No llores por mí, Argentina

La emoción presidencial agrega un elemento con el cual revitalizar el marketing electoral

 

Lo indignante no es Macri. Ni siquiera el llanto de emoción que el Presidente exhibió en el cierre del espectáculo Argentum, con el que obsequiaron a los líderes del G20 en el Teatro Colón. Lo indignante es la utilización política permanente que el círculo rojo está siempre atento a realizar de Macri. Eso a pesar de la utilización política de Macri ejercida por el propio Macri y su entorno más próximo.

Para dejarlo en claro. Macri es Macri, incluso en medio de crisis emocional de llanto. Fue el dramaturgo francés Jean Anouilh quien señaló que “uno no puede llorar por todo el mundo, está más allá de la fuerza humana; uno debe elegir por quién llorar”.

No es que el Presidente no pueda emocionarse. Pero en una Argentina con hambre y desempleo donde lo peor de la crisis no ha pasado y donde la deuda externa será una carga que limitará la recuperación, hubiese sido preferible registrar algún gesto presidencial que tuviese en cuenta esta realidad. Y que ese gesto, en lugar de ser simbólico, hubiese sido real a través de la negociación del presupuesto, las condiciones en las cuales se tomó el préstamo del FMI, las políticas domésticas en materia de salud, educación, actividad económica, tarifas, combustibles, vivienda, desarrollo social, etc. Los problemas que atraviesa la Argentina en materia social y económica son producto de las políticas que Cambiemos implementó cuando llegó al poder. A nadie escapa que algunas de estas cuestiones, sobre todo financieras, no eran nuevas. Pero habrá que aceptar que se han profundizado, con un agravante: la desigualdad y la pobreza crecen como consecuencia de esas decisiones.

Pero la indignación puede llegar por otra vía. La moderna gala en el Colón se basó en una sucesión de números de baile que alternaron el folklore con música moderna. La nota de color la dio Macri, que al finalizar el show no pudo evitar romper en llanto de la emoción mientras los músicos festejaban al grito de “Argentina”. El momento ocurrió ante mil invitados, entre comitivas oficiales, funcionarios, personalidades y periodistas argentinos. Macri y Juliana Awada estaban en el Palco Presidencial, rodeados de los líderes del foro. De pie, mientras aplaudía, las lágrimas de Macri llamaron la atención de su esposa y del mandatario porteño, Horacio Rodríguez Larreta. En un gesto inédito, la canciller alemana Angela Merkel lo consoló.

Lo sorprendente es la forma en la cual el mecanismo electoral, que es el andamiaje que forjaron hace años los principales sectores del poder económico en la Argentina, se puso nuevamente en marcha. Las lágrimas de Macri hicieron de puntapié instantáneo. El titular del Sistema Federal de Medios y Contenidos Públicos, Hernán Lombardi, afirmó que “Macri se emociona, pero hoy estaba realmente emocionado, por esa sensación de que los argentinos podemos”, sostuvo, y dijo que a la canciller alemana Angela Merkel también le brillaban los ojos al finalizar la función.  Lombardi añadió que “cuando toda la platea comenzó a cantar, ‘Argentina, Argentina’ fue un momento muy emocionante para todos (…) Había mucha emoción contenida”.

La televisión pública se encargó de difundirlo. Pronto otras señales lo hicieron también. Las radios se subieron a la ola. Las imágenes —y su correspondiente interpretación— circularon por las redes sociales. Se sumaron las palabras de otros funcionarios. Los equipos de comunicación de Marcos Peña empezaron a viralizar las imágenes y el propio Macri tuiteó un breve corto con su emoción. Los trolls de las redes sociales bajaban interpretaciones, todas fundadas en la sensiblería. Aquí y allá varios editorialistas se molestaron en hacer columnas para subrayar el gesto. Hubo directivos de los principales medios que se decidieron a expresar lo que habían vivido. Empresarios que elogiaron el gesto. Y otros que leyeron en esa emoción a un Macri “más humano”. Algunos hablaron de “liberar las tensiones del poder”, otros del “renacimiento del gobierno” o de la “redención” que significó, “después de un año durísimo”.

El llanto fue un salvoconducto, una especie de señal de largada, materia prima para una maquinaria ansiosa por salir a rodar con la campaña electoral cuando la economía no da señales que justifiquen ese consumo de energía, dinero y tiempo. Hay sectores de la economía que han ganado millones de dólares en los últimos años y no quieren que Macri se vaya del poder. Ni siquiera están dispuestos a aceptar que alguien como María Eugenia Vidal asuma esas responsabilidades. Lo quieren a Macri. El mismo Macri que llegó al poder a fines de 2015 y que con gestos de ilusionismo y algo que roza el fraude electoral fundado en promesas, llegó a la presidencia. Más viejos, más experimentados, e incluso más permeables que nunca a los dictados del Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial, los intereses económicos que financiaron la campaña de Macri vuelven a sacar las cuentas y parecen estar dispuestos a solventar la nueva aventura. Sobre todo, si a ese Macri se le puede sumar algo nuevo, inspirador y nuevamente ambiguo: por ejemplo, algo de humanidad y emoción.

 

 

11 Comentarios
  1. VICTOR BYRNES dice

    Recuerdo la foto de mundial 78 en GENTE con la junta infame gritando los goles de la final y un titulo¨como un hincha mas¨,tambien hablaban del lado humano,liberar tensiones de la responsabilidad,la culminacion de una consagracion que anunciaba el inminente despague,etc.40 Años despues, el mismo maquillaje.

