«Yo lo bendigo, pero deje de gobernar para los ricos»

Con abucheos y hasta protestas del Obispo fue recibido Macri en Humahuaca.

El obispo Pedro Olmedo comenzó a ser conocido afuera de Jujuy durante los ’90, cuando encabezaba las primeras marchas de los trabajadores estatales en la pre-historia de los movimientos sociales. El viernes ofició su última misa en Humahuaca antes de jubilarse ante Mauricio Macri y Gerardo Morales. “Dejen de gobernar para los ricos, que ayuden a los pobres”, le dijo al saludar al presidente. “No persiga a los pobres porque son los que trabajan, los que pagan impuestos». Todavía no había llegado el trago todavía más amargo: en las puertas de la Iglesia La Candelaría, el pueblo esperaba para abuchearlo.

El gobierno no registró fotos con el padre Olmedo. Acá está el obispo de Jujuy, también presente en la ceremonia.
(Foto y Fuente: El Expreso de Jujuy)

La prelatura de Humahuaca cumplía 50 años. Olmedo no estaba solo sino con el obispo de San Salvador, Jorge Fernández. Según relata una crónica del diario El Expreso de Jujuy, Olmedo leyó una carta del Papa Francisco antes del ingreso de Macri. En la carta, Berglogio saludaba especialmente a los humahuaqueños por los 50 años de Prelatura y resaltaba la necesidad de comprometerse con los sectores más necesitados, los chicos para incluirlos en el futuro de la Nación. En ese momento, solo estaba el intendente local Lito Herrera.

«Mientras Olmedo hablaba, ingresó a la Iglesia de la Candelaria el presidente Mauricio Macri acompañado por el gobernador Gerardo Morales y una gran comitiva de funcionarios y dirigentes políticos locales y nacionales. Apenas lo hicieron, la custodia presidencial bloqueó la puerta y la llamada casa de Dios quedó inaccesible para la gente que venía por detrás. En ese momento el Obispo Olmedo tuvo su primera intervención por la gente, cuando en alta voz se dirigió a los custodios diciéndoles:
–El presidente dice que se permita ingresar a la gente.

Los custodios se hicieron a un lado, y el salón de la Iglesia se llenó. Olmedo, entonces, siguió con la homilía dirigida a hablar del compromiso de Iglesia y sus fieles con la gente que menos tiene. Volvió a pedir a los gobernantes ese mismo compromiso y fue mucho más directo cuando se dirigió al presidente Macri: “Yo lo bendigo, pero antes tengo que hacerle un pedido: deje de gobernar para los ricos; la gente pobre necesita más de los gobiernos. Y aquí se persigue a los pobres, que pagan sus impuestos y les cuesta vivir, en cambio se defiende a las mineras que no pagan nada a la Municipalidad y extraen toda la riqueza de la madre tierra”.

«Los omaguacas somos descendientes indígenas: Macri más educación». Con una bandera y fuertísimos silbidos, los habitantes de la comunidad jujeña de Humahuaca salieron a la calle a protestar por la presencia del presidente. «¡Que se vaya! ¡Qué se vaya!», cantaron. Mauricio Macri viajó a la provincia de Gerardo Morales por sexta vez. En este caso, la agenda incluyó inauguración de dos zonas francas, supervisión de obras a las casas devastadas del Volcán, partido de fútbol en la cancha más alta del mundo y una visita la iglesia de la virgen de La Candelaria en Humahuaca. Ahí, en la entrada de La Candelaria, la fue la población del lugar la que le salió al paso.

 

 

Milagro Sala siguió las imágenes desde su cárcel casa de La Ciénaga. «Mientras desborda el río Pilcomayo en Salta –dijo–, Macri está jugando un fútbol con Morales».

 

 

2 Comentarios
  1. Pablo Mezquita dice

    Los fariseos son irreconciliables con los de a pie.

  2. Elena Laizerovich dice

    Es increíble pero no lo quieren en ningún lado!! Será el mejor presidente de los últimos 50 años???

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.