Los pastores del virus

Fundamentalismos religiosos en tiempos de pandemia

 

El senador provincial mendocino Héctor Bonarrico, pastor neopentecostal del partido MasFe, solicitó una semana atrás la aprobación de una asistencia estatal para solventar las actividades de los templos evangélicos. Además sugirió su inmediata apertura argumentando que “hay más muertes por abortos que por el Covid (…) entonces tendríamos que estar encerrados para que no haya abortos”. La propuesta de Bonarrico, titular de 30 templos evangélicos en territorio mendocino, fue avalada por el oficialismo provincial –de signo radical– pero no logró su aprobación por no alcanzar los dos tercios de los votos necesarios para su tratamiento sobre tablas.

La pandemia no sólo pone en evidencia los oxidados engranajes del modelo neoliberal especulativo; también ofrece testimonio cotidiano de las corrientes más retrógradas de las más variadas confesiones religiosas. En Chile, donde los contagios han alcanzado niveles desproporcionados respecto a su población, el reconocido pastor Mario Salfate Chacana mostró su oposición –desde el inicio de la pandemia– a las sugerencias del distanciamiento social. En ese marco decidió convocar el 16 de marzo a un encuentro colectivo en uno de sus templos del área metropolitana de Santiago, ubicado en la comuna de Paine. La convocatoria fue realizada con el objeto de luchar contra el virus desde la fe y al mismo tiempo enfrentar al diablo disfrazado de Covid–19. El 14 de abril, Salfate falleció a la edad de 67 años en el hospital San Juan de Dios en Los Andes, luego de dar positivo en el test, junto con otros tres participantes del evento,

Los tres líderes de las iglesias neopentecostales brasileñas son Edir Macedo, de la Iglesia Universal del Reino de Dios; Silas Malafaia, de la Iglesia Asamblea de Dios Victoria en Cristo; y Valdemiro Santiago, de la Iglesia Mundial del Poder de Dios. Sus sedes centrales se ubican en templos que poseen capacidad para 10.000, 6.000 y 15.000 feligreses, respectivamente. Los tres referentes se constituyeron desde febrero en los paladines del aperturismo promovido por Jair Messias Bolsonaro, defendiendo sus criterios respecto al distanciamiento social preventivo.

El viernes 13 de marzo el gobernador de San Pablo, Joao Doria, decretó la prohibición de eventos con participación de más de 500 personas. Dos días después, el domingo 15, se llevó a cabo una asamblea multitudinaria en el Templo de Salomón, en la región de Brás, donde Edir Macedo alentó a su congregación a oponerse a las decisiones estaduales y confiar en la única protección posible: la divina. En dicha asamblea se aglomeraron alrededor de 10.000 feligreses. Las dos semanas sucesivas se incrementaron en forma exponencial los testeos positivos convirtiéndose San Pablo en el epicentro brasileño de la pandemia. Mientras Brasil se constituía en el sexto país con más contagios en el mundo, Macedo recomendaba a sus seguidores: “No se preocupen por el coronavirus porque esta es la táctica de Satanás. (…) La mayoría de las personas no sabe que la mayor plaga no es el coronavirus sino la coronaduda y su antídoto se llama la coronafé. Y cuando la gente está aterrorizada, asustada, con dudas, se vuelve débil, frágil y susceptible. Cualquier viento que sople será una neumonía para los débiles”.

