Marx y Foucault, de Toni Negri

Fragmento final del “Constitución y excedencia”, prólogo al libro "Marx y Foucault" de Toni Negri

 

[…] El método de Negri reconoce un último momento en el que excedencia y constitución devienen derecho, institución, articulación entre una materialidad concebida en mutación dinámica y formalización plástica y abierta. La coyuntura política es leída, entonces, a partir de un ángulo institucional. El derecho debe captar y dar curso al acontecimiento. No hay política de izquierda, en el sentido ya argumentado de una política que sustituya la representación capitalista del poder y del valor (es decir, más allá de la propiedad estatal y privada), sin un deseo de constitucionalización de la excedencia.

Marx y Foucault propone este tipo de cuestiones a la discusión política y leído desde la coyuntura sudamericana actual, tanto de la situación brasileña como de la argentina, permite pensar productivamente la crisis de legitimidad del programa neoliberal así como su último recurso a elementos neofascistas tendientes a reprimir, como en el caso de Brasil, los elementos de excedencia (negros, favelados, mujeres, comunistas) a fin de estabilizar el orden, pero también permite problematizar el horizonte de una posible derrota electoral del programa neoliberal, que sería completamente insuficiente sin un impulso constituyente ausente en los partidos políticos, pero presente en movimientos sociales de mujeres, de las diferencias sexuales, antirrepresivos, en defensa de los bienes comunes o de trabajadores precarios. Marx y Foucault ayuda a plantear el problema de la reforma de la constitución como una cuestión absolutamente central para refundar una idea de izquierda que no se disuelva en un populismo centrista ni en una izquierda impotente.

¿Qué nos dice Negri respecto de una reforma de la constitución? Primero, que las constituciones liberales que organizan la racionalidad del Estado en nuestros países tienen un a priori sólido en la propiedad privada y no en la producción del común. Este es el primer bloqueo a la representación no capitalista de la actividad social que haría falta remover, por la sencilla razón de que la producción y la innovación, la expansión de la riqueza social depende del acceso a los bienes comunes (recursos naturales, conocimientos, información, infraestructuras). Lo que implica inventar un nuevo humanismo, el humanismo de la época poshumana, es decir, asumir las condiciones en que los humanos producimos humanos (welfare), un pensamiento radicalmente alternativo frente a aquel que sostiene las actuales condiciones fundadas en las exigencias de la renta financiera. Construir criterios para sustituir el fundamento liberal de tal representación por otro del común sería una primera tarea estratégica de los constituyentes.

En segundo lugar, y tomando en cuenta el papel del conocimiento en la producción social, resulta absolutamente estratégico desplegar políticas de autoformación y formación del común en torno al mundo laboral, las comunicaciones, las universidades y el mundo educativo y cultural como dinámicas de valorización e integración –construcción– de lo social mismo. Este punto adquiere una importancia coyuntural de primer orden, además, en la confrontación con los neofascismos y populismos de derechas, puesto que sin la expropiación de instrumentos de producción y comunicación capaces de elaborar verdades comunes, el entero mundo de la esfera pública queda soldado al poder de las finanzas.

Deducido de lo anterior, y esto es lo tercero, hace falta implementar –dice Negri– políticas de democratización de las finanzas, orientarlas a la producción de lo social como tal, rediseñando los bancos pero también los mecanismos de inversión: “Se trata de inventar instrumentos democráticos de big governance, volviendo permanentes los instrumentos utilizados en momentos agudos de la crisis”. Tomar la moneda como momento del común e imaginar inversiones no dominadas por la noción de ganancia.

En cuarto lugar, se trata de superar la política sustentada en prácticas de representación y profesionalización. La propia experiencia de movimientos de masas y la multiplicación de organizaciones sociales es la base desde la cual es posible esta superación. En quinto lugar, y correlativo a lo anterior, se trata de imaginar una descentralización federalista del poder lo más pegada posible a esa base.

Estas y otras propuestas para una reforma de la constitución tienen el valor de abrir el horizonte de la coyuntura política en lo que quizás sea la más delicada fase del método: el de la adecuación continua de los procesos formales y de gobierno a las modificaciones ocurridas en el sistema social (constitución material). En este punto resurge toda la problematicidad de la relación entre método y coyuntura, que no puede ser resuelta sin dar pasos efectivos en la reinvención de dispositivos de investigación militante capaces de crear en y desde las luchas los lenguajes, los diseños y las reformas, pero también la fuerza con la que atravesar cada vez el orden jurídico.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

7 Comentarios
  1. daniel rico dice

    Leí el primer párrafo. no encontré vocación de hacerse entender. recomiendo la lectura de LOS TÓPICOS de Aristóteles.

  2. Chuck B dice

    Julio, antes de comprar la crotoxina posmoderna de Negri, considera estas reflexiones:

    Michel Foucault….?
    Es este el mismo personaje a quien se refiere Mario Bunge cuando dice «Michel Foucault fue un mentiroso, un gran embaucador.»…?
    ¿El mismo que el filósofo objetivista Robert Nola muestra que, entre sus otras muchas tergiversaciones, niega las leyes de Mendel?
    Al que Nancy Pearcey se refiere cuando dice: «[when someone] states that it is impossible to attain objectivity, is that an objective statement? The theory undercuts its own claims.» (¿Cuando uno dice que la objetividad es inaccesible/imposible, es esa una aseveración objetiva? La teoría se socava a sí misma.)
    El que Chomsky se tomó el trabajo de explicarle personalmente en su debate público que si uno se la pasa descubriendo todo de nuevo estaríamos todavía discutiendo si el sol da vueltas alrededor de la tierra?

    Una muestra de foucaltianismo postmoderno y anárquico en lo que Sztulwark dice es lo siguiente:
    “… resulta absolutamente estratégico desplegar políticas de autoformación…”
    ‘ Políticas de autoformación’? Que es eso? ‘autoaprendizaje’? Creerte solo a ti mismo, dado que lo objetivo no existe, y que los ‘sabios’ (todos, menos Negri y Foucault!) mienten, sujetos al poder circunstancial, Newton, Darwin, Marx, Einstein…. incluidos?

    Si alguien tiene dudas del encantamiento Negri/Foucault (tipo Laura Alonso/Macri, o Stornelli/ Dalessio), aquí van dos muestras, tomadas de 2006 ephemera 6(1): 75-82 Foucault Between Past and Future: interview Antonio Negri

    “We must all, I think, admit the following: national-socialism is a pure product of the dialectic of the modern.”

    “it only allows one to think history as present history.”

    En criollo: Hitler fue el resultado esperable del Iluminismo (en eso Negri se da la mano con Adorno y Bolsonaro).

    Lo que molesta a Negri/Foucault es que el racionalismo iluminista (“lo moderno’) implica normas de pensamiento y una epistemología objetivista, basada en hechos verificables y que tienen continuidad temporal. El conocimiento mejora, y así se acumula.
    Pensar racionalmente, según N/F, es someterse al poder subyugante del conocimiento objetivo, que nos impide pensar libremente.
    Ser libre, según N/F y como la historia ya terminó (no existe salvo en su forma presente), es descubrir todo de nuevo, cada día, y de ahí el desacuerdo con Chomsky.

    En resumen, en vez de hacer lo que, entre otros, propone Marx, y mirar al mundo material, exterior a nosotros, para entender la realidad, Negri dice hay que mirarse el ombligo (aka navel gazing) para encontrar la Verdad de Nuestro Presente Personal.
    Y cual es la alternativa al materialismo objetivista y subyugante de la Modernidad que N/F nos proponen? El irracionalismo existencial en su forma mas individualista, disfrazado de “autoformación”. Lo que Jameson correctamente caratula: Postmodernismo, la lógica cultural del capitalismo tardío.

    Negri sueña con ser el Marx del siglo XXI, reemplazándolo con su fabula existencialista/Nietzscheana. Quiere ser el rey del Posthumanismo (whatever that means…)
    Mejor apilarlo junto a Zizek y otros filósofos postmodernos/mediáticos, Darío Sztajnszrajber incluido entre los jugadores locales: Tienen tanta razón (en lo poco que uno entiende de sus textos arbitrarios, y cuando no hablan de si mismos) que molestan….

    Chuck B

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.