LOS AZULES JUJEÑOS

Marcha y petitorio de policías para el gobernador Gerardo Morales.

 

El martes 8 el ministro de Seguridad de Jujuy, Ekel Meyer, anunció que la semana próxima se empezarán a pagar las tres cuotas que faltan de las cuatro prometidas al inicio de la pandemia, de 5000 pesos cada una, al personal de la Policía y del Servicio Penitenciario locales. “La Nación pagó un solo bono a las fuerzas federales, por lo que la Provincia hará un gran esfuerzo para pagar el total de los cuatro bonos con fondos provinciales”, informó el gobierno.

Al día siguiente, los uniformados salieron a la calle. La movilización la protagonizaron sobre todo personal retirado y familiares de policía en actividad. Marcharon en la plaza Belgrano, pasaron por la Casa de Gobierno y luego se trasladaron al Departamento Central de Policía. Mientras en Buenos Aires aumentaba la tensión con la bonaerense, en Jujuy los azules, a través de las redes sociales, llamaban a convocarse en los domicilios del gobernador Gerardo Morales y del ministro Meyer. La movida no llegó a concretarse.

Los reclamos están detallados en un petitorio dirigido al gobernador, que lo está analizando. Entre otras cuestiones, reclaman un aumento salarial, la regularización del pago de los adicionales en tiempo y forma, y que se cumpla con los ascensos anuales. Piden también poder elegir de forma “libre y fácil” la cobertura de salud. Actualmente cuentan con los servicios del Instituto de Seguros de Jujuy, la obra social estatal que atiende a todos los empleados de la administración pública provincial. En relación a la pandemia, reclaman contención psicológica y económica para todo el personal contagiado y sus familias, y provisión de elementos de bioseguridad.

Hasta ahora se produjeron en la fuerza ocho fallecimientos por coronavirus. Tres policías retirados presentaron una denuncia penal contra el ministro Meyer, a quien acusan de “inoperancia”. Con el patrocinio del abogado Pedro M. Abán, en el escrito se menciona que “cuando por obrar discrecionalmente se crean condiciones para que se produzcan muertes, padecimientos del covid-19 y el abandono del personal policial, la situación cambia; y cambia porque se está en presencia de omisiones cuyas consecuencias son irreparables’.»

Otro de los puntos del petitorio es el “aumento de la fuerza efectiva policial en concordancia con la población civil”. Sobre esta cuestión, el jefe de Policía, Guillermo Corro, precisó que en Jujuy hay 8000 efectivos en actividad, número que a su entender “está bien” para una población que ronda los 750 mil habitantes.

 

El jefe de policía Guillermo Corro recibió cinco petitorios.

 

Un plan habitacional exclusivo para fuerzas de seguridad, mejoras e incremento de móviles y una mayor dotación para guardias en comisarías son otras de las demandas.

Uno de los planteos que llamaron la atención es el que pide “designación de jefes de policía que representen al personal policial, no que realicen política con el personal activo en servicio”.

Consultado sobre este punto, Corro comentó: “No sé qué habrán querido decir. Yo fui designado por el Poder Ejecutivo provincial y sigo las políticas públicas que marca el gobierno. No soy sindicalista ni gremialista de los policías. Tengo que hacer cumplir la ley. Si ellos no la cumplen, los tengo que echar. Esto es una institución disciplinada, verticalista, que se mueve a partir de reglamentos”.

La situación de los presos alojados en comisarías también aparece en el petitorio de los policías, que reclaman la creación de una alcaidía general. Es un viejo problema que no afecta sólo a la provincia de Jujuy. En el marco de la pandemia, y después de haberse confirmado algunos casos de covid-19, se dispuso la instalación de un Hospital de Campaña del Servicio Penitenciario adonde se traslada a los detenidos con síntomas. Desde el área de Seguridad afirman que se detuvieron los contagios.

Tras la movilización del miércoles, se abrió un expediente contravencional por la violación de la cuarentena. En paralelo, la conducción de la fuerza analiza si tomará medidas administrativas internas.

El gobierno de la provincia no hizo ningún comentario sobre el tema. Morales sí tomó posición sobre la protesta de los bonaerenses: “Rechazo terminantemente la forma de reclamo de la Policía Bonaerense y especialmente que lo hagan en la Quinta de Olivos. Más rechazo la negativa a dialogar con el propio presidente de la Nación, tratando de imponer condiciones a la máxima representación democrática del país. Soy consciente de la situación y de legítimos reclamos en momentos difíciles, pero este no es el camino.”

Al día siguiente de la marcha, Corro salió a los medios asegurando que los efectivos de las fuerzas de seguridad provinciales “están mucho mejor” que hace unos años, y afirmó que los reclamos son motorizados por personal que pasó a retiro debido a la acumulación de licencias médicas que se prolongaron por espacio de entre 7 y 13 años de manera ininterrumpida. Después recibió a un grupo de efectivos que le entregaron el petitorio en mano.

3 Comentarios
  1. Gaby Tijman dice

    Gracias, Marcelo Marsilla! Por tus palabras y por el recuerdo que traés. ¡Qué manera de apasionarnos, amigo! Te mando un abrazo!

  2. Elena Pérez de Medina dice

    Muy interesante. Sería bueno ir conociendo las situaciones de las policías provinciales cuyas conductas, hasta donde se sabe, son de terror!

  3. Marcelo Marsilla dice

    Muy bueno conocer lo que sucede el esa bella provincia a través tuyo Gaby. Mi lectura matinal de los domingos lo agradece y recupera viejas charlas de los primeros años de democracia, un fuerte abrazo.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.