Los héroes de Carrió

A diez años del lockout y el bloqueo de rutas de 2008

 

“¿Va haber alguna modificación a las retenciones, tendiente a presionar al sector agropecuario a que adelante liquidación de divisas?”, fue la segunda pregunta de José Fulugonio de TN al ministro de Hacienda Nicolás Dujovne, que junto al de Finanzas, Luis Caputo, anunció la modificación de la meta fiscal, el ajuste del gasto público y ratificó sin sonrojarse la meta de inflación del 15%. Dujovne respondió la pregunta del periodista pateando la pelota al corner: “Con respecto a las retenciones, no tenemos planeada ninguna medida por este momento”. Es que las medidas a favor del sector ya las han tomado todas. Primero con la baja y la eliminación de retenciones, que significó una mayor rentabilidad para el sector y un aumento en la canasta familiar esmerilando los magros ingresos de las familias argentinas. El problema es que la eliminación por decreto de la obligación de liquidar divisas producto de las exportaciones, que firmó Dujovne el pasado noviembre, hace a la falta de dólares que no ingresan y se cubren con reservas del Banco Central.

Aquellos que cortaron la Ruta Nacional 9 en 2008, nucleados en torno a lo que llamaron “Mesa de Enlace”, festejaron en marzo en la ciudad de San Pedro, provincia de Buenos Aires, al cumplirse los diez años de la resolución 125. Aquella disposición, que implicaba retenciones móviles para el sector, recibió como respuesta un lockout y el bloqueo de las rutas de Argentina. Elisa Carrió fue una de las oradoras en ese palco al que los agronegociantes la convocaron. En su discurso calificó de “héroes” a quienes estuvieron detenidos. (https://youtu.be/OqZ5JYJfh14 )

Pegado a ella en la foto principal de este artículo, a la izquierda del cuadro, de brazos cruzados y camisa a cuadros, se encontraba el ramallense Daniel Berdini, consejero de CONINAGRO, uno de los procesados por la infracción al artículo 194 del Código Penal, en relación al hecho de impedir el tránsito vehicular al cortar totalmente la Ruta Nacional nº 9 (Autopista Buenos Aires-Rosario) a la altura del kilómetro 205. Para ello atravesó vehículos —entre ellos autos y camionetas— sobre ambos carriles, junto a un grupo de empresarios agropecuarios; esto ocurrió el 18 de marzo de 2008 entre las 9 y las 12 del mismo día.

En 2014, cuando se llevaban adelante las audiencias públicas de la Comisión de Salud y Medioambiente del Concejo Deliberante de Ramallo para promulgar una ordenanza regulatoria de las fumigaciones, una madre contó el caso de su hija de dos años, que perdió un riñón. “Cometí el error de elegir vivir en una zona de campo donde un alambrado me separa de la franja donde los productores hacen su negocio. Ni puedo decir que es a diez metros, porque es el alambrado y tengo los campos donde pasa ese famoso mosquito”, dijo Paola Stopyra, que habita en Villa General Savio, partido de Ramallo. “Soy el papá de la chiquitita afectada. En el año 2012 fui a la fiscalía en San Nicolás, hice tres denuncias en este caso, yo venía previniendo antes de que naciera. Por eso me reuní con esta gente que está acá, en ayudantía del fiscal de Ramallo. Yo quiero decirles que prácticamente se me rieron en la cara”, dijo Marcelo Mendez.

Daniel Berdini era quien fumigaba esos campos. Al descubrir que se encontraba en la sala, Méndez le pidió que brindara explicaciones por las tres denuncias y la reunión fallida en la ayudantía fiscal. “A ver si vos le devolvés la salud a mi hija, que yo te lo venía previniendo”, dijo el padre de la niña. “Tres denuncias te hice en fiscalía y nos reunimos con los dueños del campo”, remarcó ante el silencio de Berdini, que palideció de golpe cuando vio que el denunciante tiraba sus lentes al suelo y empujaba algunas sillas a medida que se acercaba. Hombre alto y corpulento, Méndez hizo que algunos temiesen que su dolor se convirtiese en agresión. Pero eso no ocurrió, Méndez se limitó a gritar: “Yo te lo dije a vos, yo te lo dije a vos”, con la voz quebrada por el llanto. “A mí la ley no me defiende”, culminó.

“Que esté a 20, 21, la verdad que es razonable porque, sino, nuestras exportaciones…”, declaró la diputada Carrió luego de haber estado el jueves en la Casa Rosada, según dijo, para “brindar tranquilidad” ante un dólar disparado y una incertidumbre que crecía. “El dólar ya va a bajar”, agregó entonces. Carrió tiene comportamientos similares a aquel caudillo radical de Córdoba, Amadeo Sabattini, que tras el golpe del ’55, creía que con dos buenas cosechas el país salía a flote.

Cambiemos no consigue combatir la inflación, ni reducir el déficit fiscal que tanto aumentó desde que asumieron, como describió Pedro Biscay en El Cohete a la Luna. Esta corrida y la quema de reservas tiene que ver con la política que Cambiemos llevó adelante cuando benefició al sector exportador el año pasado, eliminando su obligación de liquidar las divisas. El voraz sector agroexportador beneficiado antes con la eliminación de las retenciones, hoy también puja por un dólar más alto, reteniendo y esperando que suba un poco más para recuperar lo perdido por la sequía y seguir ganando. Es uno de los sectores ganadores, ya que con la devaluación el que paga es el pueblo trabajador activo y pasivo que ve cómo se licua su salario mientras el Estado garantiza la fiesta de unos pocos.

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.