NEGRAS BOLSAS REPUBLICANAS

El ataúd de Herminio Iglesias se reencarnó en las protestas ante la Casa Rosada

 

La oposición se manifestó el sábado por la tarde, en la Plaza de Mayo, frente a la residencia presidencial y en varias capitales del interior. El magro número fue compensado por la exasperación generalizada. Junto con una mayoría de septuagenaries autoconvocades, participaron les agitadores del macrismo duro y puro: Luis Brandoni, Hernán Lombardi, Patricia Bullrich, Florencia Arietto, Waldo Wolff, Fernando Iglesias y el zigzagueante Cristian Con Dios y con el Diablo Ritondo. En Olivos los manifestantes se tomaron a golpes y empujones con un grupo pequeño pero bien organizado de sindicalistas de la CGT Zona Norte, que desde un camión de correo difundieron la marcha de los muchachos peronistas. Pero también zamarrearon al movilero de A24 Fabián Rubino, quien dijo que en 32 años de oficio nunca había vivido una situación similar. En la Plaza de Mayo, los manifestantes dispusieron una docena de bolsas mortuorias con los nombres de dirigentes sindicales, de derechos humanos y del gobierno nacional. Primero los colgaron de las rejas que rodean la Casa Rosada, luego los dispusieron sobre la vereda. La performance fue firmada por  «Unión Republicana» y «Jóvenes Republicanos», que se definen como corriente interna del PRO, en favor del capitalismo y el libre mercado.

 

 

El ataud de Herminio Iglesias se reencarnó en negras bolsas republicanas.

 

 

La web de Perfil hizo su propia instalación: junto a la foto mortuoria colocó una del ex Presidente Maurizio Macrì, con su tuit celebratorio:

 

 

En cambio, el Presidente Alberto Fernández repudió la performática mortuoria como expresión antidemocrática.

 

 

En la Plaza de Mayo fue agredido otro movilero de la misma señal A24, de nombre Pablo, pero cuando quiso poner el micrófono cerca de quienes lo insultaban, desde el estudio le indicaron que no lo hiciera, porque no daría una buena imagen de los manifestantes. El editorialista Angel Etchecopar no pudo concluir una entrevista en el mismo lugar por los insultos de un joven furioso al que calificó como golpista. En un programa previo, Etchecopar había dicho que Horacio Rodríguez Larreta le ofrecía dinero a periodistas en el bar Pizza Cero. El relator de fútbol Alejandro Fantino intentó pararlo, «porque estás al aire, quiero cuidarte». Pero Etchecopar continuó el relato, con el ofrecimiento que el alcalde le hizo a él.

 

 

 

 

 

Al cierre de esta edición ni esta confidencia de Etchecopar, ni la reencarnación del ataúd de Herminio Iglesias en negras bolsas republicanas merecieron escándalo en los grandes medios y nadie de la dirigencia opositora respondió a la solicitud presidencial  de repudiar ese acto de barbarie.

Luego del golpe de 1955, Arturo Jauretche dio una palabra definitiva sobre el origen de tanto odio.

 

 

 

 

Y en 1969, en la 3ª edición de Operación Masacre, Rodolfo Walsh escribió: “La clase que esos gobiernos representan se solidariza con aquel asesinato, lo acepta como hechura suya y no lo castiga simplemente porque no está dispuesta a castigarse a sí misma”. Su juicio se había hecho más amargo: “Dentro del sistema no hay justicia”. Concluía con un retrato de “la oligarquía, dominante frente a los argentinos y dominada frente al extranjero. Que esa clase esté temperamentalmente inclinada al asesinato, es una connotación importante que deberá tenerse en cuenta cada vez que se encare la lucha contra ella. No para duplicar sus hazañas, sino para no dejarse conmover por las sagradas ideas, los sagrados principios y, en general, las bellas almas de los verdugos”.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí