Muerto en custodia

Fue reducido por vecinos y entregado a la Policía. Apareció muerto.

 

Francisco Valentín Cruz, de 29 años, no soportaba la abstinencia al alcohol. El jueves 12, ya hablaba incoherencias. El viernes, llevado al hospital de Melchor Romero, en el límite entre Varela y La Plata, fue medicado con Clonazepam. A las diez de la noche, deliró otra vez: «me van a venir a buscar», gritaba. Le gritó a su hermana, que no lograba contenerlo, empujó todo y corrió fuera de casa, sobre la calle 1145 al 1700 de La Carolina, en Ingeniero Allan, el lejano sur.

No era la primera vez que se iba; alguna vez anduvo vagando durante quince días.

Esta vez, durante los primeros minutos del sábado, unos vecinos oyeron sus gritos incoherentes mientras parecía que intentaba entrar a una casa. El dueño y otros vecinos lo redujeron, maniataron y entregaron a los policías del Comando de Patrullas que asistieron por el llamado al 911.

No se supo más de Cruz.

El domingo a las 7 de la mañana, Esther Elizabeth, la hermana de Francisco, fue al Comando a preguntar. Recibió evasivas, cuando no, respuestas con mal talante. En la práctica «la echaron», comentó un allegado. 

Para saber cómo es la Policía en Varela, no es necesario militar en derechos humanos; alcanza con sobrevivir en los barrios más pobres o escuchar radios locales, como la Mestiza, de la Universidad Jauretche, que dio amplio espacio a su búsqueda.

 

Francisco Valentín Cruz.

 

A la vez que a los medios, las personas acuden a lo único que siempre tendrán a mano: el teléfono. La difusión en las redes sociales amplificó la búsqueda y la llevó a la tapa de los diarios Varela Al Día e Infosur. A partir de un recurso de hábeas corpus dispuesto por el Juzgado 5, los oficiales Sergio B. y Emanuel P., debieron explicar qué hicieron con Francisco:

—Lo llevábamos a la casa, pero en el camino nos dijo que ya se sentía bien. Se ubicaba en tiempo y espacio, a criterio; así que lo dejamos en la parada del 324.

El borracho abstinente que gritaba como loco y quería meterse en cualquier casa, de repente «se ubica en tiempo y espacio». 

Fue bajado en Villa Hudson, cuando lo llevaban a la casa en Allan, que es para el otro lado. Fue dejado en la parada; en medio del campo; de madrugada. ¿Qué colectivo anda a esa hora por esos lugares? Salvo que hayan supuesto que dormiría allí hasta que empezaran a circular los micros que lo llevarían gratis, porque Cruz, según el Parte Urgente al que tuvo acceso El Cohete, da cuenta la denuncia:

«… Que al momento de retirarse el ciudadano no llevaba tarjeta SUBE, ni D.N.I. NO posee aparato telefónico».

Ese documento firmado por el comisario de la Seccional sexta, Miguel Del Valle González, está en poder de la Dirección de Derechos Humanos municipal, a cargo de Guillermo Ñáñez, quien confirmó a este medio la intervención de su abogado Daniel Giaquinta, y que ellos alertaron a los gobiernos «de Provincia y Nación».

El martes 17, a las 13.30 hs, un baqueano denunció la aparición de un cadáver, barranca abajo de una vieja tosquera, entre el barro y la brea. 

Se ve que Cruz se cansó de esperar el micro y decidió irse a pie; o nadando, como Santiago Maldonado, aunque esta vez, en la brea.

Su cuerpo fue congelado en la morgue de Lomas de Zamora, mientras el Poder Judicial espera la autopsia sobre el cuerpo, que presentaba golpes en la panza. Desde la Fiscalía 2 de Varela, Mariana Dongiovanni separó de la investigación a la Policía Bonaerense, cuyas autoridades pasaron a disponibilidad a los policías del patrullero al igual que los otros dos que acudieron al llamado del 911, hasta tanto se averigüe si tuvieron alguna participación en la muerte.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

4 Comentarios
  1. M. B. Espinosa dice

    La policía de la Provincia de Buenos Aires (al menos la que circula cerca de donde vivo yo en el Partido de Escobar) no puede brindar servicios que den seguridad a la gente. No entiendo cómo ni porqué continúan insistiendo en mantener vehículos que son deplorables en su mayoría conducidos por personajes dignos de una película de Fellini como Amarcord. Es necesario y urgente cambiar la inercia que mantiene esta gente. Hay personas poco capacitadas y que por ejemplo en la oficina que corresponde a los derechos de la mujer y la familia, trabajan en pésimas condiciones de seguridad e higiene ellas mismas. No pudieron responderme cuando les pregunté acerca de la pantalla infraroja a gas que tenían prendida sobre sus cabezas. Para no pasar frío ellas (las policías) tenían una calefacción peligrosa a pocos metros. Trabajan mal, están poco capacitados.

  2. Matias Ortega dice

    Si los golpes en el estomago los dan los policias encubiertos. ojala se haga justicia.

  3. Roberto Carrigall dice

    Lamento la muerte de está persona y el accionar detestable de la policía respecto al ocultamiento de datos y paradero.
    De ahí en más comparar este hecho con el de Santiago Maldonado que murió ahogado en el río Chubut, por no saber nadar, hay una sideral distancia.
    Solo es mi opinión.
    Abrazo.

  4. José dice

    Muchas gracias por la nota y por cita de las fuentes.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.