LXS DOS MORALES DE RITA SEGATO

Evo al infierno, el carcelero de Milagro Sala al paraíso

 

Luis Arce y David Choquehuanca enfrentaron la elección presidencial boliviana como un boxeador que desafía de visitante a quien detenta el título. Sabe que los jurados serán parciales y que su única oportunidad es imponerse por KO. Ya lo consiguieron, y en forma tan categórica que el Secretario de Estado de Washington, Mike Pompeo, el secretario general de la OEA, Luis Almagro, y la propia delegada golpista en la presidencia, Jeanine Áñez, lo reconocieron sin dilaciones. Pero ahora el problema es salir con vida del estadio.

La derecha aún está paralizada por el impacto. Si bien todas las encuestas sugerían la victoria del MAS, repetían un escenario parecido al de octubre de 2019, cuando los golpistas reclamaron que debía celebrarse una segunda vuelta entre Evo Morales y Carlos Mesa, porque alegaban que la diferencia entre ambos no llegaba al 10% que exige la Constitución para proclamar al vencedor en primera vuelta. Hasta los vencedores fueron sorprendidos por la amplitud de la victoria, equivalente a las de Cristina en 2007, cuando duplicó los votos de la segunda fuerza, y en 2011, en que los triplicó.

Pero esa misma comparación obliga a prever que la derecha batida en las urnas no se resignará mansamente y, como su par argentina, más temprano que tarde comenzará la desestabilización del nuevo gobierno. De hecho, ya comenzaron las movilizaciones en la Media Luna en contra del resultado electoral y los análisis sobre la presunta incompatibilidad entre la presidencia de Lucho Arce y el liderazgo de Evo Morales.

Una parte de los argumentos son provistos desde la izquierda. La antropóloga Rita Segato, ícono de una vertiente del feminismo, publicó en sus redes sociales esta evaluación de lo sucedido en Bolivia, reproduciendo una diatriba de la Fundación Solon:

«El MAS no ganó por Evo sino a pesar de Evo. Evo quería marginar a David Choquehuanca, que es el candidato elegido por las organizaciones sociales principalmente indígenas de tierras altas y los valles. El triunfo del MAS fue aplastante en las áreas rurales de estas regiones en gran medida debido a la candidatura de David: otro hubiera sido el resultado si el MAS hubiera ido con el binomio Lucho-Pary, que Evo Morales quería imponer. Después de casi una década las organizaciones sociales indígenas del altiplano y los valles asumieron una determinación democrática desde las bases que hicieron prevalecer a medias frente a Evo porque su posición original era David Presidente. El resultado de las elecciones 2020 muestra que en el 2019 el MAS hubiera ganado las elecciones tranquilamente si dejaba de insistir en la reelección inconstitucional de Evo Morales».

En la cena con el Presidente argentino Alberto Fernández, Evo dio una explicación distinta: dijo que prefirió la candidatura de su ex ministro de Economía Luis Arce, porque para las pautas bolivianas es blanco, tiene un posgrado en Londres y eso le permite llegar a sectores sociales reacios a una posición indigenista unilateral.

El análisis contrafáctico de Segato es coherente con el pronunciamiento de la propia antropóloga en noviembre de 2019, cuando dijo que Evo «no ha sido la víctima de un golpe, sino del descrédito general en que se encontró en razón de varias de sus acciones”, entre las que mencionó:

  • los incendios forestales ocurridos en el bosque Chiquitano, ante los que se comportó “de manera muy parecida” al Presidente de Brasil, Jair Bolsonaro con el incendio en la Amazonía”.
  • la controversia en torno a la construcción de la autopista TIPNIS, «que Morales insistió en realizar pese a que la misma partiría en dos a una rica selva en biodiversidad que es, al mismo tiempo, un área indígena y una reserva ecológica».
  • el referéndum constitucional convocado en 2016, sobre la posibilidad de que Morales fuera reelecto para un nuevo mandato, y que el gobernante perdió por el 51% de los votos. “Se fragilizó” y “perdió credibilidad”.
  • “la manera autocrática” de hacer política de Morales, “la militarización del país” y «el machismo» del líder del MAS.

En respuesta a una mención que hice en el programa radial Habrá Consecuencias, Segato sostuvo que «no negué el golpe de Estado. Lo condeno, así como a sus infames perpetradores. Lo que dije es que se trató de un golpe oportunista, que pudo darse porque aprovechó la decadencia del prestigio moral y político de Evo Morales durante los últimos años de su mandato». Creo que lo mejor es reproducir textualmente las palabras de Rita Segato a la radio Deseo de Bolivia, para que nadie la saque de contexto y cada cual forme su opinión:

 

 

 

 

La cuestión se complica cuando se sabe que otro Morales, Gerardo, el gobernador de Jujuy, reclutó a Segato para integrar una comisión encargada de investigar los femicidios y proponer medidas para impedirlos.  En su respuesta, Segato afirma que «no conozco ni nunca conversé con el gobernador Gerardo Morales. Su amigo de juventud Ricardo Gil Lavedra, a través de su compañera, la escritora feminista Claudia Piñeiro, me contactó para preguntarme si tengo cómo colaborar para dar solución a la violencia feminicida que ocurre en la provincia. Mi respuesta fue

  • No acepto conversar directamente con el gobernador;
  • No acepto una contratación por parte del gobierno provincial;
  • Propongo formar una comisión independiente y suprapartidaria con personas altamente calificadas del campo policial, jurídico y periodístico para investigar los feminicidios y las desapariciones frecuentes en la provincia si su contratación es decidida por votación en la Cámara de Diputados de Jujuy.
  • Sobre Milagro Sala: he dicho públicamente más de una vez que  es innegable que nunca jamás un ministro de bienestar social nacional o provincial fue capaz de realizar la obra que ella realizó en vivienda, salud, educación, deportes y recreación. Por lo tanto, su prisión es injusta».

 

El perro de Perón

Gil Lavedra no es solo un amigo de juventud del gobernador ni el compañero de una apreciada escritora feminista, sino el principal colaborador de Morales en la persecución a Milagro Sala. Por si Rita no lo sabe, le cuento que el abogado de su estudio Federico Wagner representó a Morales en el primer juicio en el que fue condenada la fundadora de la Organización Barrial Túpac Amaru, y coordinó con el fiscal de estado de Jujuy, Mariano Miranda, la estrategia frente a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, cuando el organismo solicitó la inmediata liberación de Milagro. Publiqué todos los documentos que lo prueban y nadie lo desmintió. Gil Lavedra también fue el autor del proyecto de reforma judicial de Maurizio Macrì.

Las características de la Comisión enumeradas por Segato llevan el sello de Gil Lavedra, un especialista en tirar la piedra y esconder la mano. Contratado por la AFIP para solicitar la detención de Cristóbal López y Fabián de Sousa, se pronunció después contra las detenciones preventivas. Por eso, el propósito oficial es que el ente no dependa del Poder Ejecutivo sino del Ministerio Público de la Acusación y que se denomine Comisión Independiente, como el perro de Perón que se llamaba León.

Tal vez Segato tampoco sepa que el Ministerio Público de la Acusación fue instrumentado por Morales en cuanto asumió la gobernación, al mismo tiempo que creó una mayoría automática de cinco miembros sobre nueve en el Tribunal Superior de Justicia, ampliado entre gallos y medianoche. Dos de los nuevos miembros eran diputados radicales, que a la mañana votaron la ampliación y a mediodía juraron como jueces. Sobre su calidad moral da cuenta la renuncia de uno de ellos, el presidente del tribunal Pablo Baca, luego de ser acusado por la violación de una funcionaria del gobierno. El Fiscal General de Acusación, el también dirigente radical Sergio Enrique Lello Sánchez, es quien dispuso el 18 de enero de 2016 que una fiscal de su confianza interviniera “en todos los procesos que se radicaren en contra de la señora Milagro Sala», es decir un fuero personal según los usos del medioevo español, o, una Comisión Especial en los términos de la Constitución Nacional, que las prohíbe. La Legislatura de Jujuy es igual de independiente: 28 de sus 48 integrantes responden a Morales.

Milagro fue condenada a 13 años de prisión por esa Justicia que el contador Morales amañó como primera medida de gobierno. Recién ahora esa causa ha llegado a la Corte Suprema de Justicia de la Nación en busca de remedio para tantas aberraciones. Pero entretanto la creadora de la Organización Barrial Túpac Amaru lleva casi cinco años privada en forma arbitraria de su libertad porque, según el también dirigente radical Ernesto Sanz, de otro modo Morales no hubiera podido gobernar. Hay que buscar en la esfera del liderazgo político nacional para encontrar figuras más significativas que Milagro en la reivindicación práctica del rol de la mujer en la sociedad, como Eva Perón y CFK. 

 

 

Eva Perón, Milagro Sala, CFK.

 

 

 

Su carcelero no tiene la ingenuidad de  Segato, sobre cuyas buenas intenciones nadie duda, y ya comenzó a utilizarla como escudo. Hace dos semanas la citó para responsabilizar por los femicidios al periodismo, con el que mantiene una permanente disputa por otras cuestiones. «Rita Segato dice que, si hay un mal manejo y politizado que pone al tema como un espectáculo, genera una situación de contagio, como en los suicidios o en las violaciones”, afirmó Morales en su aparición semanal en el show del Comité Operativo de Emergencias. También atacó a los colectivos feministas y movimientos de mujeres, porque “el 80% de las organizaciones son del Frente de Todos”.

Con su habitual respeto por la división de poderes, anunció que el Superior Tribunal de Justicia dictará una acordada contemplando «la posibilidad de cubrir juzgados específicos en la atención de casos de violencia de género, con jueces de control hasta tanto haya más juzgados, que hay solo dos y faltan cubrir otros cuatro”.

 

 

El carcelero de Milagro Sala en su show semanal: a Dios rogando y con el mazo dando.

 

 

Morales decidió no escatimar recursos, de modo que las figuritas más difíciles de la Comisión Independiente son invitadxs a fijar su propia remuneración. Así se lo transmitió Rita Segato al ex subsecretario de delitos complejos del Ministerio de Seguridad de la Nación, Miguel Robles, quien sin embargo se negó a participar, porque no hace falta ser feminista para entender que cualquier forma de colaboración con el Donald Trump de la puna contamina sin remedio.

Robles rechazó el ofrecimiento de Rita Segato porque cualquier relación con el Trump de la Puna contamina pese al disimulo.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

102 Comentarios
  1. asphodelus dice

    Ay, le diste un palazo muy duro a Segato jajajaja. La defendería si no fuera porque este año también defendió al juez que usó la carátula de «desahogo sexual» para una violación grupal. ¡No solo lo defendió, sino hasta se disculpó con el por el escrache que le hizo todo el mundo!

  2. María Rosa dice

    Excelente análisis. Cansan ciertos intelectuales que agitan en lugares equivocados y claramente poseen doble moral. Restepé a Segato hasta que lo que ella presenta como «feminismo» derrapó con opiniones irresponsables sobre el golpe en Bolivia y luego. Ya no hay margen para academicismo insolente.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.