Mil años de desigualdad

Bernie Sanders propone un nuevo impuesto para reducir la desigualdad y financiar programas sociales

El precandidato presidencial por el Partido Demócrata, Bernie Sanders, propuso un impuesto progresivo, de 0,5% a 5%,  sobre las empresas que mayor brecha salarial mantienen entre sus principales ejecutivos y el trabajador promedio. El proyecto se difundió al mismo tiempo que dos informes sobre la desigualdad en las remuneraciones: uno de la Oficina del Censo, según el cual hace medio siglo que la desigualdad no era tan pronunciada, y otro del Instituto de Estudios sobre Políticas (IPS) que calificó de «asombrosa» esa disparidad. Su estudio se concentró en las 50 empresas que cotizan en bolsa con la mayor diferencia de ingresos entre ambos extremos de la pirámide. «El empleado tipo de esas empresas debería trabaja mil años para ganar lo que su CEO embolsa en un año», dice el trabajo. El 10% de esos trabajadores y sus familias vive por debajo de la línea de pobreza.
La directora de la investigación, Sarah Anderson, estima que proyectos como el de Bernie Sanders alentarían a las empresas a elevar los salarios más bajos y disminuir los más elevados. Eso también mejoraría la situación de pequeñas empresas, firmas gestionadas por sus empleados y cooperativas, que asignan sus recursos en forma más equitativa que las mayores empresas.
Según Sanders, «al pueblo le enferma ver que los CEOs ganan 300 veces más que sus empleados, y mientras se asignan enormes bonificaciones, recortan los planes de salud y previsión. El proyecto para atacar la desigualdad con políticas de mercado establece esta escala impositiva para las compañías que tienen la mayor diferencia de ingresos entre sus CEOs y sus empleados:

Si la brecha es:

  • entre 50 y 100 veces, el impuesto adicional será del 0,5%
  • entre 100 y 200 veces: +1 %
  • entre 200 y 300 veces: +2 %
  • entre 300 y 400 veces: +3 %
  • entre 400 y 500 veces: +4 %
  • más de 500 veces: +5 %

De acuerdo con los cálculos de Sanders, si su proyecto ya estuviera en vigencia, el banco JPMorgan Chase debería haber pagado casi 1.000 millones más de dólares; Walmart, 790 millones más y McDonald’s 110 millones más que ahora.

«En una época de masiva desigualdad de ingresos y de riqueza, el pueblo reclama que las grandes y más lucrativas empresas paguen más impuestos. Es hora de enviar un mensaje al sector corporativo de los Estados Unidos: si ustedes no limitan su codicia y corrupción, nosotros lo haremos por ustedes», dijo Sanders esta semana. Su comité de campaña estima que la recaudación del nuevo impuesto permitiría cancelar las deudas por atención médica de los ciudadanos, que alcanzan a los 81.000 millones de dólares.

Las cuentas por tratamientos médicos son un problema mayor en Estados Unidos. La semana pasada en Memphis, donde 1 de cada 4 personas vive bajo la línea de la pobreza, la gran noticia fue que el hospital metodista Le Bonheur decidió perdonar la deuda de más de 6.500 pacientes, entre ellos 70 empleados del propio hospital cuyos salarios habían sido embargados. Le Bonheur es una institución sin fines de lucro, por lo que casi no paga ningún impuesto, pero una investigación periodística de ProPublica reveló que tenía un departamento legal que en los últimos cinco años persiguió judicialmente a 8.300 pacientes. Hasta la Iglesia Metodista Unida, de la que forma parte el hospital, repudió esa práctica. La investigación de ProPublica, que tampoco tiene fines de lucro y aborda cuestiones de pobreza, poder y políticas públicas, narró la historia de Carrie Barrett, quien en 2007 fue sometida a un cateterismo en una arteria obstruida. Por ese procedimiento le facturaron 12 dólares, que era lo que ganaba por hora en un supermercado. Pero nunca recibió la intimación de pago, y la demanda judicial, elevó su deuda a 33.000 dólares, más de lo que ganó en todo el año pasado. Por aquellas dos noches en el hospital, un juez la había condenado a pagar 100 dólares por mes hasta sus 90 años. En una emotiva ceremonia en su congregación religiosa, agradeció a Dios por la bendición recibida.

No se trata de un caso excepcional.  Según el diario de la American Medical Association, en 2017 los hospitales de Virginia demandaron a 20.000 pacientes por deudas y se registraron por esa razón 9.300 embargos de salarios.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. roberto dice

    No tienes vida Sanders.
    La mayoría de esas empresas y personas a las cuales quieres aplicarle un impuesto,son sionistas.
    Sabes que los sionistas no simpatizan para nada con ideas de ´´igualdad social´´,y tu contrincante Hilaria es uña y carne con el sionismo.
    Amanecerá y veremos,pero recuerda siempre que en la ´´democrácia hollywoodense´´que uds.tanto promocionan no existe ,una persona un voto,existe,el amiguismo,el interes de clase y todo aquello que perpetúa un sistema plutocrático como realmente es el yanki…..

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.