Más palabras de Wagner y menos mías

Las música que escuché mientras escribía

 

La semana pasada subí tres versiones del Oro del Rhin, la primera ópera de la tetralogía de Wagner y dije que prefería la de Marcelo Lombardero en el Teatro Argentino de La Plata, con la orquesta dirigida por Alejo Pérez y con cantantes argentinos y de otros países de Latinoamérica.

La ventaja de la versión de la Opera North de Leeds, en Inglaterra es que mientras ves la representación, tres grandes pantallas te dan una síntesis del libreto para que sepas de qué va. Intenté suplir esa guía, tanto en la puesta de Lombardero como en la de Wolfgang Sawallisch con la orquesta del estado de Baviera, publicando al final el texto completo de Wagner. Pero claramente no es lo mismo.

A raíz de la publicación, Lombardero me contó que Alejo Pérez fue discípulo de Sawallisch. Debe haber aprendido muchas cosas que se deben hacer y muchas otras que no. Sawallisch suena un poco burocratón, pero sin embargo es un peso pesado y allí más que la interpretación orquestal lo que fallaba era la puesta en escena para la televisión japonesa.

También me hizo llegar una copia subtitulada, que es la que podés ver y escuchar hoy. Mejor las palabras de Wagner que las mías.

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

5 Comentarios
  1. María Berta Ricardo dice

    Es inútil,a mí no me gustan las versiones modernas de las óperas y menos,si se trata de Richard Wagner.Soy amante de lo clásico y no puedo escuchar la ópera y transportarme al mundo que él imaginó,con sus dioses y,a la vez,verlos vestidos con trajes de gala y a las ondinas moviéndose como si bailaran cumbia.Lo mismo me pasó cuando fuí a ver la «Sinfonía Fantástica» de Héctor Berlioz en el Coliseo por una orquesta francesa que fue un fiasco con una representación inesperada con escenas eróticas incluídas. Las obras de arte deben disfrutarse como fueron concebidas,la «modernidad» deforma la intención del compositor que jamás hubiera soñado con que un mecánico y un empresario ocuparan la escena en un edificio….en fin,son opiniones.

  2. Ridi Pagliaccio dice

    Eleusis.

    El factor evolutivo es considerado ilegal, es decir, que la locura máxima es infringir la creencia de la ilusión de una ley artificial con nuestra propia naturaleza. Entonces, la complejidad es un producto de división de nuestra propia ignorancia, que solo sirve como materia prima creativa.
    Un fenómeno interesante, es que en el recorrido de un flujo, existe una fuerza complementaria instantánea que es interpretada como opuesta, y es en realidad, la que conserva la definición ante la pérdida de energía, y que inteligentemente puede ser utilizada para potenciar el movimiento en una dirección y multiplicarlo escalarmente.

    El vehículo de la verdad es una construcción lógica del verbo desde la síntesis de la partícula, molécula o energía inteligente, como un intermediario codificado del lenguaje comunicativo en forma de onda, es decir, que existe un punto de tensión y relajo en todo principio comunicativo y de relación. El ritmo, la armonía y melodía, son la estructura primordial de la inteligencia energética y solo es efectiva cuando existe en el receptor una copia lógica y exacta. Esto quiere decir, que toda la psicología y filosofía debe ser resignificada, desde la simple concepción de la posesión o no del verbo correcto, que necesita una persona en un contexto determinado y único.

    Lo interesante de una estructura lógica, es que si una base es errónea todo el conjunto debe ser funcional al error. Lo importante, es que toda estructura lógica puede ser desmantelada hasta sus cimientos, y la persona se mantiene en pie siendo la misma observando a esa estructura, y si se desea hacerlo, modificarla.

    Una vez más se pone a prueba que la simplicidad es una de las formas que exige la mayor de la inteligencias y el mayor de los desapegos de las creencias.

  3. Ricardo José García dice

    David te sugiero que , en el Cohete del domingo pasado, leas el texto de la ópera y seguro que verás la importancia actual de la selección de Horacio. Por otra parte en la web hay infinitos temas de música. Fraternalmente

  4. Agustín dice

    Te felicito Horacio por tu buen gusto,ahora le entiendo más a Luis II de Baviera que entraba en éxtasis al ver y escuchar las óperas de Wagner

  5. David dice

    Wagner? El Oro del Rhin? Mi curiosidad por el gusto musical, por esa irreverencia contra la intelectualidad que marca un límite monádico entre letras y música… La perdí. Pero, ¿de qué me perdí? ¿Te gusta Wagner? El gran pianista amante de Bach lloraba escuchándolo…. Yo esperaba jazz, ya que no iba a escuchar un piano. Esperaba blues. Esperaba el ruido de nuestras ciudades. No el rin-raje. Y… Qué va? ¡La cuarentena universalis!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.