ODIO Y AMOR DE MARTHA ARGERICH

La música que escuché mientras escribía

 

Una frase intrigante que se le atribuye a Martha Argerich es que ama tocar el piano pero odia ser pianista. También puede desconcertar lo que le dijo a Diego Fischerman cuando la entrevistó para la revista Socompa en 2019: «Me hubiera gustado ser médica». En la misma nota dijo que odia las versiones integrales de un compositor, que es lo que piden las compañías grabadoras, porque es perezosa y poco metódica, y que le aburre oírlas en los conciertos. Y en el siguiente párrafo contó con entusiasmo su placer al grabar todas las Sonatas para violín y piano de Beethoven, con Gidon Kremer, y, en dos días, todas las Sonatas para cello y piano, con Mischa Maisky. Odio y amor.

Niña prodigio, su primer recital público fue a los 4 años, en 1945, el año bautismal del peronismo. Sus padres fueron dirigentes estudiantiles en Ciencias Económicas, él de la UCR y ella del Socialismo, ambos convencidos antiperonistas,  aunque la madre «no era tan crítica con el peronismo como papá, porque estaba de acuerdo con algunas de las cosas que había hecho Perón, como la jubilación, el voto femenino o que los trabajadores del campo fueran tratados con mayor dignidad».

A sus 12 años, después de tocar en el teatro Colón, Perón la citó en la residencia presidencial.

¿Adónde te gustaría ir, Ñatita? —le preguntó el reciente viudo.

—A Viena, para estudiar con Friedrich Gulda.

Según su recuerdo, a Perón «le gustó que no quisiera ir a Estados Unidos. Lo más cómico fue que mi mamá, para congraciarse, le dijo que a mí me encantaría tocar un concierto en la UES. Y parece que yo debo haber puesto una cara bastante reveladora de que la idea no me gustaba porque Perón le empezó a seguir la corriente a mamá, diciéndole ‘por supuesto señora, vamos a organizarlo’, mientras me guiñaba un ojo y, por debajo de la mesa, me hacía con un dedo que no. Él la estaba cargando a mamá y a mí me tranquilizaba. Se dio cuenta de que yo no quería. Fantástico, ¿no? Y le dio un trabajo a mi papá. Lo nombró Agregado Económico en Viena. Y a mamá le dijo que le parecía que ella también era muy inteligente, emprendedora y capaz y le consiguió otro puesto en la Embajada. A ninguno de los dos le hizo mucha gracia que yo pudiera ir a estudiar y que ellos consiguieran trabajo en el exterior gracias a Perón».

Así comenzó una impresionante carrera internacional, en la que Marthita (como la llamaron desde entonces y cómo ella misma se sigue mencionando a los 81 años) ganó todos los premios y concursos habidos y por haber y es considerada como una de las mejores pianistas del mundo en los siglos XX y XXI, comparada con la legendaria Clara Schumann.

Su gran amigo Daniel Barenboim es unos meses menor que ella. Dio su primer concierto a los ocho años y a los diez se fue de la Argentina. Pero ambos vuelven en forma regular y aquí son ídolos absolutos. Un rasgo en común entre ellos es la ayuda que prestan a los jóvenes que recién comienzan. Aquí podés ver un concierto que dieron a cuatro manos con la orquesta West Divan, creada por Barenboim y el fallecido escritor Edward Said con músicos israelíes y palestinos.

Además de sus respectivos repertorios clásico, romántico y moderno, no se olvidan del tango. Acá tenés una muestra de cómo lo interpreta Marthita Argerich, con esta selección que intenté ordenar en forma cronológica. En varios de ellos la acompaña Eduardo Hubert, otro pianista argentino que vive en Europa pero no olvida sus raíces. También hay un tema interpretado en el festival Experiencia Argerich por Luis Bacalov, el pianista, compositor y director argentino nacionalizado italiano que ganó el Oscar a la mejor música por su composición para El cartero.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Con Misha Maisky y Gidon Kremer interpreta aquí el Tango Pathetique, que Igor Stravinsky compuso en 1940.

 

 

 

 

Y de yapa esta Oda a Mercedes Sosa, de Daniel Zuker, grabada en Japón en 2019 con el Coro Kashinomi, que dirige Seiko Hamano, al cumplirse diez años de la muerte de la tucumana.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí