Los ‘peligros’ de la solidaridad

Avram Noam Chomsky, que sabe ser y hacer muchas cosas a la vez (filósofo, lingüista, científico cognitivo, crítico social, historiador, activista político), estudió y trabajó en las instituciones más prestigiosas del planeta (Harvard, MIT, University of Arizona) y fue premiado por otras tantas, incluyendo la UBA. Pero lo que expresa en este fragmento del documental Requiem For The American Dream (2015, Kelly NyksPeter D. HutchisonJared P. Scott) es una idea de esas que no hace falta ir a college alguno para entender.

«Desde el punto de vista de los amos, la solidaridad es muy peligrosa», dice Chomsky. Consciente de que nuestra especie sobrevivió y prosperó en virtud del desarrollo de un sentimiento solidario (¿qué antepasado nuestro habría podido sobrevivir solo, en un mundo que le era hostil de modo desproporcionado?), Chomsky entiende que los ricos atacan el natural sentimiento solidario de nuestra especie para, en primer término, robarse el dinero que destinamos a cuidar de los más débiles; y en segundo término, para aislar y despotenciar a los ciudadanos.

Pero mejor no explicar más. Vean cómo lo hace Chomsky, que en esto es insuperable.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. rachel dice

    que le digan a chomsky q esto es el reverdecimiento neoliberal, que vivimos en una sociedad de control, de sometimiento, donde el estado, la iglesia, la academia, el psiquiatrico, la carcel, las instituciones, el periodismo, etc.etc. se encargan de generar sujetos, que no son más q zombies sometidos.

  2. Virginia Marquez dice

    Es exactamente lo que quisieron «desbastar» (conciente, o no) con la muerte de Santiago Maldonado. Ese joven artesano, bohemio como le decían en su 25 de Mayo, estuvo ahí en ese lugar por solidaridad. Por solidaridad se cubrió con 20 kilos de ropas, para soportar el frío que su cuerpo no estaba preparado para resistir, merced a la dieta vegana…Y sin saber nadar. Una desaparición que nos interpela a cada uno de nosotros: cuán solidarios podemos ser, qué hemos hecho para defender derechos y posiciones del otro…de ese otro en el cual me convierto inmediatamente que transcurre el tiempo inadvertido.
    Coincido con Figueras, y utilizo el mismo ejemplo cuando quiero difundirlo: la sociedad humana no hubiera progresado sin solidaridad. Sin seres solidarios, en los tiempos prehistóricos o recientes, nadie vence la adversidad. Artículo muy oportuno, cuando se ataca la sustentabilidad previsional. Felicitaciones.

  3. Néstor Marchetti dice

    Excelente, todo. Presentación y video. Una cabal demostración de cómo hacer amena la difusión de un tema imprescindible. Un detalle que, estimo, se debe corregir: la palabra «debastador» (así aparece en el texto sobreimpreso), creo que se escribe con «v»; ergo, es «devastador».

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.