Para educar a los sindicatos

La “Ley Micaela” en las organizaciones gremiales

 

Como muchos otros espacios de la sociedad civil, los sindicatos son comandados en su mayoría por varones y responden a conductas patriarcales arraigadas. La diputada del Frente de Todxs y sindicalista Patricia Mounier presentó un proyecto de resolución para invitar a las centrales de trabajadores y trabajadoras a adherir a la “Ley Micaela”, e incentivar la capacitación sobre violencia de género en las organizaciones gremiales. La propuesta ya tiene una veintena de firmas de diputadxs que acompañan la iniciativa.

“Aún existe una injusta diferencia de participación entre hombres y mujeres en todos los espacios de decisión y, también, en los ámbitos sindicales, ya sea por las funciones que cumplen o por los cargos que ocupan. Se nos exige demostrar la capacidad e idoneidad para ocuparlos. Necesitamos trabajar para que haya más mujeres y disidencias en los lugares de toma de decisiones y para que no sea un recorrido difícil a la hora de acceder a esos espacios”, explica Patricia a LATFEM. Patricia es dirigente nacional del gremio de educación, SADOP.

Aún no está definido por qué comisiones pasará, pero se estima que serán las de Género y Trabajo. Al ser un proyecto de “resolución”, no modifica ninguna normativa, es decir no será algo “obligatorio” que ponga en cuestión cualquier otra legislación. Por lo tanto, será, más que nada, voluntad de los sindicatos en conjunto con la militancia de las feministas sindicalistas.

Desde su sanción en 2018, la Asociación Bancaria es el único sindicato que adhirió a la Ley Micaela, que obliga a los tres poderes del Estado a formaciones en perspectiva de género y violencias machistas. La secretaria de géneros de la Bancaria es Claudia Ormachea, que también actualmente ocupa una banca como diputada.

“Me parece que justamente es un espacio que hay que ampliar a otros sectores. Y en el espacio gremial, más allá de que hay algunos antecedentes de capacitación promovidos por las propias compañeras, por las propias dirigentes gremiales es un espacio que hay que deconstruir fuertemente y en forma urgente, porque obviamente a las mujeres nos cuesta militar en los espacios gremiales, nos cuesta llegar a los espacios de toma de decisiones, nos cuesta llegar a todas las secretarías y a todos los espacios que componen los consejos directivos de los gremios”, aclara la diputada Mounier. Y agrega: “Siempre estamos relegadas a cumplir funciones en espacios relacionados con los cuidados en las llamadas ‘secretarías femeninas’, como la Secretaría de Acción Social, la Secretaría de la Mujer, la Secretaría Administrativa y nosotros entendemos que debemos irrumpir de manera fuerte en los espacios gremiales para poder participar en la toma de decisiones, fundamentalmente, y poner en los gremios una agenda feminista. Claramente, si no la promovemos y la difundimos nosotras en los gremios, no va a haber agenda que reclame los derechos de las mujeres y las diversidades. Me parece que empezar con la capacitación de la Ley Micaela es una buena oportunidad para formarnos, para prepararnos para debatir y fundamentalmente para posicionarnos con perspectiva de género en un montón de situaciones que estamos viviendo los y las trabajadoras, pero especialmente las trabajadoras, en estos momentos también de pandemia, donde vemos complicados nuestros trabajos mezclados con las tareas de cuidado y las tareas del hogar. Y me parece que eso es lo que hay que trabajar fuertemente”.

La ley es un acto de memoria y justicia feminista: se llama Micaela por Micaela García, una joven de 21 años que fue asesinada en Gualeguay, en la provincia de Entre Ríos. Desde su promulgación, todas las provincias han adherido. Tucumán fue la última es sumar su adhesión.

 

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.