitudes en los rituales de defensa y los procedimientos rutinarios de investigación. Separadas por trescientos años, ambas persecuciones aducían que los perseguidos pertenecían a un grupo secreto y desleal. En las dos épocas, si el acusado confesaba, su sinceridad se demostraba de una única e idéntica manera, nada menos que nombrando a los antiguos cómplices. De esta manera el informador se convertía en la prueba misma de la maquinación y de la necesidad de la investigación.

Finalmente, en ambos períodos, dado que el enemigo era ante todo una idea, la prueba de haber cometido acciones desleales o perdía importancia o se dejaba en el limbo o no se requería en absoluto. Y, en efecto, al final las acciones eran por completo irrelevantes; al final, la sola sospecha casi se convertía en la prueba de la deslealtad”[1].

En el enero eterno, doloroso y feroz del 2019, mientras escribía sobre el Lawfare argentino, volví a releer Las brujas de Salem. Porque hace años que siento que los abogados vivimos en un universo que se parece mucho a esos días. Lo que no sabia entonces es que pocos meses después comprobaría que lo que era apenas una intuición se volvería certeza.

La prueba vino de la mano de un señor que se llama Marcelo D’Alessio y fue denunciado por extorsión a fines de enero de 2019. El juez de Dolores, que investigaba la extorsión, ordenó una serie de allanamientos y luego la detención de D’Alessio.

Como fruto de esa investigación surgiría no solo un fabuloso entramado de actividades de inteligencia ilegales, sino además un capítulo oscuro sobre cómo ese aparato paraestatal e ilegal dedicaba parte de su tiempo a fabricar la prueba para algunos de los juicios con mas repercusión mediática. Y por lo que surge de algunos testimonios, también las puertas clandestinas para que algunos acusados salieran de esos procesos judiciales.

Pero estos seres del submundo no se interesan por cualquier proceso judicial. Son seducidos tan sólo por ciertos y determinados procesos. Que tienen amplia repercusión mediática. Y que involucran siempre a personas vinculadas a la actividad política.

De un tiempo a esta parte, la realidad argentina discute, con mayor o menor conocimiento o fundamento, los casos judiciales que involucran a la política y a los políticos. No sé bien cuándo empezó todo esto, tal vez con las denuncias tan espectaculares como carentes de pruebas que publicaban los diarios y la televisión, con diputados y dirigentes políticos que ejercían desde Comodoro Py o desde los estudios de televisión. Pero sólo por poner una fecha de eclosión del fenómeno –fecha caprichosa, aclaro de antemano— diré que tal vez empezó el 14 de abril de 2013, cuando Jorge Lanata sentó a un chico que se llama Leonardo Fariña a hablar de lo que denomino “La ruta del dinero K”. Sostenía Fariña que la ruta del dinero K respondía a un plan ejecutado por Lázaro Báez para sacar del país dinero obtenido ilegalmente y que provenía de prácticas de corrupción que habían llevado adelante los Presidentes Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner y su gabinete.

Los arrepentidos se sucedieron, cambiaron sus versiones, se arrepintieron de arrepentirse, volvieron a arrepentirse. Una nueva fauna de arrepentidos surgió de la televisión y se volvió parte de nuestras vidas. Nadie prestó mucha atención a los detalles, salvo los abogados que vieron multiplicado por mil su trabajo de defensa. Porque frente a un arrepentido que desgrana detalles con más simpatía que pruebas, los escritos de los abogados pierden por goleada. Son tediosos, largos, indigeribles para la TV y para los diarios. Suponiendo, claro, que la TV y los diarios quisieran hablar de las defensas, cosa que no resultó el caso, excepto poquísimas excepciones.

Fuese por búsqueda de rating, por convicción ideológica, o por mera conveniencia, la mayoría de los medios de comunicación se plegó con indisimulable entusiasmo al juego de acusar sin pruebas. Una nueva forma de histeria. Ya no eran acusaciones de brujería como en Salem, ni de comunismo como en Estados Unidos, sino de kirchnerismo. Una nueva categoría del mal que se extendió a los artistas K, a los militantes K, a los intelectuales K y así hasta el infinito. Ser K era una definición que implicaba la pérdida automática del derecho a defensa, la presunción de inocencia, cualquier crédito sobre su palabra, el derecho al honor; e incluso exponía al desprecio público.

En enero del 2015, ser K convertía a los portadores de la nueva letra escarlata en cómplices de un supuesto asesinato que nadie ha probado hasta la fecha. Pero al lugar que íbamos, las pruebas no le importaban a nadie. Y más adelante vinieron las fotocopias de los cuadernos de Centeno. Y está claro que, a partir de ese día, las pruebas ya no solo no importaban, tampoco era necesario que existieran. Evidencia espectral.

No solo los medios y la política se plegaron entusiastas a este nuevo Salem. El Poder Judicial fue al mismo tiempo impulso y partícipe de la maniobra. De pronto los jueces eran personajes públicos. La doctrina que habilitó la detención preventiva de personas adoptó el nombre de uno de los jueces más discretos de Py. Comodoro Py, salvo raras y honorables excepciones, se olvidó por completo de todo lo que muchos de esos jueces y fiscales enseñan en las aulas y se volvió literalmente sanguinario. La vida, la libertad, los derechos y garantías desaparecieron casi por completo. Porque el acusado ya no era acusado, era enemigo.

Y entonces detuvieron a D’Alessio. Y comenzaron a surgir las pruebas palpables del escarnio. Los fiscales que fabricaban las pruebas, los jueces que empujaban o consentían esas maniobras, la Corte Suprema que no controlaba ni controla nada de nada, y a decir verdad, hasta la fecha se ha hecho bien la otaria respecto de lo que pasa en Comodoro Py. Los periodistas que forman parte. Los políticos que sacan beneficios. Las extorsiones, los negociados. Los testigos arreglados. Los guiones de los arrepentimientos. La impudicia obscena con la que parecen haber actuado. La rebeldía ante la ley de quienes decían ser sus custodios. La desvergüenza. Sobre todo, la desvergüenza.

Y las extrañas reacciones. A algunos políticos se le ocurrió como defensa acusar a los que ya están acusados y en prisión. Porque no hay nada más culpable para la opinión pública que alguien que ya está en prisión, aun cuando no se lo haya declarado culpable por una sentencia firme. A los algunos periodistas les pareció oportuno acusar a los abogados. Pero sin duda la más original de las defensas fue la del Poder Judicial que optó por desconocer al Poder Judicial.

Desconozco por completo cómo va a concluir la historia de los demonios que se escapan – y paradojalmente, ingresa— todo el tiempo de la caja de Pandora que es la causa que se investiga en Dolores. Desafortunadamente carezco de habilidades proféticas. Una verdadera pena.

Pero sí quisiera señalar algo. Todos señalan que la causa que se investiga en Dolores podría tener efectos sobre la causa de las fotocopias de los cuadernos. Y que eso beneficiaria casi exclusivamente a Cristina Fernández de Kirchner y a los empresarios. Y respecto a esa tesis quiero señalar algo.

Sobre Cristina Fernández de Kirchner, la imputación en cuadernos seria chistosa sino fuese algo que firmaron varios jueces. Y que entonces podría tener consecuencias más allá de la risa que me da que la acusen de ser la jefa de una asociación ilícita ad honorem, porque no hay ninguna prueba de que ella haya recibido dinero alguno o tenido conocimiento o algo que la vincule mínimamente a los hechos que se investigan. De hecho, y a decir verdad, tampoco hay pruebas de que el dinero denunciado exista en algún lado, aun cuando queda mucha Patagonia por excavar. Y si el conocimiento pretenden probarlo con arrepentidos, claramente no es prueba.

Sí, es cierto, mi juicio puede estar obturado porque Cristina es quien conduce el movimiento político al que adscribo. Y porque le tengo afecto real a la persona real que también es Cristina. Y porque me espanta ver cómo persiguen a una piba de 28 años por ser su hija.

Pero miro el caso de los empresarios, a quienes mayormente no conozco, y tampoco encuentro pruebas. Asi que tiendo a pensar que simplemente no hay pruebas, más allá de mi seguramente poco fiable juicio.

Pero eso lo pensaba antes de D’Alessio.

