Mirá qué fácil que es

La música que escuché mientras escribía

 

El crítico musical del New York Times, Nate Chinen, publicó hace unos días un panfleto tipeado en su Smith Corona por Chick Corea, que solía entregarlo a quienes asistían a sus talleres. Se titula Buenos consejos baratos para tocar en grupo.

 

 

 

En traducción libre, dice:

  1. Tocá solo lo que escuchás.
  2. Si no escuchás nada, no toques nada.
  3. No dejes que tus dedos y miembros hagan cualquier cosa, colocalos deliberadamente.
  4. No improvises todo el tiempo: tocá algo con intención, desarrollalo o no, pero luego terminá y tómate un descanso.
  5. Dejá espacio, crea espacio, crea intencionalmente lugares donde no toques.
  6. Hacé que tu sonido se mezcle. Escuchá tu sonido y ajustalo al resto de la banda y la sala.
  7. Si tocás más de un instrumento a la vez, como un kit de batería o varios teclados, asegurate de que estén equilibrados entre sí.
  8. No hagas nada de tu música mecánicamente o solo a través de hábitos estereotipados. Elegí a propósito cada sonido, frase y pieza con elección.
  9. Elegí tocar lo que te guste, no decidas por lo que otra persona piense.
  10. Utilizá el contraste y equilibrá los elementos: alto / bajo, rápido / lento, fuerte / suave, tenso / relajado, denso / disperso.
  11. Tocá para que los otros músicos suenen bien. Tocá cosas que harán que la música en general suene bien.
  12. Tocá con el cuerpo relajado. Liberá cualquier tensión que crees.
  13. Creá espacio: empezá, desarrollá y terminá frases con intención.
  14. Nunca golpees ni aporrées tu instrumento: tocalo con suavidad y elegancia.
  15. Crea un espacio, luego poné algo en él.
  16. Usá la mímica con moderación, principalmente crea frases que contrasten y desarrollen las frases de los otros músicos.

Ahora que ya leíste el decálogo, escuchá cómo lo aplica el propio Armando Anthony Corea, a quien de chiquito la tía María lo tomaba de la mejilla y le decía Cheek, hasta que todos lo llamaron Chick, lo cual es un juego de palabras, porque puede entenderse como mejilla y como caradura. Cuando le pusieron su nombre a una calle, la tía, ya de 92 años y ciega, le susurró al oído:

—Sí, funciona. Chick, Chick.

 

 

 

 

Otro que escribió sus recomendaciones fue Thelonious Monk.

 

 

 

Lo que quiso decir es algo así:

  • Que no seas baterista no quiere decir que no tengas que llevar el ritmo.
  • Cuando tocás, golpeteá con el pie y escuchá la melodía en tu cabeza.
  • Dejá de tocar esa mierda de notas raras, tocá la melodía.
  • Hacé sonar bien al baterista.
  • Discriminar es importante.
  • Tenés que escarbar y escarbar para entrarle.
  • Todo bueno.
  • Saber siempre.
  • Siempre tiene que ser de noche, si no, no harían falta las luces.
  • Levantemos la tarima del grupo.
  • Evitar a los cargosos que hablan.
  • No toques la parte del piano, yo estoy tocando eso. ¡No me escuches, se supone que debo acompañarte!
  • El interior de la melodía (el puente) es lo que hace que el exterior suene bien.
  • No toques todo (o cada vez); dejá pasar algunas cosas. Alguna música que la imaginen.
  • Lo que no tocás puede ser más importante que lo que tocás.
  • Una nota puede ser minúscula como un alfiler o inmensa como el mundo. Todo depende de tu imaginación.
  • ¡Mantenerse en forma! A veces un músico espera un concierto y cuando llega, está fuera de forma y no puede hacerlo.
  • Swing, más swing.
  • ¿Qué deberíamos ponernos esta noche? ¡Lo más elegante posible!
  • Siempre dejalos c0n ganas de seguir escuchando.
  • Para empezar un concierto, sólo entrá a la sala.
  • ¡Esas piezas fueron escritas para tener algo que tocar y hacer que los tipos se interesen lo suficiente como para ir a ensayar!
  • ¡Tenés que hacerlo! Si no querés tocar, contá un chiste o bailá, pero en cualquier caso, ¡tenés que hacerlo! (A un baterista que no quería tocar un solo.)
  • Si creées que algo no se puede hacer, vendrá alguno que l0 hará. Un genio es el que más se parece a sí mismo.
  • Intentaron hacerme odiar a los blancos, pero siempre aparecía alguien y lo estropeaba.

Cuando se sentaba al piano, tocaba así.

 

 

 

 

 

 

¿Viste qué fácil que era? Aprendete los 16 consejos de Chick Corea y los 26 de Monk, invitá a unos amigos y después sentate al piano.

No me agradezcas nada. Vos te lo merecés.

 

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

13 Comentarios
  1. Maria dice

    gracias Horacio, en este tórrido domingo de febrero, gracias a la recomendaciones, que son ciertas todas y certeras, y a tus comentarios sobre la música, puede ser tolerada tu nota sobre la mafia que fue votada por estos lares.
    yo había leído las anteriores sobre este tema,

  2. Gabriel dice

    La tocada de Oslo que ud. eligió para ilustrar la genialidad de Monk fue justamente la pieza que me impulsó hace ya muchos años a tocar el piano.
    Lo más importante son las notas que no se tocan!
    Gracias don Horacio!

  3. Pablo Kofman dice

    Gracias, qué buena sorpresa!

  4. DD dice

    Si, pero le pega tan bien que es difícil darse cuenta.

  5. Susana dice

    Perdón pero es imposible no agradecerte el hecho de empezar así un domingo tórrido en BsAs.
    Estoy en algún lugar en EEUU de noche, afuera hace frío y me tomo algo mientras escucho a estos chicos que no saben nada…
    Abrazo.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.