OCURRIDO Y OCURRENCIAS

Un consejo al Presidente: Cadena Nacional, sin gritar ni bajar línea

 

Hace unos días me enteré que la Corte Suprema de Justicia me sobreseyó en una mega causa. Lo curioso es que nunca me enteré de que yo estuviera procesado en causa alguna. Nunca se me notificó ni fui llamado a declarar.

Hurgando en mi memoria recordé que allá por el año 2002 un pícaro le inició una causa a la Sociedad General de Autores (ARGENTORES) con la pretensión de rapiñarle unos mangos. Por esos vericuetos de la justicia la causa llegó a la Corte y el presidente de turno de Argentores caía en la volteada. Fue mi caso, entre otros cuatro titulares de la entidad que fueron ocupando el cargo a lo largo de los años.

En fin: un aprovechador intentó robarle a una entidad.

Pasaron 19 años, pero… ¡Se hizo justicia!

 

***

 

Si yo fuera asesor del Presidente le diría:

“Alberto, no le haga asco a la Cadena Nacional. Sé que tiene mala fama, pero es un problema de estilo. Elija una hora que no joda a los indiferentes. Póngale hora de inicio y de terminación. Por ejemplo; sábados de 10 a 10.30. No grite, no baje línea, háblenos como si se dirigiera a sus alumnos de la facultad».

“Por ejemplo, no deje de recordar, con cifras, el descalabro macrista. Explique la fuga de capitales e identifique a los responsables. ¿Cómo se produce? ¿Por qué no se soluciona? Hay mucha gente que no sabe que hay 400.000 millones de dólares de argentinos depositados en el exterior. Es una actitud antipatriótica. Señale la responsabilidad de los poderosos. ¿Usted escuchó a un hombre o a una mujer del común de la gente criticar a los empresarios por la situación del país? ‘Dan trabajo; tienen plata, por eso no roban’. Los culpables de todo son los políticos, que sí roban’”.

 

***

 

¿Qué problemas padecería el pueblo si la Argentina no pagara la deuda con el FMI?

Un vecino del barrio me dijo:

–Soy hincha de River pero también odio a Boca. Es más, me alegra más que pierda Boca a que gane River.

Me hizo acordar a los militantes de Cambiemos.

Pocas veces como hoy queda claro quién manda en la Argentina. El gobierno nacional y popular tiene que adaptarse a las reglas que impone el poder real. No es novedad. Cristina Fernández reveló que durante su mandato su poder no superaba el 25%.

El periodista Adrián Murano contó que, en tiempos de Alfonsín, el fiscal Ricardo Molinas (un cruzado de la justicia) investigaba a uno de los poderosos cuando el Presidente lo mandó llamar y le pidió que dejara el caso porque se trataba de un importante exportador.

El fiscal, enojado, se lo contó al periodista.

Y eran Cristina y Alfonsín.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí