LOS CUADERNOS DE ENRIQUETA

El diario de la colaboradora personal de Rodolfo Walsh en la investigación de "Operación Masacre"     

 

“Más que nadie, estoy en condiciones de comprender el valor de ese libro que está naciendo tan espléndido. Yo sé la verdad, la exactitud minuciosa que se esconde detrás de cada situación aparentemente novelesca. Yo sé lo que ha costado cada dato, cada información”. Bien que lo sabe y que lo escribe en abril de 1957 Enriqueta Muñiz, neé García Yurrebaso, (Madrid, 1934-Buenos Aires, 2013), que en ese mismo instante histórico fue elegida por Rodolfo Walsh para acompañarlo en la investigación de los pormenores de los fusilamientos del 9 de junio de un año antes. Texto que pasaría por llamarse Los Fusilamientos de Suárez (José León), una ironía típicamente walshiana respecto al teniente coronel Desiderio Fernández Suarez, autor material; luego El Caso Livraga, Fusilados al amanecer y finalmente Operación Masacre.

Testigo directo de cada paso en la pesquisa, asimismo lectora en primera instancia de cada capítulo original, sus diarios y apuntes recientemente rescatados para el gran público por la familia resultan un material inestimable al momento de establecer el modo de producción Walsh. En Historia de una Investigación (tal el título que la editorial otorga a los cuadernos que dan marco, además, a cartas y poemas de Rodolfo), Enriqueta despliega el work-in-progress, la construcción íntima del libro, otorgando un documento fidedigno, fuera de toda especulación para el avance histórico, periodístico y literario. Pues, para que no surjan suspicacias, la edición se realiza sobre el escaneo de los originales, de modo que la letra de Muñiz devela no sólo caligrafía, gramática y sintaxis perfectas. Incorpora alguna estética tachadura, dos páginas arrancadas y las breves, esporádicas intervenciones de Rodolfo con su letra pequeña, impertinente, apretada aunque legible. Al final, su correspondencia privada, escrita a un espacio en la misma máquina Olympia de tipos pequeños, algo empastados, con los que cinceló artículos, notas, cuentos, documentos y las célebres Cartas (a Vicky, a los amigos, a la Junta Militar) del final. A dos espacios, los cuentos antes de ser publicados.

 

 

 

Al transcurso de las páginas da la impresión que Enriqueta Muñiz guardara ya la dimensión múltiple que la investigación en curso tendría: “Pero sé también que Walsh ha aprovechado ese material verídico de modo insuperable. Él también lo sabe, tiene la íntima creencia de que todo está saliendo bien. Pero agradece de todos modos el apoyo, el premio que significa mi entusiasmo”. Entonces Walsh le anuncia que le dedicará la obra. Fértil recompensa para una tarea más que ardua: “Estamos desde hace tanto tiempo en esto, que por momentos perdemos la perspectiva, y creemos participar de una aventura inútil. Mutuamente nos hemos dado coraje para seguir estos cuatro meses. Cuando Walsh desfallecía, yo le animaba; cuando yo dejaba caer los brazos, rendida, Walsh me impulsaba con su breve e imperioso ‘Vamos’”. Un rasgo que probablemente fuera acuñado mucho antes y que continuará marcando la personalidad de Walsh: no dejar de intentarlo aunque parezca imposible: “Pero ahora estamos muy cansados, especialmente mi amigo que ha sufrido el cansancio físico y moral de ‘hacer’ su obra. Y estoy plenamente, íntimamente de acuerdo con él cuando de pronto suelta esta frase, tal vez no muy distinguida, pero sincera: ‘Menos mal que falta poco, ¡porque el ‘Caso Livraga’ me tiene ya jodido!’”

Son dos cuadernos de hojas cuadriculadas: el primero, Sol de Mayo de 48 hojas, iniciado en diciembre de 1956; el otro, Mascota de 50 hojas, fechado a partir de 19 de febrero de 1957. “Reseña breve de una investigación policial en la que me metí con la misma alegre inconciencia que impulsó a Walsh a ofrecerme mi parte de aventura”, marca el inicio del testimonio en el que llamará a su partenaire por el apellido o bien “mi amigo”, hasta el 7 de mayo del año siguiente en que lo refiere por vez primera por el nombre de pila, en una conclusión nunca azarosa: “Está visto que la policía no tiene interés en Rodolfo por el momento”. Aunque posteriormente Enriqueta consigna los inicios de una persecución que abarcó el domicilio platense del escritor y el de ella misma en el barrio de Núñez. Entre tanto, las visitas a los sobrevivientes, sus familias y las de los fusilados, constituyen un tesoro que contiene la metodología de la investigación, las técnicas de entrevistas, la división del trabajo entre ambos, el reconocimiento de los lugares de los hechos, las fotos de personajes y locaciones, el rescate de documentación y precisión de fechas y hasta horas, la búsqueda de editor, las negociaciones hasta el más pequeño detalle. Incluso algún dato que requiere ser vinculado con elementos que no aparecen en el texto y hacen a otros temas. El 25 de mayo anota: “Walsh toma posesión de Lorelei. Yo espero”. Así se llamaba la casa en la isla del Tigre donde el escritor se refugió en el inicio de su experiencia clandestina y forma parte de la leyenda.

 

 

Una de las cartas de Walsh, directa de su máquina de escribir.

 

 

Cada carilla manuscrita alberga información precisa, contundente, aún anticipatoria de prácticas políticas que Rodolfo habrá de implementar en el futuro. El 3 de mayo de 1957, a punto de editar Operación Masacre, “tiene una idea extraordinaria para que el libro no sea secuestrado: consiste en hacer una campaña previa feroz, mandándole un ejemplar a todos los líderes de la oposición, a todas las revistas, a todos los diarios, a los ministros, a los generales y a las autoridades de la República. Al mismo tiempo, la obra se enviará a los principales órganos periodísticos de América, a las Universidades, etc., y será respaldada por varios semanarios de oposición. (…) ¿Quién se atreverá a parar la circulación del libro?” Sistema que informa a quienes ignoran y compromete a quienes saben, ha de ser replicado por Walsh en Cadena Informativa, ANCLA (Agencia Noticiosa Clandestina), Cuadernos de la Soberanía y la Carta Abierta a la Junta Militar, entre otros ejemplos.

Historia de una Investigación comprende asimismo veintiún fotos de la época, primeras ediciones dedicadas, esquelas manuscritas y mecanografiadas, los originales de los cuentos Tres Portugueses bajo un Paraguas y Zugzwang, los poemas A Un Benteveo y otro sin título, la relación de Giunta, además de dos cartas íntimas de Rodolfo a Enriqueta. Epistolario amoroso a propósito del cual, entre otros parámetros ha desarrollado oportunamente en este Cohete nuestro editor Marcelo Figueras (https://www.elcohetealaluna.com/esa-muchacha/ cuya lectura se recomienda ya que desenvuelve exquisitos aspectos y glosa párrafos que evitan redundancias a esta reseña). Autor, a su vez de la novela El negro corazón del crimen (2017) en la que relata —mucho antes de aparecer estos cuadernos— el vínculo entre el escritor y su auxiliar en el marco de la investigación, precisamente, de Operación Masacre. A propósito, con los nuevos elementos a la vista, asombra en la novela de Figueras la coincidencia de situaciones y lenguajes de los personajes, la reproducción de situaciones y climas.

 

 

Por otra parte, la introducción a cargo de Diego Igal, quien encontró los diarios, proporciona necesarios y suficientes datos de la vida de la propia Enriqueta Muñiz.

Memoria viva del libro que marca un antes y un después en la literatura no sólo argentina, convoca a su lectura aislada tanto como al análisis comparativo con las sucesivas ediciones de Operación Masacre. Minucioso racconto de la crucial metamorfosis de la aventura en militancia, aporta multitud de detalles de la vida de Rodolfo Walsh durante esa etapa, en la que forjó buena parte de su inigualable estilo, disciplina de investigación, método de trabajo y, fundamentalmente, ética de vida.

 

 

 

FICHA TÉCNICA

Historia de una Investigación

Operación Masacre de Rodolfo Walsh: una revolución de periodismo (y amor)

Enriqueta Muñiz

 

 

 

 

Buenos Aires, 2019

272 págs.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. Valeri dice

    ¿Qué editorial lo pública?
    Hace años que espero algo así.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.