LO QUE TE PERDISTE, CHRISTIAN

Bach compuso los conciertos brandeburgueses para conseguir un puesto en la corte de Prusia.

 

Los seis conciertos de Brandeburgo son las piezas más conocidas de la música barroca y de su autor, Juan Sebastian Bach. Lo que no todos saben es que los compuso porque necesitaba empleo. Había comenzado a trabajar en ellos en 1708 y los terminó en 1721 para enviárselos al marqués Christian Ludwig de Brandeburgo, hermano menor del Rey de Prusia, Federico Guillermo I. El columnista de la National Public Radio de Estados Unidos Ted Libbey sostiene que cada uno de esos conciertos suena distinto al resto, porque cubren un impresionante rango estilístico y temático, que va desde la elegancia cortesana de la suite francesa, a la exuberancia del concierto italiano para solista y la gravedad del contrapunto alemán. «Sutiles y brillantes al mismo tiempo, son un microcosmos de la música barroca, con una muestra asombrosamente vasta del universo emocional de la época». Bach quiso demostrar así la amplitud de su capacidad creativa.

Hoy parece inconcebible que con esas maravillas no haya conseguido el puesto. Su Alteza ni siquiera respondió al envío. A la muerte del marqués esas partituras de propia mano de Bach, sin intervención de un copista, fueron vendidas y el custodio de la biblioteca real de Prusia las encontró en 1849. Fueron editadas al año siguiente, un siglo exacto después de la muerte del compositor.

Al narrar esta impresionante historia, el blog StringOvation consigna que los manuscritos volvieron a estar en riesgo durante la Segunda Guerra Mundial. Otro bibliotecario intentó sacarlos del país, y cuando un ataque aéreo inmovilizó al tren en el que los llevaba, huyó con ellos a la selva, escondidos en su abrigo. Hoy están a salvo en la Biblioteca estatal de Berlín.

Busch y Serkin, 1935, por Hilda Wiener.

Las primeras interpretaciones públicas son de la década de 1920, en Londres y Berlín. Pero recién se popularizaron en 1935, cuando el violinista alemán Adolph Busch, que dejó su país denunciando al régimen nazi, los grabó con su grupo de cámara en Estados Unidos, como reivindicación de la cultura alemana. Entre otras cosas, Busch fue el maestro de Yehudi Menujin. Aquí podés escucharlo en el concierto N° 5, con el mayor virtuoso del piano, Rudolf Serkin, que dejó Alemania junto con él. Una de las versiones más conocidas es la que dirigió Pau Casals en 1964 con la orquesta del Festival Marlboro, también con Serkin al piano.

 

 

 

 

Aquí unos pocos minutos de Casals ensayando con la orquesta en su inglés pedregoso, y la versión completa de los seis conciertos.

 

 

 

 

 

Desde entonces, varios conjuntos han tratado de reconstruir el sonido de los instrumentos para los que Bach escribió. Uno de ellos es la Orquesta del Tiempo de la Ilustración, de Londres. Más allá de la calidad indisputable de Casals y Serkin, esta versión tiene un sabor distinto.

 

 

 

 

Para quienes prefieran escuchar al mismo tiempo que ver a los intérpretes, aquí van los conciertos de Brandeburgo 3 y 6 interpretados también con instrumentos de época por el conjunto de San Francisco Voices of Music. La Sociedad Bach de los Países Bajos, sostiene que en el concierto número 3, Bach tomó la sorprendente decisión de escribir para tres violines, tres violas, tres cellos y bajo continuo, «una elección racional, que uno esperaría de un modernista como Pierre Boulez, más que de un compositor barroco como Bach”.

 

 

 

En el último de los seis conciertos, agrega la Sociedad Bach de los Países Bajos, prescinde de los violines, que eran los chicos de oro de la orquesta, y asigna el rol solista a dos violas, apoyadas por dos violas da gamba, un cello, un contrabajo y un clave.

Este año se cumplen tres siglos exactos de la composición de estos conciertos, que no me canso de escuchar en todas las grabaciones que encuentro. Te limpian cuerpo y alma, en medio de tanta inmundicia.

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí