MORALES SEPULTÓ A MACRI

“Cumplió un ciclo”, dijo el gobernador jujeño sobre el ex Presidente. Guiños a Rodríguez Larreta

 

En la etapa actual de la sempiterna grieta el gobernador jujeño Gerardo Morales busca un mejor futuro político con vistas a las elecciones presidenciales de 2023. Otea el horizonte para orientar su brújula política, que en los últimos tiempos parece imantada. Pasó del odio extremista al kirchnerismo a un moderado cariño al Frente de Todos-PJ, cambio que se explica no sólo por su futuro político sino por su instinto de supervivencia, que lo lleva mostrarse como “Albertista” de la primera hora aunque sin olvidar su rencor por el núcleo duro kirchnerista que incluye a la familia Kirchner, a Milagro Sala y a otros y otras.

El miércoles, en una nueva visita a la Casa Rosada, por primera vez Morales estuvo de acuerdo con la actual Vicepresidenta Cristina Fernández y pidió por el “diálogo” entre los distintos sectores: “Hoy más que nunca necesitamos la unidad de todos los sectores para que el país esté mejor. Hay que replicar lo de la pandemia en otros temas, aún en temas constitucionales”, aseguró luego de reunirse con el jefe de gabinete Santiago Cafiero, quien le confirmó un préstamo de 67 millones de dólares del Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE) que se destinará al ámbito educativo y será devuelto con las ganancias del Parque Solar Cauchari.

 

 

 

Conocedor de las hogueras de las vanidades y de las rencillas palaciegas de Juntos por el Cambio, Morales se corrió del lado macrista y busca ser acogido por el jefe de gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta.

Ante el temor de que la ciudadanía jujeña le enrostre una nueva derrota electoral en 2021, el gobernador aprovecha los operativos sanitarios para hacer campaña a favor de sus futuros candidatos a legisladores. Recorre el interior de la provincia en busca de votos mientras analiza si se acerca a la postura de algunos de eliminar las PASO y analiza la posibilidad de adelantar los comicios en Jujuy para el primer semestre del año.

El adelantamiento de las elecciones provinciales ya le dio resultado el año pasado: el 9 de junio consiguió la reelección a la gobernación. Si repite en 2021 se libera de tener que confrontar con el gobierno nacional y así puede mantenerse en la línea “albertista” que hasta ahora le dio resultado. Sabe que el kircherismo no le perdona su pasado y hará lo posible para que no tenga futuro.

Después del desempeño en pandemia Morales sabe que debe recorrer una vez más la provincia para levantar su imagen y con ella posicionar a los futuros candidatos de la versión local de Cambiemos. La pandemia le dio la excusa perfecta para salir a recorrer la provincia y arrancar con la campaña, a pesar de que todavía no hay candidatos definidos. Anduvo por los barrios con el programa Detectar, abrió oficinas del Registro Civil y tendidos de energía eléctrica e inauguró Entes de Desarrollo Productivo en los departamentos de Santa Bárbara y San Pedro.

Para seguir tendiendo puentes con el Frente de Todos, especialmente con el sector de Sergio Massa, y para no sufrir problemas financieros y económicos en los más de tres años que le quedan de gestión obligó a sus diputados nacionales –Jorge Rizzotti, Gabriela Burgos y Osmar Monaldi– votar a favor del presupuesto 2021. Este trío se sumó a las correntinas Ingrid Jetter y Sofía Brambilla, ambas del PRO, y el riojano Felipe Álvarez, que levantaron la mano a favor de la Ley de Leyes.

La Nación gastará en Jujuy en todo concepto unos 86.000 millones de pesos y hará una inversión de casi 6,7 mil millones de pesos en obras públicas, cuyos ejes serían: viviendas e infraestructura productiva, innovación y desarrollo, salud pública, educación y conectividad, inclusión social activa y gestión con perspectiva de género.

A cambio también logró junto a otras provincias tabacaleras que el gobierno nacional automatice los recursos del Fondo Especial del Tabaco (FET). Se reformó el artículo 2 de la Ley 25.465 para que los recursos de la recaudación del FET sean transferidos mensualmente y en forma automática por el Banco Nación a las provincias productoras de tabaco, aplicando los respectivos coeficientes de distribución.

Con esto el Frente de Todos se asegura que Morales y el correntino Gustavo Valdez aporten sus votos para la designación de Daniel Rafecas como Procurador General de la Nación y otras leyes. Más complicado será el debate por el aborto seguro legal y gratuito porque Burgos es una furiosa militante celeste, igual que Monaldi. Se desconoce la postura que adoptará Rizzotti. Los tres legisladores jujeños saben que por la jugada de su jefe político son cada día más parias en el interbloque de Juntos por el Cambio.

 

 

Del enojo a la mirada con cariño

En plena pandemia y antes de que Jujuy llegara al colapso sanitario y epidemiológico Morales se había enojado con Rodríguez Larreta, abiertamente, por no dejar entrar a la Ciudad Autónoma a un colectivo que había salido de Jujuy con hinchas de Independiente Medellín que pretendían ver el partido ante Boca el pasado 10 de marzo. Para el regreso a Colombia por vía terrestre le prohibieron la entrada a Bolivia y tuvieron que hacer cuarentena en La Quiaca. El 1° de abril Morales decidió enviarlos en un ómnibus con otras 47 personas (brasileños, peruanos, venezolanos y colombianos) a Buenos Aires para que se definiera su situación migratoria. El colectivo fue detenido antes del ingreso a CABA un día después y una de las mujeres que transportaba tenía fiebre. En el medio, además de montar en cólera contra Rodríguez Larreta casi genera un escándalo internacional con el gobierno de Colombia y de Perú, que pudo ser sofocado por el canciller Felipe Sola.

En una de sus últimas apariciones públicas, además de jubilar a Macri, Morales señaló que “Rodríguez Larreta tiene que participar de una interna en Juntos por el Cambio contra algún radical para ser el jefe político de la oposición y candidato a Presidente en 2023”.

Lejos del triunfalismo de su primera gestión, donde su única medalla fue el encarcelamiento de Milagro Sala y la persecución judicial contra la dirigente previa cooptación del Poder Judicial vernáculo “para recuperar el orden y la paz social”, Morales sabe que debe distanciarse de Macri y buscar un acercamiento con el jefe de gobierno porteño, que sigue siendo hoy por hoy la única alternativa contra el gobierno. Sabe también que debe mantener un equilibrio preciso para no perder su futuro. “Falta mucho por hacer en Jujuy pero no puedo ser reelecto por la actual Constitución. Por lo menos estaré contribuyendo en alguna construcción nacional, potente, de centro” pero sin Mauricio Macri que “cumplió un ciclo”, lo sepultó. “Creo que quiere seguir ocupando la centralidad y esa actitud hoy no le hace bien al PRO y tampoco a la coalición”.

 

 

La muerte de Palomares

El ex dirigente radical José María “Peto” Palomares, amigo personal de Morales y ex funcionario de su gobierno, apareció muerto el martes último en su casa de El Carmen. Su cuerpo fue hallado con una herida de bala en el paladar. Fuentes del Ministerio Público de la Acusación revelaron que las pericias realizadas indican que fue un suicidio y que se desconocen los motivos de tamaña determinación. Otras fuentes revelaron que estaba deprimido por cuestiones laborales y comerciales pero la versión no se pudo corroborar. En la causa interviene el fiscal Diego Cussel y todavía no se conoce el informe oficial de la autopsia.

Palomares era abogado, tenía 68 años, fue funcionario de la primera gestión del gobernador Morales, asesor electoral de la UCR desde los años ‘90 y si bien nunca ocupó cargos electivos fue una fuente de consulta habitual sobre estrategias legales. Fue presidente de la empresa Jujuy Energía y Minería Sociedad del Estado (Jemse), administradora estatal del Parque Solar Cauchari, inaugurado comercialmente a fines de septiembre. También se desempeñó como diputado provincial, fue convencional nacional y presidió la Convención Provincial de la UCR. Además fue apoderado del partido en diferentes ocasiones y formó parte de la Convención Nacional del radicalismo en Gualeguaychú que en 2015 determinó la alianza electoral con el PRO de Mauricio Macri.

El de Palomares es el segundo fallecimiento en menos de un mes en las filas del oficialismo jujeño. En octubre murió Miguel Ángel Giubergia, ex director del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) en Jujuy, a causa del coronavirus.

 

 

 

 

3 Comentarios
  1. EZE dice

    No entiendo Gerardo Amorales narco patron de jujuy, sigue recibiendo dinero de Nacion, despues de todo el daño causado a la democracia, la pcia esta endeudada y todavia tiene presos politicos

  2. Lujan dice

    Estas acciones de «panquequismo» desnuda el problema sociológico en sus columnas básicas : Educación y cultura del electorado. Mal endémico de la democracia.

  3. Aguatin dice

    Que asco convivir con semejante lacra!!!!!! Entretanto Milagro Sala sigue presa

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.