Después de D’Alessio pienso que lo que se está develando en Dolores va más allá de CFK y de los empresarios. Con honestidad señalo que lo que está mostrando Dolores es un complejo mecanismo de armado de causas. No solo contra Cristina.

Soy reticente a darle crédito a las declaraciones de los arrepentidos. Los cuestionamientos a ese mecanismo de delación premiada no han cambiado por el hecho de que ahora haya arrepentidos cuyos testimonios resulten más favorables a las causas que yo defiendo. La ley es clara en cuanto a que no se puede dictar condena en base a los testimonios de arrepentidos. No se podía dictar condena en base a los testimonios de Vandenbroele, ni en base a los testimonios de Fariña y la regla no cambia respecto a los testimonios de Rolando Barreiro o Bidone. A estos últimos deberán hacer lo que no se les exigió a los primeros y que debiera habérseles exigido según la ley. Que aporten prueba de sus dichos.

Pero si las aportasen, o surgiesen de la investigación de que se lleva adelante en Dolores, encontraríamos que el mecanismo de juicio y prueba que se implementó en la Argentina para perseguir, detener y juzgar a muchos ex funcionarios fue fraudulento. Y no solo hay personas que están presas como consecuencia de una investigación fraudulenta, sino que hay personas sobre las que ya pesa una sentencia cuya matriz es también fraudulenta.

¿Qué hacer con esas prisiones? ¿Qué hacer con esas sentencias? Son preguntas que tal vez debamos empezar a hacernos.

 

Hace cientos de años en Salem, cuando concluyó la cacería de brujas, sus efectos sobre la población continuaron varios años después. Los autores han señalado que “toda la colonia, además, había sufrido. La gente había estado tan decidida a la hora de cazar y destruir brujas que habían descuidado todo lo demás. La siembra, el cultivo, el cuidado de casas, graneros, caminos, cercas, fueron olvidados. Como resultado directo, los alimentos escasearon y los impuestos aumentaron. Las granjas fueron hipotecadas o vendidas, primero para pagar las tasas de prisión, luego para pagar impuestos; frecuentemente fueron abandonadas. El pueblo de Salem comenzó esa lenta decadencia que eventualmente borró sus casas y paredes, pero nunca su nombre y memoria”[2].

Creo que no ofrece mucha dificultad hacer los paralelismos posibles entre una y otra caza de brujas. Y que sucede –ayer, hoy y siempre— cuando las poblaciones están distraídas en esas cacerías absurdas e inhumanas.

Los relatos señalan que las calamidades parecieron asolar Salem. Temerosos de estar siendo víctimas del juicio de dios sobre la cacería que como sociedad habían consumado, se dispuso que 15 de enero de 1697 se realizaría el Día de la Humillación Oficial. Ese día el juez Samuel Sewall, uno de los nueve jueces que habían integrado el tribunal que sentenció a morir a las brujas, asistió a los servicios de oración en la Iglesia del Sur de Boston y le pidió al reverendo Samuel Willard que leyera una disculpa pública que Sewall había escrito, donde admitió la culpabilidad de aquel tribunal y suplicó el perdón de los hombres.

Intuyo que los jueces y fiscales en el futuro tendrán que hacer algo más que pedir perdón. Deberán revisar lo actuado por un Poder Judicial que se olvidó de la ley y que admitió, fabricó y dictó sentencias en base a evidencia espectral.

 

 

 

 

 

[1] Arthur MILLER (2011), “Al correr de los años,” Barcelona, Tusquets

[2] Shirley Jackson “The Witchcraft of Salem Village” 1956

45 Comentarios
  1. Noemi F. dice

    Soberbia es el término preciso.

  2. Inés dice

    Excelente reflexión y articulación crítica.
    “La persecución o persecuciones de…” en todas las épocas a lo largo de la historia de la humanidad, temible y terriblemente cruel, injusto. La necesidad de construir y establecer leyes y normas, son tan necesarias para la vida social, pero principalmente (siguiendo la vía de tus reflexiones) para acotar el efecto sugestivo de los discursos, montado por el aparato ficcional: político, seudo-judicial y mediático

  3. Catalina Rodriguez Amarillo dice

    Gracias por esto: Es increíble ademas de soberbia esta nota, que maravillada y no puedo dejar de pensar el trabajo se Graciana.nadie hubiera podido escribir esto, de una mirada absolutamente fantástica, y tan real!!!! la envié a todos mis amigos y compañeros. Estoy tan orgullosa de esta señora que se agranda mi admiración . Muchas gracias Señora!!!!!!!

    1. Noemi F. dice

      Soberbia es el término preciso.

  4. Roberto Esteban Pintos Sánchez dice

    Graciana, tus artículos como siempre, se prestan al aplauso atronador y a la admiración por ser tan consistente y coherente. Tal vez la podredumbre de ese aparato que se creía eternamente impune haya empezado a desmoronarse y mas temprano que tarde, los Extorsionelli y los Dr. Glock deban empezar a rendir cuentas ante el pueblo argentino. Será justicia.

    1. Victoria dice

      La claridad con que está hecha tu narrativa y esclarecedora nota permite que la comprenda cualquiera que tenga interés en el asunto, con sentido común y coherencia jurídica.
      Los abogados de este país pudimos ver los abusos del partido judicial siempre, pero nunca pensamos que íbamos a ver tal cosa. Abrazo

      Que paguen todo el daño que nos han hecho. Hlvs

  5. Jose Murray dice

    Excelente artículo Graciana!!!
    Muy acertada la comparación con la cacería de brujas.
    Lamentable el papel de tantos periodistas haciendo acusaciones con el solo sustento de su “sentir”, sin ocuparse de leer expedientes judiciales, opinando con total liviandad de temas de enorme gravedad y trascendencia. Y me refiero a los honestos o los que intentan serlo, no a los Lanata, Majul, Leuco, etc. que desinforman a sabiendas.
    Todos debemos hacer un continuo ejercicio de autocritica para no dejarnos arrastrar por estas actitudes de acusar sin fundamentos, cosa difícil de lograr cuando se trata de alguien con el que no simpatizamos.

  6. Mabel dice

    Gracias, su nota es increíble y ojalá todos/a/xs abramos la cabeza para entender la realidad y después… El cambio verdadero con un pueblo más conciente

  7. saul fabian gaitan dice

    EXCELENTE como siempre GRACIAS!

  8. Gladys Aurora Goñi dice

    Muy buena nota. Qué similitud ayer y hoy. Qué retroceso también el que vivimos.

  9. José dice

    Linda analogía y digesto de la miserabilidad macrista. Pero, insisto, Graciana, tenés un problema con la puntuación de tus textos. Ya te ofrecí por tweeter colaborar desinteresadamente.

    1. Eddie dice

      José. Si me permite déjeme que le diga que usted tiene un excesivo preciosismo por la puntuación. Por ejemplo, particularmente y para mi gusto usa mas comas de las que hacen falta.
      Si este espacio fuera solo literario, su acotación poco modesta tal vez pasaría desapercibida. Pero es otro tipo de sitio, con un nivel de análisis de esta telaraña que nos rodea, que no se encuentra en otros lugares.
      Y es allí, en ese sitio que valoro y aprecio, dónde encuentro que el único problema es vuestra crítica, la cual señala como algo grave el olvido de un punto, sin apreciar que el texto general es un gran dedo que indiza todos los puntos que nosotros omitimos poner.
      Si yo estuviera en vuestro lugar, humildemente, callaría, sabiendo que no estoy a la altura para emitir juicio de valor cuando no entiendo el punto de interés.
      Saludos

  10. Naly dice

    Sin duda la situación económica es lo primero por la situación brutal que están padeciendo millones de argentinos. La mayoría de los economistas y políticos Kischneristas, antiK, los de la avenida del medio, etc. ya tienen propuestas para sacarnos de esta fosa.
    Te pregunto por que debes estar mas enterada que un pobre jubilado. ¿ Has visto algún periodista (K, noK, AntiK) preguntar a los candidatos sobre que harán con la ley de medios aprobada por el congreso y sobre la propuesta de reforma judicial también enviada al congreso ambas por el gobierno anterior?.
    La cuestión económica se puede solucionar como lo hicieron los lideres de América latina a comienzos de este siglo. Pero todos fueron perseguidos como las brujas de Salem por el poder mediático y judicial. Es decir y corrigiendo lo primero que dije, no se si primero debemos arreglar la parte económica o lo primero o importante es retomar la ley de medios y la justicia.
    Ojala escriban más artículos sobre estos temas, por que el pueblo debe conocer que sin esos cambios fracasaremos.

  11. Andres Linares dice

    “La vida, la libertad, los derechos y garantías desaparecieron casi por completo. Porque el acusado ya no era acusado, era enemigo”. Me hubiera gustado poner las manitos aplaudiendo, pero no encuentro como. Pero igual Aplausos, aplausos y aplausos.

  12. Rubén dice

    Sencillamente genial Graciana

  13. Marcos dice

    Gracias por abrirme más la cabeza.

  14. Juan José Salinas dice

    ¿Que hacer con los presos políticos? A mi juicio, hay algo que debería estra claro y es que si ganamos las eleccions los procesadosos serán excarcelados de inmediato; sus procesos judiciales revisados y esperarán sus juicos en libertad. Respecto a los condenados el tema es más complejo pero, aparte de revisarse los juicios, habría que encontrar la manera de ponerlos en libertad con rapidez. Un gobierno popular con presos políticos es un gobierno que perdera dignidad.

    1. Rubén Drughieri dice

      Falta algo que le sucede en importancia (porque los bienes a proteger más relevantes son la libertad y el buen nombre y honor de los acusados y presos políticos), es el juicio y condena a la red delictiva que lo permitió: los jueces, los gobernantes, los periodistas, los dueños de los medios. Si deseamos que no se repitan, y menos a esta escala, estos delitos que afectan hasta los destinos del país y la sociedad toda, debemos castigarlos ejemplarmente. Y protegernos de que vuelvan a ocurrir. Nos espera otro NUNCA MÁS, y otro juicio por delitos de lesa humanidad.

  15. Victor Corvalán dice

    Muy buen comentario, es que la persecución de las brujas, fue desde siempre una actitud del poder patriarcal, misógino y miedoso de enfrentar a un poder que le atribuían una magia imposible de combatir racionalmente.

  16. Carlos dice

    Excelente . Abrazo

  17. Claudio A. Rapoport dice

    Excelente nota.

  18. Esteban dice

    Quiero ser amigo de la querida Graciana. Necesitaba decirlo.

  19. Eduardo sosa dice

    Tengo 62 años y por razones que la vida nos asigna nací en Mendoza en el seno de una flia humilde madre soltera trabajadora de servicio doméstico no tuve la suficiente inteligencia para escuchar los consejos de mi madre que me decía estudia.Hoy leo permanente los Twitter de Graciana su notas y me enamoro de su capacidad intelectual y sin faltar al respeto enamora la mujer con su convicción y determinación me rindo es muy grande Ud un beso sincero y afectivo

  20. Juan Calcaño dice

    Como tu nombre lo indica estás en “estado de gracia” De tus reflexiones se desprende, de manera inmejorable, la homologación del espanto

  21. Miguel Tereschuk dice

    Graciana. El paralelismo es inobjetable y define perfectamente la situación actual. Pero tu claridad conceptual la hace inexpugnable. Muchas gracias y vamos adelante. Tendremos que recomponer el sistema jurídico en el país tanto como el económico. No será tarea fácil. Pero estás vos. Muchas g4acias.

    1. Claudia dice

      Impecable como siempre!

  22. Nora Gomez dice

    Excelente nota, Graciana. Gracias por darnos alimento tan nutritivo y bien condimentado para mantener nuestra salud mental en medio de tanto desvario.

  23. Marcela Camusso dice

    Graciana, te felicito por la nota y me quedo con una parte genial: mientras el pueblo seguía los falsos juicios descuidaron todo lo demás. Abrazo desde San Luis.

  24. Ricardo L. Gallo dice

    Hermoso y esclarecedor artículo. Deberían leerlo todos los globertos. Aunque, dudo que lo entiendan, salvo raras excepciones.