  2. LIA dice

    Me parece una genialidad hacer dos obras al mismo tiempo, “Argentum y Plastic Pinochio”, que cada vez que miente le crece la cuenta en el paraíso. Este es el peor trabajo de Geppetto que he visto en mucho tiempo, eso sí, con garantía de 4 años con opción a ampliar por un módico precio, muy módico al alcance de todis y todus.

  3. carlos sanchez dice

    PAÍS DE REBOLLUDOS!!!ESE NO LLORA NI POR LOS HIJOS!!!!

  4. Susana Lacunza dice

    Hasta los
    Tiranos lloran

  5. Susana Lacunza dice

    Hasta los tirano también lloran

  6. ram dice

    Me dirán que soy un prejuicioso pero no le creo, alguien le pisó un callo o marquitos le rallaba cebollas o….. vaya uno a saber qué pero, ¿emoción?, vamos, ya somos grandes, tratemos de ser adultos….

  7. Susana lares dice

    Macri no me conmueve, macri no puede ser reelegido, porque no escucha al pueblo. Tiene un casete en la cabeza y no sale de ahí.

  8. Carlos María Fernández dice

    A mí me indigna también, primero me indigna que me indigne, esta indignación por algo ya bien sabido me hace perder tiempo. Luego me indigna que quienes muestren lo sensible que es el presidente dispongan del 90% de los medios. (En una memorable mesa de Mirtha, la inmediata posterior a conseguir el título del ’78, la estrella popular mencionó que a Videla se le había caído una lágrima en los festejos…). Porque si los “fierros mediáticos” estuvieran más equitativamente repartidos que cada cual diga lo que quiera. Luego me indigna lo inequitativamente que están repartidos o apropiados los recursos económicos que sostienen a los medios que forman parte de ellos o son sus voceros. Luego me indigna que la democracia capitalista sea la dictadura de la burguesía. Trato de consorlarme, pienso en el Bhagavad Gita (“buscar la inacción en la acción y la acción en la inacción), luego trato de entusiasmarme: lo bueno de que exista un oligopolio mediático es que ellos no necesitan bombardear la Plaza de Mayo, fusilar, proscribir, desaparecer… Ocurre, pero selectivamente, y el número importa: no es lo mismo que a unos padres les maten a sus cinco hijos o a uno de ellos (¿o es lo mismo?). Finalmente, me indigno con mi deseo de no indignarme y termino indignándome con todo.

  9. lorna dice

    El llanto a veces , puede ser un “inifght”, obviamente no lloraba por Argentina, ni por la señora que trabaja en su casa para que parezca limpia; lloraba por él, porque se dio cuenta que de esto donde se metió, no hay forma de retroceder, es que un psicópata narcicista, suele no calcular los riesgos, al mejor cazador se le escapa la liebre, ya no hay liebres para él, es el último de la fila y no estaba calculado, fue usado por trump para que su mensaje llegue el presidente chino y oportunamente se le devolverá el “favor”, por el presidente chino así se mueve el hampa….es el bufón del reino, aunque se sienta Napoleón Bonaparte.

  10. Gaspar dice

    Copio este fragmento que Benjamin toma de Herodoto, creo que complementa muy bien la nota.

    Cuando Psamenito, rey de los egipcios, fue derrotado por el rey persa Cambises, este último se propuso humillarlo. Dio orden de colocar a Psamenito en la calle por donde debía pasar la marcha triunfal de los persas. Además dispuso que el prisionero vea a su hija pasar como criada, con el cántaro, camino a la fuente. Mientras que todos los egipcios se dolían y lamentaban ante tal espectáculo, Psamenito se mantenía aislado, callado e inmóvil, los ojos dirigidos al suelo. Y tampoco se inmutó al ver pasar a su hijo con el desfile que lo llevaba a su ejecución. Pero cuando luego reconoció entre los prisioneros a uno de sus criados, un hombre viejo y empobrecido, sólo entonces comenzó a golpearse la cabeza con los puños y a mostrar todos los signos de la más profunda pena.
    Esta historia permite recapitular sobre la condición de la verdadera narración. La información cobra su recompensa exclusivamente en el instante en que es nueva. Sólo vive en ese instante, debe entregarse totalmente a él, y en él manifestarse. No así la narración pues no se agota. Mantiene sus fuerzas acumuladas, y es capaz de desplegarse pasado mucho tiempo. Es así que Montaigne volvió a la historia del rey egipcio, preguntándose: ¿Por qué sólo comienza a lamentarse al divisar al criado? Y el mismo Montaigne responde: «Porque estando tan saturado de pena, sólo requería el más mínimo agregado, para derribar las presas que la contenía.» Eso según Montaigne. Pero asimismo podría decirse: «No es el destino de los personajes de la realeza lo que conmueve al rey, por ser el suyo propio». 0 bien: «Mucho de lo que nos conmueve en el escenario no nos conmueve en la vida; para el rey este criado no es más que un actor.» 0 aún: «El gran dolor se acumula y sólo irrumpe al relajamos. La visión de ese criado significó la relajación.» Herodoto no explica nada. Su informe es absolutamente seco. Por ello, esta historia aún está en condiciones de provocar sorpresa y reflexión. Se asemeja a las semillas de grano que, encerradas en las milenarias cámaras impermeables al aire de las pirámides, conservaron su capacidad germinativa hasta nuestros días.

  11. Lorena dice

    Macri es el verdadero gato chino,todo le sale bien , no tiene oposición sino amigos hasta Cristina lo apoya así que hay gato chino para rato.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.