Los idus de marzo

El fantasma de Julio César asesinado sobrevuela la reestructuración de la deuda argentina.

 

Desde los orígenes del tiempo la vida humana se agota en un presente que, preñado de pasado, se proyecta caóticamente hacia un futuro incierto. Este devenir, sublime, trágico y muchas veces abismal, ha dejado una huella indeleble en las leyendas y mitos de la antigüedad, en las religiones, la filosofía, la historia y la literatura, y en diversas vertientes del arte y de la cultura en distintas épocas y regiones del planeta. Otras veces el pasado ha irrumpido súbitamente en el presente y, salpicándolo de un modo misterioso y difícil de descifrar, ha iluminado por un instante el drama de pasiones atávicas que hacen a la esencia de la vida en sociedad. Esto parece ocurrir actualmente en las alternativas de una reestructuración de la deuda externa argentina, que hará eclosión hacia el 15 del próximo mes de marzo.

 

 

La tragedia de Julio Cesar

En el calendario de la antigua Roma, los idus designaban el día 15 de cada mes. El año comenzaba en el mes de marzo y su día 15 designaba el momento en que se saldaban o reajustaban las deudas contraídas. Esta fecha, plena de simbolismo, ha llegado hasta nuestro presente impregnada por el drama del asesinato de Julio César, ocurrido el 15 de marzo del siglo 44 A. C. Contando con el apoyo de los sectores populares y del ejército, Julio César representaba por ese entonces una verdadera amenaza al poder ejercido por la aristocracia sobre el Senado y la República de Roma. Treinta puñaladas le arrebataron la vida cuando estaba en la cima de su apogeo. Su asesinato busco impedir que el tirano sustituyese a la República por una monarquía y pusiese fin al poder económico y político de la aristocracia.

En Julio César, William Shakespeare narra la conspiración de un grupo de líderes de la aristocracia romana y miembros del Senado para asesinar al personaje del título. La obra se centra en las pasiones humanas y en las demandas conflictivas entre el honor, la traición, el patriotismo y la amistad. Su personaje central es Bruto, un allegado a Julio César que tuvo una participación decisiva en la conspiración que le arrebató la vida. La tragedia es escrita en momentos de severo deterioro del poder de la realeza inglesa, cuando la turbulencia social dejaba entrever el estruendo de una guerra civil, lejana reminiscencia del estallido social que sacudió a Roma luego del asesinato de Julio César.

 

 

Usura y revueltas sociales

Según Aristóteles y otros historiadores, la Antigüedad se caracterizó por el incesante flujo de acontecimientos signados por la transformación de las oligarquías en aristocracias hereditarias y el desplazamiento de estas últimas por tiranos o su erosión por rivalidades internas que, desembocando en alianzas con las multitudes, inauguraban nuevos periodos democráticos. Estos, a su vez, despertaban la reacción oligárquica y prolongaban el devenir de la historia.

Esta dinámica política, sin embargo, no se dio en el vacío.

La historia de la Antigüedad estuvo también signada por una turbulencia constante entre acreedores y deudores. En el centro de esta conflictividad social se encuentra un endeudamiento imposible de saldar por un crecimiento exponencial del interés compuesto que poco tenía que ver con la capacidad real de aumentar la producción. Los Estados de la época (palacios, templos, ciudades) eran responsables por las deudas contraídas por su población y podían anularlas en caso de graves crisis producidas por guerras, sequías u otras catástrofes naturales. La esclavitud y la muerte por deudas implicaba una severa disminución de los recursos del Estado y de su capacidad para defenderse ante una amenaza de invasión externa. El endeudamiento ilimitado era, pues, disfuncional para la supervivencia de estas sociedades (Michael Hudson, And Forgive Them Their Debts, ISLET 2018).

La usura y su rechazo social ocuparon un rol central en la evolución de los conflictos sociales en la historia de la Antigüedad. Definida aquí como un endeudamiento predatorio —una acumulación sin límites de bienes y/o dinero cuya lógica desemboca en la destrucción del otro—, la usura ha sido condenada en distintas culturas y regiones del mundo. Esta condena se ha expresado en turbulencias sociales, en las periódicas cancelaciones de deuda, en los intentos sistemáticos de poner limites a los intereses de cierto tipo de deudas y en los textos más antiguos de las grandes religiones: desde los Veda de la antigua India a los textos antiguos del judaísmo, cristianismo y posteriormente del Islam. La condena social de la usura también aparece en escritos filosóficos y literarios y en códigos legales y regulaciones impuestas por distintos gobiernos.

 

 

Los usureros, Quentin Metsys, 1520.

 

 

 

Usura y deuda externa

Hoy, sin embargo, el endeudamiento sin límites a través de tasas de interés abusivas, capitalización de intereses, crecimiento exponencial de la deuda originalmente contraída y nuevo endeudamiento para cancelar deuda vieja, constituyen el eje en torno al cual se acumula poder y riqueza en el mundo. Este eje no admite discusión, es aceptado como algo natural. Esto no es casual. Ocurre en un mundo donde el poder económico y político está más concentrado que en cualquier otro periodo de la historia de la humanidad. En este contexto, el endeudamiento argentino permite asomarnos al drama eterno de la lucha por la supervivencia en un teatro estructurado por relaciones de poder que determinan la forma en que se produce y apropia el poder, el excedente económico, la riqueza y los ingresos de la población mundial.

La deuda contraída por el gobierno de Macri con injerencia directa del FMI es un instrumento letal, diseñado adrede para encadenar al país al ajuste y al endeudamiento ilimitado, atornillándolo al mismo tiempo a la geopolítica del capitalismo global monopólico. La cronología estipulada por el gobierno de Alberto Fernández para la reestructuración de una deuda insostenible desemboca, a mediados del mes de marzo, en el lanzamiento de la propuesta de pago del gobierno argentino a los acreedores internacionales y el inicio formal de las negociaciones. El volumen de la deuda, los enormes vencimientos que se agolpan a cortísimo plazo y la incidencia de altísimas tasas de interés que crecen exponencialmente, no solo muestran el carácter insostenible de la deuda contraída por el gobierno de Macri, sino también el designio de embretar rápidamente a un gobierno que fue elegido para concretar un proyecto de inclusión social con soberanía nacional.

Los acreedores privados no son ingenuos. Podrán estar más o menos abiertos a la negociación, pero todos se rigen por la necesidad de maximizar ganancias. En consecuencia, el fantasma de un Julio César asesinado sobrevuela la reestructuración de la deuda argentina. Todos los acreedores afilan los cuchillos para degollar lo mas rápidamente posible a un proyecto político y social incompatible con la lógica de la usura, único idioma que entienden y practican los acreedores en un contexto financiero internacional signado por la omnipotencia del capital monopólico global.

 

 

 

 

La usura no solo apunta a las más bajas pasiones humanas. Es algo más. Constituye el eje central de las reglas del juego de la acumulación del capital en la actual fase del capitalismo. De ahí que su contracara en el ámbito político sea la crisis de legitimidad institucional y la creciente militarización de los conflictos mundiales.

 

 

 

Deuda interna e intereses sectoriales

Las demandas de las pymes y las acciones de los productores agropecuarios dejaron entrever esta semana la existencia de conflictos larvados que pueden condicionar no solo el crecimiento económico y la inclusión social que propone el gobierno del FdT, sino también a la propia reestructuración de la deuda externa.

La Confederación Argentina de Medianas Empresas (CAME) pidió al BCRA que intervenga para “frenar cualquier acción negativa que puedan tomar los bancos en las próximas semanas contra las pymes”. Asimismo, pidió la adopción inmediata de las medidas necesarias para “reperfilar” el pasivo del sector, que asciende a 2.581 millones de dólares y a 236.663 millones de pesos. Según la CAME, las altísimas tasas de interés que cobran los bancos constituyen la principal dificultad para el repago de la deuda. La organización empresarial advierte “que el traslado a los créditos de las bajas en las tasas de interés” que propugna el gobierno “es muy lento todavía, dejando expuestas a centenares de empresas a ser ejecutadas en los próximos días” (pagina12.com 4 2 2020). Así, la resistencia de los bancos a plegarse a la política oficial no solo impacta sobre el tejido social, sino que impide la reactivación de un sector que es el principal generador de empleo en la economía argentina.

Esta semana también se conoció que la liquidación de divisas provenientes de las exportaciones de granos y oleaginosas cayó en el mes de enero en comparación con lo liquidado en el mismo mes del año anterior. Las cámaras que agrupan a los exportadores (CIARA y CEC) señalaron que esto se debe a la retención de granos (tanto de soja como de trigo, maíz y cebada) de la cosecha anterior por parte de los productores agropecuarios. Asimismo advirtieron que esta situación puede perdurar en los meses que vienen, pues se asocia con la “estabilidad del tipo de cambio y las reglas del comercio exterior” (bae.com 3 2 2020). Así, las medidas de fuerza anunciadas por productores agropecuarios en diversas asambleas, convocadas a lo largo de enero para exponer su oposición a la actualización de las retenciones a las exportaciones impulsadas en el mes de diciembre, empiezan a afectar subrepticiamente a la capacidad que el Estado tiene de recaudar las divisas de exportación necesarias para el pago de los compromisos externos.

 

 

Deuda y legitimidad política

El Senado de la Nación aprobó esta semana por unanimidad la ley que autoriza al gobierno a restaurar la sostenibilidad de la deuda pública bajo legislación extranjera. Paralelamente, el rechazo del fondo Fidelity a las distintas alternativas ofrecidas para reestructurar el pago del bono BP21 de la provincia de Buenos Aires que vencía a fines de enero, obligó al gobernador Axel Kiciloff a apelar al endeudamiento en pesos para evitar un default y a anunciar la reestructuración de la deuda en dólares de la provincia, de acuerdo con la negociación que seguirá el gobierno nacional.

Este episodio mostró que la negociación de la deuda puede ser duramente afectada por la voluntad de acreedores privados de llegar al default para maximizar ganancias, cobrando seguros de cambio o manipulando títulos de una “deuda estresada” que prometen un futuro mas lucrativo que el actual, como lo demuestran los vuelos rasantes de los buitres sobre el mercado de títulos de deuda en default.

En su gira por Francia, España, Italia y Alemania para conseguir el apoyo europeo a las condiciones de pago que propondrá la Argentina en su negociación con el FMI, Alberto Fernández cosecho simpatía y promesas de apoyo. Sin embargo, el apoyo dado por el Papa y sus declaraciones en un seminario en el Vaticano, con participación de autoridades argentinas y del FMI, constituyen tal vez el principal logro de la gira de Alberto Fernández.

En sus declaraciones, el Papa sostuvo que “no es lícito exigir o pretender” el pago de la deuda externa “cuando este pago vendría a imponer de hecho opciones políticas que llevaran al hambre y a la desesperación a poblaciones enteras. No se puede pretender que las deudas contraídas sean pagadas con sacrificios insoportables”. En estos casos “es necesario encontrar modalidades de reducción, dilación o extinción de la deuda compatibles con el derecho fundamental de los pueblos a la subsistencia y el progreso”. (infobae.com 5 2 2020). Así, reivindicando los postulados de la encíclica Laudato si, y sin aludir a la Argentina, el Papa pareció alinearse en apoyo al repudio a toda deuda considerada odiosa e ilegítima, concepto que ha sido utilizado en el derecho internacional, incluso por los Estados Unidos, para rechazar el pago de una deuda considerada injusta.

La ocasión fue aprovechada por una Kristalina Georgieva que quiso asegurarle al mundo, y a los argentinos, que “el FMI tiene una mentalidad fuerte pero también un corazón blando… y no es el FMI de nuestros abuelos” (C5N.com youtube 5 2 2020). Intentó así expresar un supuesto aggiornamento del discurso del FMI a los nuevos tiempos en que fuertes tormentas se acumulan en el horizonte financiero internacional. El fantasma del asesinato de Julio César sobrevuela la reestructuración de una deuda insostenible con los acreedores privados, y el FMI tiene buena parte de su capital atrapado en la deuda argentina. Sin embargo, mas allá de las declaraciones de Georgieva, el FMI sabe que puso al país al borde del default y lo embretó con el chaleco de fuerza de una dolarización creciente, asociada a una brutal recesión e inflación descontrolada. De esto no se volverá atrás con el consentimiento de un FMI, que por más que intente ponerse ropa nueva, constituye una pieza central en el tablero de la geopolítica norteamericana.

Los idus de marzo auguran negociaciones muy duras con los acreedores internacionales, en un contexto interno caracterizado por el ataque abierto y subrepticio a los flancos del gobierno por parte de los sectores que representan localmente a los intereses económicos y mediáticos más concentrados. Deuda interna y deuda externa son las dos caras de una misma moneda. No hay, pues, instancias distintas ni momentos que se puedan separar: todo está conectado. La pelea contra el hambre esta íntimamente ligada a la necesidad de reactivar a las pymes para generar empleo y a la pelea contra los acreedores y contra un FMI que, supuestamente, ahora es “bueno”.

En este contexto, el reclamo de investigación de una deuda insostenible e ilegítima, la búsqueda de sus responsables y su eventual sanción, puede ser la resina que una al país en pos de un proyecto inclusivo y soberano. Asimismo, puede ser fuente de legitimidad política del gobierno, tanto en los asuntos internos como en un mundo cada vez mas sacudido por protestas contra la desigualdad económica y social y la falta de representatividad política.

 

 

Crisis de legitimidad en los Estados Unidos

La crisis de legitimidad política afecta a las economías centrales y anuda en el centro del capitalismo global monopólico: los Estados Unidos. Esta semana Trump ha saboreado el apoyo masivo de los senadores republicanos para poner fin al juicio político al Presidente impulsado por los demócratas en el Congreso. También se ha regodeado con el escándalo detonado en la primera rueda de la votación de las primarias demócratas en Iowa. La connivencia de la dirección del partido Demócrata y de dos de los candidatos con la firma encargada del cómputo y las increíbles fallas técnicas en la cuenta, apuntan a una repetición de los intentos de 2016 para impedir el avance en las primarias de Bernie Sanders, el candidato más radical del partido demócrata (zerohedge.com 4 2 020).

Los dos intentos de destitución política de Trump en el Congreso no solo han dejado una polarización partidaria pocas veces vista en la historia del país. Han expuesto además la injerencia directa de las agencias de inteligencia en la política interior y exterior norteamericana y las divisiones en su seno. También han mostrado la simbiosis existente entre estas agencias y la mayoría de los medios de comunicación. El rol de estos últimos en la manipulación de opiniones y la generación de fake news con objetivos políticos salió a la luz sin atenuantes.

Las encuestas muestran que Trump goza del nivel más alto de aprobación desde que asumió el gobierno en 2016. Esto ocurre al mismo tiempo que la estampida del coronavirus ha logrado paralizar gran parte de la producción industrial china, afectando las cadenas de valor global en el mundo y en los Estados Unidos (zerohedge.com 4, 2/ 6 2 2020). Esto puede impactar seriamente en la economía antes de las elecciones, pero no parece hacer mella en un Trump que está dispuesto a llegar a extremos para afirmar el poderío norteamericano. Esta semana reconoció sin ambages que, con el reciente asesinato del general  Suleimani por un dron norteamericano, los Estados Unidos estuvieron más cerca que nunca de detonar una guerra abierta con Irán, de consecuencias imprevisibles para la economía y las finanzas internacionales (wsj.com 4 2 2020).

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

17 Comentarios
  1. Liliana Bellone dice

    Excelente. Salvo el detalle del siglo I y el año. Cesar fue asesinado en el siglo I a de JC . Año 44. Tetragramaton como en La muerte y la brujula de Borges. Y ese crimen llevará por cierto al Imperio de Octavio Augustus
    No entiendo si señala a Aristoteles como historiador. Pero estos detalles no invalidan la consistencia de la nota.

  2. Cecilia dice

    Excelente y cierta nota de la realidad. Hace 100 años Rudolf Steiner explicó ke los políticos iban a ser manejados por los bancos…Hasta ke Argentina no derogue la ley de Martinez de Hoz ke permite al mundo financiero, manejar las tasas (ken Europa, x ej., no se autoriza) no saldremos adelante. Los bancos verdes (Triodos/Joan Mele) no pueden entrar a este país por esta razón .

  3. Luis Juan dice

    Estimada Mónica:
    Excelente crónica reflexiva.
    Si me permite, una digresión.
    Continuando con lo que decía el documental Zeitgeist-Addendum, a que hice referencia en el artículo de Horacio “Las apariencias engañan”; en dicho material, ubicando a los intereses como el gran problema -dentro de la política de la FED denominada “Mecánica Moderna del Dinero” (sistema de reserva fraccionaria)- se decía:
    “Esto también significa que matemáticamente los impagos y las bancarrotas son literalmente parte integral del sistema, y siempre existirán los pobres bolsillos de la sociedad que sufrirán la peor parte del mismo.
    Una analogía sería un juego de sillas musicales, ya que cuando la música se para, alguien se queda sin refugio. Y de eso se trata.
    Invariablemente se transfiere riqueza verdadera del individuo a los bancos. Ya que, si uno no es capaz de pagar su hipoteca, ellos se quedan con tu propiedad.
    Esto le pone a uno particularmente furioso cuando se da cuenta de que no sólo el impago es inevitable, debido a la práctica de la reserva fraccionaria, sino también por el hecho de que el dinero que el banco te ha prestado, en ningún momento ha existido legalmente.
    En 1969 hubo un juicio en Minnesota a un hombre llamado Jerome Daly que denunciaba la ejecución de su hipoteca por el banco que le había prestado el dinero. Su argumento era que un contrato de hipoteca requiere que las dos partes, él y el banco, pongan sobre la mesa una propiedad legítima para el intercambio.
    En lenguaje legal esto se llama «contrapartida». Contrapartida: La base de un contrato. Un contrato se basa en el intercambio de una forma de contrapartida por otra. El Sr. Daly explicó que el dinero no era, de hecho, propiedad del banco, ya que había sido creado de la nada en cuanto se firmó el acuerdo para el préstamo.
    ¿Recuerdan lo que «Mecánica Moderna del Dinero» decía sobre los préstamos? Lo que hacen, al conceder préstamos, es aceptar letras de cambio a cambió de créditos. Las reservas no cambian debido a las transacciones del préstamo.
    Sin embargo, los depósitos derivados de los créditos se suman al total de los depósitos del sistema bancario. En otras palabras, el dinero no sale de los activos del banco. El banco simplemente se lo inventa, sin poner nada propio sobre la mesa, excepto una obligación teórica sobre papel.
    Al avanzar el juicio, fue el turno de declarar del presidente del banco, el Sr. Morgan. Y en el memorándum personal del juez, recuerda que «el Demandante -Pte. del banco- admitió que, en combinación con el Banco de la Reserva Federal, realmente creaba dinero y créditos en sus libros al anotarlos en su contabilidad. El dinero y el crédito existían por primera vez cuando ellos los creaban, y el Sr. Morgan admitió que no había ley o estatuto en los EEUU que le diera derecho a hacer eso. Debe existir una contraprestación legal ofrecida para respaldar el billete. El jurado concluyó que no había contraprestación legal, y estoy de acuerdo.»
    Después añadió también poéticamente, «Sólo Dios puede crear algo de valor de la nada.» Y, basándose en esto el tribunal rechazó la petición de ejecución de la hipoteca, y Daly pudo quedarse con su casa.
    Las implicaciones de esta decisión jurídica son inmensas. Ya que cada vez que el banco te presta dinero, sea para una hipoteca o un cargo a tu tarjeta de crédito, el dinero que te dan no sólo es falso, sino que es una forma ilegal de contrapartida. Y por lo tanto, te exime de devolver el préstamo ya que el dinero nunca fue propiedad del banco.
    Desafortunadamente, estas consideraciones legales son ocultadas e ignoradas. Y el jugo de transferencia perpetua de la riqueza y deuda perpetua continúa. Y esto nos lleva a la pregunta definitiva: ¿Por qué?
    Durante la Guerra Civil Americana, el Pte. Lincoln ignoró los préstamos a alto interés que los bancos europeos ofrecían, y decidió hacer lo que los padres fundadores abogaban, que es crear una moneda independiente e inherentemente libre de deuda. Se la llamó el «Greenback».
    Poco después de que se tomara esta medida, un documento interno circuló entre los bancos privados americanos y británicos diciendo: «La esclavitud no es más que ser propietario del trabajo y lleva consigo el cuidado de los trabajadores, mientras que el plan europeo, es que sea el capital el que controle el trabajo controlando los salarios. Esto puede hacerse controlando el dinero. Pero no podemos permitir el Greenback, ya que no lo podemos controlar.» La Circular «Hazard» Julio, 1862.
    La política de reserva fraccionaria perpetrada por la Reserva Federal que de hecho se ha extendido a la mayoría de los bancos del mundo, es, de hecho, un sistema de esclavitud moderna. Piénsenlo, el dinero se crea de la deuda.
    ¿Qué hace la gente cuando está endeudada? Se someten a un empleo para pagarla. Pero si el dinero sólo puede crearse a base de préstamos, ¿cómo puede la sociedad llegar a estar algún día libre de deudas? No puede, y de eso se trata.
    Y es el miedo de perder propiedades, unido a la lucha por mantener el ritmo de la deuda perpetua y la inflación inherente al sistema, combinado con la inevitable escasez de la oferta de dinero, a su vez creada por intereses que nunca pueden devolverse, lo que mantiene a los esclavos asalariados subyugados.
    Corriendo en una rueda para hámsters junto con millones de otras personas, de hecho, impulsando un imperio que realmente sólo beneficia a la élite que está en la cima de la pirámide. Ya que, si lo piensan bien, ¿para quién trabajan realmente? ¡Los bancos!
    El dinero se crea en un banco e invariablemente acaba en un banco. Ellos son los verdaderos amos, junto con las corporaciones y gobiernos a los que respaldan. La esclavitud física obliga al amo alojar y alimentar a la gente. La esclavitud económica obliga a la gente a alimentarse y alojarse a sí misma. Es una de las estafas de manipulación social más ingeniosas nunca creada.
    Y en su esencia, es una guerra invisible contra la población. La deuda es el arma utilizada para conquistar y esclavizar sociedades, y los intereses son su munición principal. Y mientras la mayoría anda por ahí ajena a esta realidad, los bancos, en complicidad con gobiernos y corporaciones continúan perfeccionando y expandiendo sus tácticas de guerra económica.
    Engendrando nuevas bases, como el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional, mientras a la vez inventan un nuevo tipo de soldado, el sicario económico.”

  4. apico dice

    Buen artículo, aunque me sorprende, la falta de análisis geo político del mismo, cosa que siempre caracterizo los artículos de Monica. La deuda externa de Argentina, tiene ademas de la deuda social, repudiada y votada en su contra por la mayoría de la población, dos componentes externos. el FMI , y el sector de los fondos financieros, y cada uno de ellos, como en el gran pirulero, defiende su juego.El FMI quiere asegurarse el repago de su préstamo, pero entiende que debe cambiar su Paradigma(del anterior de Cristine-Macri) porque sus anteriores resultados fueron un escándalo internacional,que aún no termino de cobrar sus victimas. El nuevo Paradigma Kristalina- Stiglitz- Guzman, propone soluciones a largo plazo y sin quitas, bajando exigencias internas, pero el sector de los Fondos, prefiere un default a secas, con cobro de seguros, y posibilidades de negociar en el futuro, con algún gobierno neo- liberal que elijamos los estúpidos Argentinos, como ya lo hicimos, hace apenas 4 años. Así la cosa, AF y su gobierno pagaran el costo de DECLARAR un default que data del gobierno Anterior. Los débiles negociaciones y las débiles acciones del gobierno de AF, aseguran que tanto en el frente externo, como en el interno, los enemigos del pueblo, se muevan con total comodidad. Los resultados son previsibles, y si no cambia la actitud dubitativa y conciliadora con EL ENEMIGO, sucederán los Idus de Marzo. Es un simple análisis ,con un poco de sentido común. La pregunta es ¿quien pagará la deuda?…la respuesta la tiene AF. Por cierto, es para mi una verdadera incógnita, por que razón Cristina eligió y por lo tanto nos hizo votar a semejante simulador, para llevarnos a otra encerrona política -económica a todos los Argentino, votantes o no , de este supuesto gobierno popular. ¿se habrá equivocado, (dos veces) con este personaje?….difícil de saber. Un saludo peronista.

  5. Ricardo Alberto Comeglio dice

    Tenemos 4 opciones, no una, por lo tanto hay grandes probabilidades de obtener un futuro.
    1) Pagamos tal como está acordado. Para lo cual se debe efectuar un ajuste de tal envergadura que sería imposible seguir gobernando el país en esas condiciones por la sublevasión social que se produciría. Ello lleva al derrocamiento de Alberto y la puesta en funciones de un «Triunvirato» civil con el apoyo militar. La «transición» sería hasta el final del mandato de Alberto y esto permitiría continuar con el pago de la forma vil que se hacía pero en esta ocasión nadie podría sublevarse porque el «imperio» de la fuerza se lo impediría. No existiría democracia formal y desde las usinas de poder se le ofrecería al nuevo gobierno autoritario el mote de «restauración» y con ello obtendría el apoyo de la matriz de poder internacional.
    2) Declaramos el default. Esto haría estallar la economía doméstica y el ajuste sobre la sociead se haría por imperio de la realidad, obteniéndose el mismo efecto de sublevasión social, derrocamiento de Alberto y aparición del «Triunvirato» cívico-militar. Sigue lo mismo que en el punto 1).
    3) Acordamos con los acreedores de una forma débil. Esto lleva a que el gobierno de Alberto sólo sea de transición y no sirva para cambiar nada, sino sólo para «mantener» en calma a todo el mundo y patear la pelota para adelante. Alberto no es reelecto porque no puede ser ni chicha ni limonada y la alternativa más «eficaz» que nos venderán será un candidato amigo del poder que hará la tarea del ajuste salvaje que se detalla en el punto 1), pero en esa ocasión no habrá posibilidad de sublevación popular y caída del gobierno de derecha porque el control de la calle se obtendrá mediante la radicalización de las fuerzas de seguridad, la complacencia del Poder Judicial y el márketing mediático que apoyarán en conjunto la embestida contra revolucionaria. Todo lo demás sigue desde el «imperio», tal como se expresa en el punto 1).
    4) Acordamos con los acreedores de una posición de fuerza. Esto determina la posibilidad de tener éxito por parte del gobierno, llevar adelante políticas públicas de crecimiento social, inclusión y tender a disminuir la desigualdad. Para lograrlo se necesita el apoyo externo que deberán «presionar» a los acreedores privados para que acuerden y ésto implicará que esa «presión» tenga inevitablemente que ser «pagada», ya sea a quienes presionen a esos remisos acredores como a los mismos acreedores.
    Esta es la única verdad. Qué podremos ofrecerle a los que presionen a los acreedores para que lo hagan y qué a los propios acreedores para que acepten negociar de la forma que nos favorezca, es el quid de todo el asunto.
    Se aceptan sugerencias.

    PD: Los puntos 1), 2) y 3) determinarían que el proceso argentino se transforme en el cisne negro de la economía mundial y habrá que ver a cuántos favorece ello y si están dispuestos a la ocurrencia de esos eventos. Este sería un punto a favor de la Argentina, siempre condicionado a un análisis más preciso respecto a ello.

  6. Pablo dice

    Suelo coincidir con sus notas casi siempre, muchas veces con su caracterización. En este caso, aunque simpatizo con la perspectiva que propone, estoy muy escéptico acerca de que sea posible, justamente por los elementos de análisis que expone y con los que acuerdo. Me refiero puntualmente a este párrafo:
    «En este contexto, el reclamo de investigación de una deuda insostenible e ilegítima, la búsqueda de sus responsables y su eventual sanción, puede ser la resina que una al país en pos de un proyecto inclusivo y soberano»
    saludos.

  7. pepino dice

    Cortita y al pie la nota.Esclarecedora.Intento leer entre lineas: No hay otro camino que le default, hay que patear el tablero otra vez contra la usuara mundial.Esta sangria de nuestro pueblo debe detenerse de una buena vez.Europa y EE UU nos palmea el hombro pero el mensaje implicito es «»todo bien pero pagá»».¿Podra este gobierno plantarse una vez mas contra le deuda interna y la externa, contra los grupos hegemonicos de adentro y afuera y pagar solo lo que se puede, es decir el minimo del minimo?. ¿Que hacemos con los bancos de nuestro pais?.¿Con Vicentin?.¿Con el Correo Argentino y su deuda?..¿Con los grupos concentrados de informacion?..y sigue la lista..¿No es demasiado para este pueblo sufrido?.¿ no es demasiado ya?.Es mi pregunta. La deuda tiene nombres y apellidos, externos e internos; quienes la crearon deben hacerse cargo y debemos generar un NUNCA MAS con este tema que nos degrada hora a hora como ciudadanos de este hermoso pais.Siempre tengo esperanzas a pesar de mis 65 años de vida..pero es una historia de nunca acabar, historia sin fin.

  8. minombre dice

    Qué ensalada. No entendí nada.

  9. Bernardo Vides Almonacid dice

    Excelente nota Mónica. Lo importante ahora es que, quienes contrajeron la deuda de modo ilegítimo, la paguen con sus patrimonios particulares; de esa forma, Alberto (y la Argentina), no sufriría las acuchilladas de Bruto, ergo, de los buitres externos e internos.

  10. Horacio Alberto Nicolella dice

    Me gusta mucho como escribe esta autora, su construcciòn del artìculo, la forma de llevarlo al punto final, es todo un festin que hace que nos preguntemos si ya habra escrito algùn libro.
    Gracias por sus articulos Mònica.

  11. LOMJE dice

    Muy interesante.
    La investigacion y REPUDIO de la deuda ilegìtima es necesario pero no suficiente, debe ir acompañado del DEFAULT inmediato de esa deuda.
    Hay que anticiparse y acuchillar a los degolladores, o se es asesinado.

  12. Martín dice

    Poniendo entre paréntesis lo trágico de la situación, me resulta divertido el uso del tipo de relato, a lo grondona y fontevecchia, que parte de la historia antigua, la filosofía o las fábulas, para ilustrar el presente pero ofreciendo una visión absolutamente opuesta a la de los nombrados. Gracias.

  13. Sergio Dario Farias dice

    Siempre interesante tu analisis Monica. lleva a pensar

  14. HERNÁN DE ROSARIO dice

    En su artículo Mónica Peralta Ramos analiza la pesada herencia que recibió Alberto Fernández y que se reduce a la siguiente expresión: deuda externa. La acumulación de poder y riqueza a nivel mundial se sustenta en el endeudamiento sin límites. Los gobernantes de los países periféricos quedan reducidos a la categoría de marionetas de ese poder. Mauricio Macri fue una de ellas pero lo peor fue que actuó como tal no por obligación sino por convicción. Y un importante sector del pueblo estuvo de acuerdo, a tal punto que el año pasado cerca de diez millones de compatriotas lo votaron. ¿Cómo es posible que esto suceda? ¿Por qué un presidente que endeudó de tal manera al país que las futuras generaciones deberán hacerse cargo de la deuda, goce del apoyo de tantos compatriotas? La autora del artículo sostiene que el endeudamiento sin límites es aceptado como un hecho natural. En consecuencia, no tiene sentido oponerse, criticarlo, desafiarlo. Para ese 40% el endeudamiento de Macri, al ser un hecho natural, debe ser aceptado sin chistar. Esta concepción de la naturalización del dominio del capital financiero transnacional tuvo su origen a raíz del desmoronamiento de la Unión Soviética y el surgimiento de Estados Unidos como única potencia hegemónica. Francis Fukuyama habló del fin de la historia, del arribo de la humanidad a la etapa última y más próspera del desarrollo de la humanidad, emulando a Augusto Comte. El capitalismo ganó la guerra fría y a partir de ahora sus verdades pasan a ser dogmas revelados.

    Esta concepción fue bendecida por el gobierno de Carlos Mnem y continuada por De la Rúa y Duhalde. La hecatombe de diciembre de 2001 produjo un hecho no previsto: el arribo al poder de un presidente que tuvo la osadía de desafiar el sistema de dominación imperante. Al decidir pagar la deuda al FMI Néstor Kirchner pateó el tablero mundial. Estados Unidos no podía permitir que su política de desendeudamiento tuviera éxito. Hubiera sentado un peligroso antecedente, un ejemplo a ser imitado por los países con problemas de deuda. Néstor Kirchner demostró que no había tal cosa como “naturalidad del endeudamiento ilimitado”, que ese endeudamiento era un hecho económico y fundamentalmente político provocado por la élite que se había adueñado del mundo. El desafío del kirchnerismo duró 12 años y medio. En noviembre de 2015 Mauricio Macri ganó el balottage y “todo volvió a la normalidad”. Su plan de gobierno consistió pura y exclusivamente en endeudarse de manera irracional, irresponsable, inaudita. De esa forma los argentinos, en una suerte de déjà vu, retrocedimos a la década del noventa.

    Pero como la Argentina es “incorregible” en octubre de 2019 ese “hecho maldito” que es el kirchnerismo retornó a la Casa Rosada. Pero a diferencia de su mentor, Néstor Kirchner, el presidente Alberto Fernández tomó la decisión de negociar con los usureros pero con una condición: que reconozcan la imposibilidad de su gobierno de hacer frente ahora a los vencimientos de deuda. Según Mónica Peralta Ramos es altamente improbable que los acreedores sean “magnánimos”. Por el contrario, está convencida de que clavarán sus cuchillos sobre la yugular de Alberto Fernández para desmoronar a un gobierno que, pese a su moderación, es, como se dice coloquialmente, “sapo de otro pozo”. Pese al apoyo europeo y la decisión de Trump de ayudar a AF, lo más probable es que a partir del mes próximo el gobierno argentino experimente en carne propia “la lógica de la usura”.

    En su artículo Mónica Peralta Ramos deja al desnudo el sistema político y económico internacional. Es un sistema de dominación basado en la “persuasión” de la usura, del apriete, de la extorsión. Ante semejante panorama Alberto Fernández tomó la decisión de actuar con racionalidad. Consciente de la imposibilidad de desafiar a Estados Unidos y al FMI, apostó por una negociación que no implique, como lo acaba de afirmar el papa Francisco, la condena a la indigencia de millones de argentinos. Afortunadamente la clase política, con excepción de la izquierda, decidió apoyar en bloque la política del gobierno en materia de renegociación de la deuda externa. Porque la otra opción es seguir el consejo del Partido Obrero. Y la Argentina, me parece, no está en condiciones de dar un nuevo salto al vacío.

    1. Luis dice

      Hernan muy claro, tu reflexión esclarece más la extraordinaria nota de Monica, a los dos muchas Gracias y es necesaria la difusión de ambos

  15. Raúl Francisco dice

    Excelente nota sobre el endeudamiento externo e interno, para saber a quiénes no les conviene un arreglo y como juegan algunos sectores internos, las mismas facciones de siempre, a los que solo les importa su propia rentabilidad. Julio Cesar fue asesinado en el año 44 a.C. ( siglo I a.C.). Ojalá el país no sea traicionado en los idus de Marzo y no se hagan realidad los malos augurios.

    1. Liliana Bellone dice

      Excelente. Solamente el detalle del año y el siglo. El asesinato de Cesar en el Senado fue en el siglo.I.a de JC -AÑO 44
      TETRAGRAMATON como en La muerte y la brújula de Borges. Pero este detalle no invalida la consistencia de la nota.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.