Pocos días después de esta concentración multitudinaria, impugnada tanto por el gobernador paulista como por los epidemiólogos de todo el país, Bolsonaro volvió a menospreciar la emergencia sanitaria y convocó a un encuentro interreligioso en el Palacio del Planalto, con el objeto de conmemorar la Pascua de Resurrección. Durante la ceremonia los líderes neopentecostales le solicitaron al Presidente, de forma explícita, la excepción del distanciamiento para las reuniones públicas confesionales. A pesar de que varios gobiernos estaduales insistieron en emular a Joao Doria –en claro desafío a las exhortaciones de Bolsonaro–, Silas Malafaia (que cuenta con más de 1.400.000 seguidores en Twitter), adelantó a través de las redes sociales que sus templos permanecerán abiertos aunque las autoridades locales exijan su cierre: “Nuestros templos –señaló– sólo interrumpirán sus actividades si lo ordena un tribunal”. El 25 de marzo Bolsonaro dictó un decreto en el que se incluyó a las actividades religiosas y a los bingos (loterías) entre aquellas que se autorizaban su apertura. “Yo creo que los pastores van a saber conducir en forma adecuada sus cultos –justificó el primer mandatario–: van a tener conciencia. Si la iglesia se llegara a encontrar muy colmada van a saber lo qué decir”. En 2014 el parlamento brasileño contaba con 68 legisladores identificados con la tradición neopentecostal. En las últimas elecciones, pasaron a ocupar 75 escaños. Sus bases fueron protagonistas centrales de la elección de Bolsonaro, quien fue bautizado como miembro de ese colectivo confesional en una ceremonia realizada en el rio Jordán, en Israel, en 2016.

 

 

 

La vacuna de dios

 

El pastor brasileño Edir Macedo, de la Iglesia Universal del Reino de Dios.

 

La investigadora Cecilia Mariz, profesora de sociología de la religión en la Universidad del Estado de Río de Janeiro, atribuyó la negativa de los pastores neopentecostales a respetar la cuarentena a una doble motivación: la ambición por seguir recaudando los diezmos de los feligreses y –en segundo término– a su empecinada negación del discurso científico. “Creen que dios puede resolver todo –señaló Mariz–, que no hay que cumplir con el aislamiento sino con dios”. En 1970 el 91 % de los brasileños eran católicos y solo el 5 % se consideraban evangelistas. En una encuesta realizada en 2019 por Datafolha, los seguidores de los pastores neopentecostales expresaban al 32 % de la población. Pero en la región amazónica los evangelistas ya superan a los católicos. En 2019 existían alrededor de mil emisoras de radio de cariz evangélica distribuidas en todo el país; la Iglesia Universal, que controla la Rede Aleluia, (integrada por 64 emisoras); el multimedio TV Record, perteneciente a Macedo, que gestiona 108 señales y 9 canales vía satélite. Por cada medio operado por instituciones ligadas a la Iglesia católica existen 4 manejados por los evangélicos neopentecostales.

El modelo de los pastores carismáticos multitudinarios fue exportado por Estados Unidos a América Latina en los años ’70 para debilitar a la Teología de la Liberación, corriente interna de la Iglesia católica comprometida con el destino de los más vulnerables. Sus acólitos actuales, en los diferentes países, reproducen la misma lógica que se observa en sus homólogos brasileños. El pastor Gerard Glenn, referente de la congregación New Deliverance Evangelistic de Richmond, desafió las recomendaciones de aislamiento social, afirmando que «dios es más grande que este temido virus”. El mismo Glenn advirtió, además, que no iba a consentir el cierre temporal de su templo dado que su tarea espiritual era necesaria para limitar los contagios. “Soy esencial, soy un predicador, hablo con dios”, manifestó ante los críticos que cuestionaban su continuidad en los sermones multitudinarios organizados en Richmond. Glenn falleció el último 22 de marzo por coronavirus y su esposa pelea aún contra la enfermedad. El mismo destino lo sufrió Landon Spradlin, el líder de la comunidad evangélica de Virginia, quien se convirtió en un acérrimo defensor de los postulados de Donald Trump. El último 25 de marzo murió a los 65 años días después de afirmar que la cuarentena tenía como objetivo básico “manipular la vida de los ciudadanos estadounidenses” y que su comunicación a través de los medios estaba produciendo “un innecesario terror”. A mediados de abril la editorial Life Way Christian Resources de Tennessee reprodujo los resultados de una encuesta sobre la percepción de los pastores, en relación con la pandemia: el 81 % de los consultados indicó que “el amor de muchos creyentes se está disipando como producto del distanciamiento social”, razón por la cual se debían mantener abiertas las congregaciones.

El fundamentalismo religioso no tiene solo un cariz cristiano neopentecostal. En diferentes ciudades del mundo, los judíos ortodoxos se opusieron a toda forma de confinamiento sanitario. El último 30 de marzo, dos semanas después de la imposición de la cuarentena en Israel, varios centenares de seguidores de la escuela talmúdica liderada por el rabino Tzvi Shenkar desafiaron las disposiciones gubernamentales y participaron de un multitudinario cortejo fúnebre. El rabino Haim Kanievsky, uno de los líderes de los grupos jaredíes (ortodoxos), declaró a fines de abril que era más peligroso dejar de estudiar –en forma colectiva– la Torá, que arriesgarse a contraer el virus. Los ortodoxos son el 12 % de la población israelí. Sin embargo, concentran –según el ministro del interior Arié Deri–  el 70 % del total de los 16.000 contagiados. En la República Islámica de Irán, los primeros casos se detectaron a principios de febrero en la ciudad sagrada de Qom, sitio de peregrinaje de los musulmanes shiítas. Sin embargo, los ayatolás –máximas autoridades políticas y religiosas del país– no consideraron necesario clausurar las concentraciones públicas. El 20 de marzo, primer día del año nuevo persa (Nouruz), cuando los contagios se multiplicaban exponencialmente, las autoridades religiosas autorizaron la peregrinación de miles de fieles a la ciudad sagrada de Mashad. Diez días después, un centenar de académicos y científicos iraníes culpabilizaron al líder supremo, Alí Jamenei, de ser el máximo responsable por la expansión del virus que produjo 7.000 muertes, por resistirse a imponer en forma estricta la cuarentena entre los colectivos religiosos.

 

 

 

Neoliberalismo de púlpito

 

Reunión de la congregación Shincheon en plena pandemia.

 

En Corea del Sur, la Iglesia de Jesús –conocida como la congregación de Shincheon, promueve asambleas multitudinarias– se convirtió en el epicentro de los contagios en ese país. Su máximo referente, el pastor Lee Man-Hee, impulsó a sus seguidores a resistir las rigurosas medidas de aislamiento ordenadas por el gobierno. El 60 % del total de los infectados de ese país pertenecen a ese colectivo. En situaciones de crisis como la actual, los fundamentalismos religiosos (de todas las confesiones) oponen las regulaciones humanas a la ley de dios, exigiendo obediencia a los mandatos divinos, que supuestamente interpretan y gestionan. En segundo término, sus reclamos aperturistas aparecen como claramente motivadas por las expectativas perdidas de recaudación, provenientes de las contribuciones y los diezmos de los feligreses. Al igual que el discurso de los empresarios y comerciantes, los líderes de la ortodoxia confesional consideran que la falta de ingresos puede producir la quiebra de sus emprendimientos cuasi comerciales. Por último, el lógico temor que genera la pandemia permite a los líderes fundamentalistas apelar al discurso apocalíptico, aconsejando a los pecadores a un regreso a la verdad revelada.

En América Latina la tradición neopentecostal se consolidó difundiendo la denominada teología de la prosperidad, que sostiene a la riqueza como un don divino: los multimillonarios, para esa tradición, son sujetos que han sido recompensados por la deidad y carecen de responsabilidad por la inequidad que originan. Según sus referentes, no se les puede acusar de mezquindad por acumular aquello que somete al resto de la humanidad a la miseria. Desde ese posicionamiento ideológico se defiende el sexismo y el patriarcado, y se agrede a las identidades LGTBI, a los movimientos feministas y/o a quienes promueven la interrupción voluntaria del embarazo.

Según el sociólogo Max Weber, el protestantismo es un elemento constitutivo de los orígenes del capitalismo. En esa misma lógica, aparece como evidente que la tradición neopentecostal reaccionaria –nacida en y exportada por los Estados Unidos– es parte fundante de su actual fase neoliberal, que promueve tanto un Estado indiferente (no intervencionista) como la preeminencia de un individualismo cruel, ajeno a toda solidaridad social. Una impronta que privilegia el control confesional, incluso, por sobre la misma salud de la población.

 

 

 

24 Comentarios
  1. Daniel Arizmendi dice

    Es muy preocupante esto de pensar que «dios» va a intervenir en resolver algún problema de la humanidad, si no lo hizo en ninguna otra oportunidad de catastrofes, pandemias y guerras, que lo haga ahora porque 4 locos dicen hablar con «dios» y que por una intervención divina aquellos que sigan a estos locos, no se contagiaran ni moriran por coronavirus. Dicen que la fe mueve montañas, mi opinion es que te convierte en un rebaño temeroso de ovejas pastoreado por lobos, que usan ese temor para su propio beneficio, hablando del diablo siendo ellos mismos el.

  2. Juan dice

    me borraron el comentario son democráticos

  3. Juan dice

    Creo que estas pseudoreligiones donde resucitan muertos curan invalidos tienen enormes propiedades que la gente incauta les entrega el famoso diezmo para sus negocios, es claro que de esta manera, la humanidad se dirige a su autodestrucción, Dios nos creó de libre albedrío por lo tanto creo como dicen estos señores no va a venir a salvarnos de esta pandemia y si no hubiera ntervenido impidiendo las guerras y las matanzas de millones de personas asi que es nuestra desición no la Dios. Que como algunos creen estará esperandonos para juzgar nuestra desiciones. será asi no lo sé pero estos fnáticos y mentirosos capitalistas neoliverales que viven en la opulencia y cada vez hay millones y millones de personas que no tienen que comer en el mundo. Si volviera Cristo los sacaría a patadas de sus lujosas iglesias.

  4. Beatriz dice

    Toda religión atrasa parece que nos lleva al medioevo y no puedo olvidar lo que hicieron las bestias evangélicas en la matanza de Lonco Luan Neuquén.

  5. GUILLERMO dice

    NO HICIERONN MENCION DE LA FRASE DEL ULTIMO TIEMPO. ES……. «DIOS ME DIJO QUE TE DIGA….»

  6. juan jaime dice

    SI ALGUIEN DIJERA Q TIENE UN AMIGO INVISIBLE LO TOMARIAN POR LOCO, PERO SI LO DICEN MILLONES,…

  7. Andres Eidelson dice

    cordialmentepxg.com/2020/05/08/religion-y-estado-asuntos-separados/

    Desde el espacio Pastores x la gente, emitieron esta semana un comunicado, distanciándonos de esta «pandemia espiritual».

    Por favor, les pido que no borren de nuevo mi comentario, ya que la nota generaliza, y es importante que los lectores sepan que hay otras posturas dentro de la vida evangélica.

    Gracias

    1. Andres Eidelson dice

      Perdón , ahoira me aparece c omo pediente de aprobaci+on. Borren este o el otro
      Gracias

  8. Andres Eidelson dice

    http://www.cordialmentepxg.com/2020/05/08/religion-y-estado-asuntos-separados/?fbclid=IwAR3Xnv0G3U5HyeN48KqET5j9BERGqRv4Xd12m9bU1PpK7SRvqzROlMuSRRY

    Comunicado de Pastores x la Gente, relacionado con los intentos de algunos religiosos de conseguir fondos del Estado.

  9. gerardo senderowicz dice

    Jorge
    Interesante y fundamental tu mirada «circular» que empieza con los intereses particulares de estos «lideres de opinión», clamando por la cuestión colectiva pero que cae en la mas profunda huella individualista y, de alguna manera, asesina de los propios.
    Y vuelvo a pensar, que prima en esta gente?
    Los intereses individuales (ingresos por facturación en sus templos) evitar que sus miembros vean la realidad de la explotación a la que son sometidos?
    Evidentemente, el poder encontró la manera de cegarlos, y nosotros aun no tenemos manera de «traerlos al rebaño» de la realidad.
    Abrazo

  10. Xosé dice

    muy democrático lo tuyo, Elbaum

    1. Jorge Elbaum dice

      No entiendo… en qué sentido “muy democrático “?

      1. Xose dice

        Mi comentario fue dirigido al «Elbaum» impostor que informás más abajo

  11. Xosé dice

    El planteo mágico de la religión y su feroz negación de la evidencia, son parte fundamental de sus genes. Sostener lo indemostrable es una tarea alienante que termina por desplazar el razonamiento a la categoría de pecado imperdonable.
    Dentro de las culturas Judeo/cristana/islámica, vinculadas las tres a la deidad del desierto, manifestada a sangre y fuego en la edad de bronce, resulta curiosa, por lo menos, su declarada confianza en la protección y amparo de esa entidad rabiosamente racista, misógina, violenta y homicida.
    La religión, cualquiera sea, es un estorbo para el crecimiento, una invitación a la ignorancia, un espejo negro para la razón.
    Se le concede, sin embargo, un respeto que no merece y la condonación de sus crímenes pasados y presentes.
    La religión debe ser ridiculizada y escarnecida, con la puesta en evidencia de sus afirmaciones estúpidas, sus disparates anacrónicos y sus crímenes de odio.
    Su proclamada deidad omnisciente no ha aportado jamás una simple ecuación que mejore la experiencia humana, ni un solo evento de justicia trascendente , ni una sola fórmula farmacéutica.
    Tampoco lo hará esta vez.

    1. Leonardo dice

      La ciencia sin «fe», como la «razón» sin las illuciones del descubrimiento cienrifico en la historia no existem … Ahora cuanto de religion hay en esas historicidades?

    2. raúl emilio dice

      la nota de Elbaum es muy buena; pero tus consideraciones son parciales, sesgadas y, como no puede pensar mal de entrada, supongo que vienen de una alta ignorancia del significado de lo religioso al modo como lo presenta la fenomenología de la religión y de lo que significa la fe, que es otra cosa; soy creyente, católico, practicante en la medida que me sale de un Evangelio del Jesucristo que fue torturado y asesinado por proclamar la misericordia de Dios desde la preferencia por los pobres, pecadores y marginales; si querés leer sobre la relación fe y razón poder leer a un autor que sigue siendo muy potable (al que obviamente hay que releer y re traducir): Tomás de Aquino del siglo XIII.

      1. Xose dice

        ¡¿A Tomás de Aquino me remite Usted, Raúl?….¿Pero donde cree que estoy parado, Amigo?….¡Tomás de Aquino! …un católico del siglo XIII, misógino, dogmático delirante, ignorante absoluto del conocimiento, alimentado a sopa de convento…¡Alta ignorancia la suya, Raúl …
        Es evidente que usted es católico (ni falta hace que lo diga) La chamuyeta cristiana del amor de un dios que manda a su hijo a morir, como un cordero más, para «pagar» por nuestros «pecados» ….que nos ama tanto, que en el sótano de su casa está preparando una sala de tortura eterna para todos los que no creemos….Un «padre» que desde el génesis hasta el apocalipsis no se cansa de matar personas con diluvios, hambrunas, pestes, guerras de conquista en Palestina, genocidios ordenados expresamente sobre pueblos vecinos, que humilla y desprecia a las mujeres, que no tiene una sola palabra contra el abuso infantil o la escavitud…¿A ese ser aborrecible llama usted «Padre»??
        ¡Hágame el favor Raúl, antes de mandarme a leer gilipolleces que ya leí en la secundaria, lea usted de vuelta, razonadamente, sus libros «sagrados»……En una de esas se le hace claro porque unas de las últimas palabras de Jesús fueron, ¡Padre! ¿Porqué me has abandonado?…….(Leelo y después venime con Tomás de Aquino)

    3. Mijo dice

      Brillante reflexión. Me robaré los párrafos finales para mis RRSS

  12. Jorge+Elbaum dice

    Jorge elbaum, el rabino kanievski dijo ni dejar de estudiar tora pero a la vez dio la orden de cerrar todas la yeshivot y templos

    1. Jorge Elbaum dice

      Aclaró que quien aparece como jorge+elbaum no soy yo, el autor de la nota. Por un extraño mecanismo informático aparece mi foto y mi nombre en el lugar de alguien que no conozco.

      1. Ariel dice

        En Argentina el 95 % de la iglesias evangélicas estan cerradas respetando la desicion del gobierno en esta nota estan metiendo a todos en la misma bolsa y no es justo en su mayoría al menos en Argentina no vivimos de los diezmos vivimos de nuestro trabajo ademas de solventar muchos comedores comunitarios sin ayuda del gobierno solo a pulmon como mi caso atendemos a 120 niños y lo hacemos con la contribución de los miembros de la iglesia nadie nos regalo nada ybqie habra algunos chantas si es verdad como en todo lugar en toda empresa en toda organización porque el problema del hombre esta en el corazon

      2. Carlos HC dice

        Jorge, sospecho es un mensaje de Dios! Ya sabes que Dios se mueve de maneras misteriosas.
        Yo que vos me compraba una Biblia y empezaba a leerla por si te ataca el C-19.
        Yo, por las dudas, ya tengo una en mi mesa de luz. (Como era que se decia…? » Pascal’s Wager»?)

        1. Jorge Norberto ELBAUM dice

          Como diría Baruch Spinoza: «Mi problema no es con dios. Sino con quienes lo construyen a imagen y semejanza de si mismos».

          1. Carlos HC dice

            Jorge! Con eso de que “lo construyen a imagen y semejanza de si mismos,” no te referirás a Foucault, Derrida, Agamben, y el resto de los ‘Tiger Kings’ postmodernos de izquierda, además de los de derecha, religiosos o no, que también se creen el centro del Universo! Lo digo porque los ‘filos’ postmodernos también se distinguen por ‘su empecinada negación del discurso científico.” Si es así, me parece que además del cristiano te espera el infierno postmoderno.
            Lo cierto es que el protestantismo cumplió un rol histórico progresista al permitir a los hombres hablar directamente con dios en vez de hacerlo a través del senior feudal con sede en el Vaticano, a.k.a. “El Papa”, y de ahí, como vos decís con Weber, surge el capitalismo como alternativa histórica al medioevo. Lamentablemente, como vos también explicas, ya se les acabó el entusiasmo progresista.
            Lo que nos permite entender porque los postmodernos tipo Foucault y Agamben terminan naturalizando los ‘hechos’ alternativos’ de Donald Trump/Bolsonaro, y de sus pastores evangelistas, es que ambos grupos niegan la necesidad de los referentes objetivos para pensar y sacar conclusiones (de nuevo: “su empecinada negación del discurso científico”). La subjetividad pura te puede llevar a cualquier lado, y que casualidad que terminan del lado que más les conviene. Mirémoslo a Heidegger: tan emocional y atado a los símbolos estaba, que se murió nazi.
            Por otra parte, ser creyente no necesariamente implica ser reaccionario, si uno es honesto y separa las cosas. Newton, sin ir más lejos, es el mejor ejemplo. Como dice James Gleick (‘Issac Newton,’ p.8): “Newton nos volvió ‘newtonianos a todxs,” (hoy todxs hablamos de la ‘inercia’ y la ‘gravitación’). El, sin embargo, en su corazón no era newtoniano: todo su universo era místico, y se murió siendo profundamente creyente.
            En fin, hermoso tu artículo, muy iluminante.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.