  25. Sonia dice

    Excelente como siempre Graciana
    Esta vez más aún
    Gracias

    1. Sergio O. dice

      Excelente Graciana! Pero no nos olvidemos que para “revisar” en diciembre habrá que ganar en octubre. Porque este desastre se resuelve, primero que nada, desde la política

  26. Gagliano Ernesto dice

    Graciana siga escribiendo , soy médico algo entiendo del proceso salud/enfermedad/atención, se lo solicito por la salud de Argentina.

  27. Romina Santos valiña dice

    Superlativo! Como dudar si los mejores están de nuestro lado!

  28. Yayi dice

    Graciana, excelente tu comparación.
    Espero que termine esta pesadilla y se haga justicia.
    El perdón de Bonadio no lo quiero. Quiero justicia para él.

  29. Cris @tu_incognita dice

    Corrijo… sabia que me equivocaba… la ley 125 y no 1050 como mande antes.

  30. Cris @tu_incognita dice

    Creo q en la tv empezo ahi, justo como lo describis Graciana. En las redes fue antes.
    Existio un sitio llamado Gentebox donde hicieron todos los experimentos posibles en manipulacion mediante redes sociales. Esa pagina migro compulsivamente a sus adeptos en Facebox. Luego migro otra vez en Facebook y Netlog, esta ultima es actualmente Twoo. En Facebox incorporaron masivamente argentinos, ya que inicialmente era una red social de europeos. Lo hicieron mediante email que supuestamente te enviaba un amigo, pero no era asi. Alli arranco la ruta del odio hacia CFK mediante oponerse en esa red a la ley 1050 (del campo, espero no errar el numero) con el #ConElCampoNo y #ElCampoSomosTodos. Vivi esa manipulacion. Para ello participaron personajes como Piazza en dicha pagina y otros famosos mas.
    Una vez logrado el objetivo migraron compulsivamente a los usuarios de Facebox a Facebook.

  31. Patricia dice

    Genial!.. “más claro echale agua”

    1. Maria Lenarduzzi dice

      no se puede pedir más de una persona tan inteligente y capaz como vos….Graciana.
      sin palabras ..excepcional.!

      1. Ana Celina Puebla dice

        Gracias Grace. Estamos viviendo una caza de brujas y, cómo vos decís, hay un daño muy grande en el tejido social. Nos costará muchos años poder repararlo.
        Me pareció excelente que hubieses recurrido a Salem y el maccartismo.
        Un abrazo

        1. Oscar dice

          Mi cholulismo contigo es lo opuesto a evidencia espectral. Me miró en el espejo y me digo: qué bueno es tener la oportunidad de leer tu genialidad. El kirchnerismo fue una experiencia que no debería haber ocurrido en nuestro país, 48 años después de la experiencia peronista. Cómo hicieron en el 55 intentaron borrar de la memoria social lo que vivieron nuestros cuerpos. De Perón no se olvidaron. Y de Néstor y Cristina tampoco nos olvidaremos. Mientras tanto no es lo mismo porque ahora tenemos un capital cultural que en el 55 era incipiente. Éstos es la última vez que nos gobiernan. Gastaron la última ficha. Ahora somos nosotros. Hay que sacar la maleza, ratas y alimañas que quieren continuar recurriendo a evidencias espectrales para someternos. Gracias DOCTORA!!!

    2. Marcos Remolgado dice

      Graciana, Las Brujas de Salem, excelente material cuando estudias dramaturgia teatral es la viva descripción de estos tiempos judiciales. Algunos funcionarios judiciales son una bocanada de aire. Gracias y Viva Perón Carajo!
      Marcos

  32. Elida de Bianchetti dice

    Gracias!

  33. Betocabanes dice

    Espectacular, Graciana!
    Un placer leerte para recorrer con tu fluidez la contundencia de los argumentos expuestos.
    Te conocí y creo que la mayoría, en tu brillante aparición ante la Corte con motivo de la Ley de Servicion de Comunicación Audovisual. A partir de allí tu imagen proba, tu inteligencia y credibilidad no han dejado de crecer.
    Menuda responsabilidad te exigen estos tiempos!
    Gracias!

  34. M dice

    Despegada

    1. Profeta dice

      – “¿Quién eres?”
      – “Soy Gracianista de Graciana Peñafort”- Respondió Jesús a sus discípulos.

      La mejor, lejos.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.