Lo que se puede y lo que no

Un instructivo de la APDH sobre derechos y obligaciones durante la cuarentena

 

Ante la sucesión de abusos policiales en todo el país con el pretexto de la cuarentena, la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos preparó este instructivo con los derechos y obligaciones de la ciudadanía y de las fuerzas de seguridad.

 

Descagá el Intructivo: Obligaciones, derechos y garantías en el aislamiento – Resumen APDH

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

2 Comentarios
  1. Andrea Romano dice

    Ante todo, felicitaciones por poner un poco de claridad en medio de tantos abusos que se están dando por parte de las fuerzas de seguridad. Me queda una duda. Si te detienen y llevan a la comisaría, ¿es legal que te pongan en una celda junto con otras personas sin asegurar que se respete la distancia mínima recomendada para evitar la propagación del coronavirus? Ponerte en una celda con otras personas, ¿no es hacerle un mal mayor al bien jurídico tutelado (la salud pública) que la protección que se pretende darle con el aislamiento preventivo? ¿No estarían en ese caso incurriendo las autoridades policiales en el mismo delito penado por el artículo 205 del CP del que te acusan? ¿O es una pavada lo que estoy diciendo en función de la «justicia» y los jueces y fiscales que tenemos en Argentina?

  2. Ricardo Ermili dice

    En el conjunto de cosas que las fuerzas de seguridad no pueden hacer, para Mendoza (por lo menos) es muy valioso saber que la Policía no debería impedir la filmación de sus procedimientos. En una carta abierta al Gobernador Rodolfo Suárez, la APDH Regional Provincia de Mendoza le pidió que las mismas recomendaciones del Ministerio de Seguridad a las fuerzas a su cargo sean convertidas en norma de aplicación en la provincia, citando casos en los que la policía actuó con violencia y amenazas contra quienes filmaban sus brutales procedimientos.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.