MÚSICA PARA NO PENSAR

La música que escuché mientras escribía

 

Nacido un cuarto de siglo antes que Vivaldi, el violinista italiano Arcángelo Corelli influyó con sus sonatas para cuerdas y sus concerti grossi tanto en el Cura Rojo como en los alemanes Handel y Bach, lo cual no dice nada sobre la calidad de las respectivas obras.

Para Harold C. Schonberg, el crítico musical del New York Times durante los 30 años que van de 1960 a 1980, y el primero de la especialidad en ganar un premio Pulitzer, la música barroca es precursora del minimalismo del siglo XX, el de Philip Glass y John Adams. Según su despiadada lectura, los típicos conciertos de Vivaldi, Corelli, Locatelli o Geminiani carecen de personalidad e imaginación. «Progresan en patrones melódicos secuenciales y predecibles», de modo que un oyente puede comenzar en cualquier punto y prever lo que sigue. «Como tal, es música de fondo. Tal vez esto explique su tremenda popularidad a comienzos de la década de 1950. Parte de la atracción de la música barroca es que no hace falta pensar mientras se la escucha». Su vitriólica opinión concluye así: «Su excusa para existir es que envuelve al oyente en un sonido inocuo, se mueve para arriba y para abajo sin realmente decir nada. Diddle, diddle, diddle; diddle, diddle, diddle. Y, para quienes no tienen un oído musical sofisticado, existe la ilusión de estar expuestos a la ‘música clásica’ e incluso de gustarles. Después de todo, ¿qué habría de desagradable en este enorme e insípido campo de nada?».

La semana pasada nos empalagamos de Vivaldi. Hoy empezamos con una sonata y un concierto de Corelli.

 

 

 

 

 

Luego, el Laberinto Armónico de Pietro Locatelli.

 

 

 

 

Y terminamos con un dúo para violines de Francesco Geminiani.

 

 

 

 

Ahora que sabés todo esto, podés decidir con libertad si te gusta, como a mí, o te produce el mismo rechazo que a Schonberg, quien tiene el tino de excluir de su reprobación justamente a Händel y Bach.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí