Perón, Cristina, Van der Kooy y Pagni

Clarín y La Nación al rescate de un tribunal parcial que está pronto a condenar a la Vicepresidenta

 

Primero fue Clarín, por medio de su columnista Eduardo Van der Kooy. Luego La Nación, a través de Carlos Pagni. Ambos atacan a Cristina y defienden al miembro del tribunal que la juzga, Rodrigo Giménez Uriburu. Ambos citan una nota de El Cohete, en la que me referí al juez. Se dividen la tarea: Van der Kooy, por lo que escribí del padre del juez, Pagni, por lo que me atribuye sobre la esposa del magistrado.

La originalidad de Pagni es que no cita mi nota, sino el rebote en un portal con el que no tengo ninguna relación, que reprodujo un borrador que estuvo online unas horas en la madrugada del domingo 28. Yo descubrí antes que Pagni que había un error y suprimí el párrafo en que confundía al abuelo de la esposa de Giménez Uriburu, Josefina Hornos. No es Armando Manuel, sino Gaspar Roberto Hornos, ambos coroneles del Ejército, pero el primero partícipe en la masacre de Margarita Belén y el segundo funcionario de Illia en YPF.  Cuando explica por qué puso el link a ese portal y no a El Cohete, Pagni dice que borré el párrafo porque era mentira. Curiosa interpretación. Nadie detesta más el error que quien lo comete, y por eso me apresuré a enmendarlo. Si la intención hubiera sido mentir, lo habría dejado.

Tanto Van der Kooy como Pagni me apuntan a mí pero su objetivo es Cristina, porque sin citar la fuente mencionó algunos datos de mi nota. El columnista de Clarín dijo que cuestioné al juez por «portación de apellido», al señalar que su padre, el capitán de navío Héctor Giménez Uriburu,  ocupó cargos cercanos a Leopoldo Galtieri y Reynaldo Bignone. ¿Qué tendría que ver su hijo, el juez del TOF2, con todo eso?”. Pagni interpreta que Cristina dice:  “No me puede juzgar este juez porque es hijo de un jefe de ceremonial de Galtieri y de Bignone”. Pagni va más allá y cree probar la autonomía del juez «respecto de las vinculaciones funcionales de su padre», por la condena que pronunció contra Bignone  por los crímenes en el Hospital Posadas.

Es un ingenioso sofisma. Lo que informé y tanto Van der Kooy como Pagni callan, no fue la simpatía o antipatía del capitán Giménez por su ex jefe militar, sino la diatriba que el progenitor del juez publicó en el sitio de la Liverpool administrado por el juez, sobre los hechos y las personas que juzga el juez. No el pasado, sino el futuro:

  • “Cristina Fernández de Kirchner, malversó, robó y estafó”.
  • “Existe una tonelada de pruebas».
  • “Yo la quiero ver sentada frente a jueces que la interrogan.  ¿Dónde está la plata? ¿Y qué posibilidad hay que los corruptos vayan presos y devuelvan lo robado?”

Agregué que también la madre del juez, María del Luján Lamon de Giménez Uriburu, cree que “ser peronista es ser delincuente”,  que “no podés ser peronista y una buena persona. No se puede adorar como adoraban a ese señor que era un degenerado, nunca tuvo una familia normal, una esposa normal”. Llegó a deplorar que Dios hubiera permitido “que tuviéramos un Papa peronista”.

La definición de la madre del juez coincide con la de los delegados de Aramburu y Rojas en la Corte Suprema de Justicia. El decreto ­ ley 5148 del 9 de diciembre de 1955 dispuso la inversión de la carga de la prueba y la exclusión de pruebas testimoniales en la causa contra Perón. Esto “entra en el ámbito de los poderes normales del legislador­” y no es inconstitucional, convalidó aquella Corte de jueces sin acuerdo del disuelto Senado.

En 1998, la más alta Corte de Justicia de Gran Bretaña decidió por mayoría que como ex jefe de Estado de Chile, Augusto Pinochet no gozaba de inmunidad por delitos cometidos durante su presidencia. Pero ese juicio fue anulado, porque la defensa del ex dictador planteó que la esposa de uno de los jueces, Lord Leonard Hoffman, era colaboradora de Amnesty International.

Si la colaboración de la esposa del Lord Hoffman con un organismo de derechos humanos llevó a anular el juicio y repetirlo con otro magistrado, que el presidente del tribunal del que depende la suerte de Cristina decida publicar en el sitio que administra las posiciones de su padre sobre la ex presidenta y las causas penales en su contra es un ostensible prejuzgamiento y una clarísima causal de recusación.

Van Der Kooy y Pagni me atacan a mí, pero su objetivo es Cristina. Le exigen, como a Perón entonces, que demuestre su inocencia ante jueces que no son imparciales, y que se calle.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí