Buitres sobre la América Rural

Hasta Fox News denuncia a Paul Singer como un predador en su propio país

 

Si recientemente ha pasado algún tiempo conduciendo por Estados Unidos, es posible que haya notado que gran parte del país parece haberse marchitado y muerto. Vaya por la ruta 2 en Maine y cuente las fábricas de papel tapiadas y las casas abandonadas. O diríjase a la ruta 23 en Michigan u Ohio y observe las fábricas vacías rodeadas de alambre de púas. Fuera de las ciudades costeras, hay escenas como estas en todas partes. Concesionarias de automóviles cerradas, junto a restaurantes desaparecidos, en la vereda de enfrente de negocios de ofertas de segunda mano y clínicas de metadona. Comunidad tras comunidad, desecadas. Cáscaras vacías, sin nada. Grandes franjas de los Estados Unidos se ven así ahora. ¿Qué pasó?

Muchas cosas, algunas complicadas y difíciles de cambiar. Pero uno de los grandes factores en este desastre por goteo es la transformación total de la forma en que nuestros líderes piensan la economía estadounidense. Durante la última edad dorada, hace 125 años, la clase dominante de Estados Unidos pudo haber sido ostentosamente rica, pero aún era posible reconocerla como estadounidense. Los magnates acumulaban fortunas, pero también sentían cierta obligación con el país que los rodeaba. El magnate del acero Andrew Carnegie construyó las famosas bibliotecas de piedra en todo el país, para la superación de los pobres.

 

 

John D. Rockefeller y muchos otros de los llamados barones ladrones destinaron grandes porciones de su riqueza para mejorar el país. En enero de 1914, Henry Ford duplicó con creces el jornal vigente, a la asombrosa cifra de 5 dólares por un día de ocho horas. Ford no tenía por qué hacerlo, pero su compañía estaba teniendo éxito y pensó que debería hacerlo. Algunos historiadores atribuyen la creación de la clase media estadounidense a la decisión de Henry Ford. De cualquier manera, es casi imposible para una gran empresa hacer algo así hoy. Las actitudes son demasiado diferentes. Su gerente financiero promedio mira a los trabajadores como un costo a reducir o eliminar. El capital privado no está construyendo muchas bibliotecas públicas en estos días.

 

 

En cambio, el modelo es la eficiencia económica despiadada: comprar una empresa en dificultades, tercerizar los puestos de trabajo, liquidar los activos valiosos, despedir a la gerencia media y, una vez que el humo se haya disipado, arrojar los restos al mejor postor, a menudo en Asia. Ha sucedido en todo el país.

Así, un pequeño número de personas se ha hecho fenomenalmente rico. Una de ellas es el administrador de fondos de inversión de Nueva York Paul Singer, quien según (la revista) Forbes ha acumulado una fortuna personal de más de 3.000 millones de dólares. Singer ganó mucho dinero comprando deuda soberana de países con dificultades financieras, generalmente a precios de remate. Una vez que la economía del país recupera algo de estabilidad, Singer bombardea a su gobierno con demandas, hasta que recupera su dinero con intereses. La práctica se llama capitalismo buitre, que se alimenta del cadáver de una nación moribunda. De alguna manera, no es tan diferente de lo que Singer y su empresa, Elliott Management, han hecho en este país. En las últimas dos décadas, Elliott ha ganado miles de millones comprando grandes participaciones en compañías estadounidenses, despidiendo trabajadores, aumentando los precios de las acciones a corto plazo y, en algunos casos, recibiendo rescates del gobierno. Bloomberg News ha descrito a Singer como «el inversionista más temido del mundo», lo que no es decir poco. Nadie finge que las tácticas de Paul Singer son buenas para nadie más que Paul Singer y su fondo.

 

 

Considere el caso de la autopartista Delphi. Durante la última crisis financiera, el consorcio de fondos de cobertura, incluida la Administración de Elliott de Singer, compró Delphi. Con Singer y los otros fondos al timón, la compañía tomó miles de millones de dólares en ayudas del gobierno. El zar de la industria automotriz de Obama comparó esas tácticas con la extorsión. Una vez que obtuvieron el dinero del rescate, los fondos trasladaron la mayoría de los puestos de trabajo de Delphi al exterior, y luego recortaron las pensiones por desempleo o transfirieron los costos a los contribuyentes. Con compromisos financieros más ligeros en casa y fábricas baratas en el extranjero, las acciones de Delphi se dispararon. Según el periodista de investigación Greg Palast, de las 29 plantas de Delphi en funcionamiento cuando los fondos de cobertura comenzaron a comprar deuda de Delphi, solo cuatro todavía estaban operando en los Estados Unidos en 2012. Hay miles de trabajadores sindicalizados y de cuello blanco que perdieron sus empleos. El fondo de cobertura de Paul Singer ganó más de mil millones de dólares.

Algunos países, incluido el Reino Unido, han prohibido este tipo de comportamiento. No se parece en nada al capitalismo que nos prometieron en la escuela. No crea nada. Destruye ciudades enteras. No podría ser más feo o más destructivo. Entonces, ¿por qué todavía está permitido en este país? Porque personas como Paul Singer tienen una tremenda influencia sobre nuestro proceso político. El propio Singer fue el segundo mayor donante del Partido Republicano en 2016. Le ha dado millones a un súper PAC que apoya a los senadores republicanos. Puede que nunca hayas oído hablar de Paul Singer. Pero en Washington es famoso como una estrella de rock. Por eso es casi seguro que está pagando menos impuestos que un bombero promedio, por si todavía se pregunta si el sistema está manipulado.

Esta noche queremos contarte un poco más sobre cómo Paul Singer hace negocios. La historia comienza en un pequeño pueblo llamado Sydney, Nebraska, con una población de 6.282 personas. A dos horas de Denver, Sydney fue durante muchos años la sede del minorista de artículos deportivos Cabela’s.

En octubre de 2015, el fondo de cobertura de Singer reveló que poseía una participación del 11% en Cabela’s y presionó al directorio para que vendiera la compañía. La gerencia de Cabela’s, temiendo una larga y costosa pelea con Singer, anunció que buscaría un comprador. En ese momento, Cabela’s era una compañía saludable. Declaraba casi  2.000 millones de dólares al año de ganancias brutas, sobre 4.000 millones en ingresos. No había necesidad inmediata de vender. Pero lo hicieron de todos modos. Un año después de que Singer ingresara a la ecuación, Bass Pro Shops anunció la compra de Cabela’s. El precio de las acciones de la compañía aumentó. En una semana, Singer cobró. Había comprado las acciones a 38 dólares cada una. Las vendió a 63. Su fondo de cobertura ganó al menos 90 millones por adelantado, y probablemente más con el tiempo.

 

 

Pero en Sydney, Nebraska, la historia es muy diferente. Los residentes de Sydney no se hicieron ricos sino todo lo contrario. Su comunidad fue destruida. La ciudad perdió casi 2.000 empleos. Comenzó una cascada desgarradora y familiar: la gente se fue, los valores de las propiedades colapsaron y nadie más pudo irse. Estaban atrapados allí. Uno de los últimos pueblos pequeños prósperos en América se hundió. Recientemente enviamos a dos productores a Sydney, para examinar los restos y considerar lo que sucedió. Nuestros productores hablaron con más de una docena de ex empleados de Cabela’s. La mayoría de ellos se negaron a hablar ante la cámara, temerosos de las represalias legales de Paul Singer.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

4 Comentarios
  1. Ernesto Oscar dice

    En el documental de Michael Moore «Capitalismo, una historia de amor» hay una escena donde Moore le pregunta a un religioso si el capitalismo puede ser mejorado. El religioso, sin dudar un momento, le contesta: El capitalismo no puede ser corregido ni mejorado, debe se eliminado. Yo estoy convencido de que hoy lo que está en riesgo no es sólo el buen vivir de las personas sino la propia posibilidad de sobrevivencia de cualquier clase de vida en nuestro planeta. A desarmar esa máquina infernal que es el capitalismo.

  2. Luis Juan dice

    Estimado Tucker:
    No comparto para nada su ideología conservadora, pero que importante resulta la puesta en evidencia del “sistema”, viniendo la descripción desde sus propias entrañas.
    Desde ese punto de vista, el mundo saqueado, hambreado y rezagado a recibir las migajas que le tiran desde el poder mundial, cual monos en un zoológico; se lo agradecen.
    Ojalá muchos de sus colegas se atrevan a eso y mucho más, porque viniendo desde las entrañas del Dragón, bien podríamos acogerlos en nuestro país como “arrepentidos”, aunque sinceramente, no creo que usted fuese un arrepentido de su ideología, porque no dice claramente que Singer es el producto de ella y no otra cosa.
    No lo tome a mal, pero me viene a la cabeza parafrasear a Bill Clinton: “es el capitalismo, estúpido”.

  3. Alejandro dice

    Buenas Noches. No son solo los republicanos de los Estados Unidos ayudaron a Paul Singer. Obama cuando era aun presidente tenia la capacidad institucional para impedir la extorsion a la Argentina y no lo hizo, a pesar que su gobierno estaba de acuerdo con la posicion legal Argentina. Por que no lo hizo es un misterio. El periodico ingles The Guardian dice que tenia miedo. Yo pienso que mas jugo el deseo de socavar el gobierno de Cristina y de alentar las fuerzas de la reaccion, incluyendo Cambridge Analytica.
    https://www.theguardian.com/business/economics-blog/2014/aug/07/argentina-debt-crisis-barack-obama-paul-singer-vulture-funds

  4. Santiago Aon dice

    Que decir… es capitalismo. Muchas veces se pretende diferenciar un capitalismo sano de otro depredador… uno es la evolución del otro, son simples etapas en un sistema de perfeccionamiento de la desigualdad… a la larga el capitalismo nos va a poner a decidir entre la plutocracia y el comunismo.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.