Polillas, tuberculosis y rebeldías

Las otras causas que muestran el descuido y la emergencia en la Justicia

 

“El sistema no castiga a sus hombres: los premia. No encarcela a sus verdugos: los mantiene”.
“Quién mató a Rosendo”. Rodolfo Walsh.

 

 

El Consejo de la Magistratura hizo lugar a un pedido de la Corte Suprema y de la Unión de Empleados de la Justicia Nacional y declaró la emergencia judicial. Quienes caminan los tribunales saben que las condiciones de trabajo son muy malas.

De hecho, hace relativamente poco conocimos a través de los medios que muchos empleados judiciales que trabajan en el Palacio de Justicia contrajeron tuberculosis debido, entre otras cosas, a la escasa ventilación de los espacios de trabajo.

Los edificios judiciales son pequeños en relación a la cantidad de personas que concurren cada día a cumplir sus tareas. Conviven rodeados de expedientes, problemas de electricidad, paredes que tienen filtraciones y graves cuestiones de higiene.

Las polillas, por ejemplo, pasan de los papeles a los cuerpos de los empleados con mucha asiduidad. Los días que llueve muy fuerte con viento que proviene del río, las ventanas de Comodoro Py carecen de mecanismos que impidan el ingreso de agua por los orificios de las ventanas.

Aunque llame la atención a muchos observadores atentos, la declaración de emergencia implica que los funcionarios del Consejo de la Magistratura puedan hacer contrataciones directas, que siempre traen consigo riesgos de incumplimientos legales. No deja de ser un paso importante que el Estado reconozca que no se puede tener un servicio de justicia eficiente sin condiciones edilicias y tecnológicas acordes con los tiempos que corren.

La tecnología es otro factor relevante. Es paradójico que en los edificios no haya un wifi digno que facilite el trabajo de la Justicia, pero también de los abogados, los ciudadanos y de los periodistas que recorren los pasillos tribunalicios.

Pero además, la emergencia tecnológica es un gran punto de partida para que la Corte Suprema y la Procuración General tomen el toro por las astas e implementen políticas de capacitación destinadas a que los magistrados apliquen las nuevas herramientas digitales a los procesos. La Justicia debe modernizar su modo de trabajo. Pero también tiene que hacer otras cosas…

Por ejemplo, resolver algunas contradicciones. La Cámara Federal de Mar del Plata confirmó el procesamiento del fiscal Juan Ignacio Bidone por el delito de asociación ilícita y la violación de la ley de inteligencia en diez oportunidades. Su colega Carlos Stornelli cumple hoy 142 días hábiles en rebeldía, bajo la tutela del Procurador General de la Nación interino, Eduardo Ezequiel Casal.

Independientemente de las responsabilidades de cada uno de ellos, y más allá de que trabajan en fueros diferentes, la diferencia con que el Procurador bonaerense Julio Conte Grand trató el caso Bidone respecto a su par federal, a esta altura es incomprensible e inexplicable para el ciudadano medio.

La cuestión electoral y la tecnología también dan que hablar. La jueza María Servini y el fiscal Jorge Di Lello denunciaron un posible fraude al estado en la contratación de la firma venezolana SmartMatic. Cada vez se entiende menos por qué apareció esa empresa para reemplazar al Correo Argentino en el procesamiento de datos electorales, cuyo desempeño en general fue respetado por las fuerzas políticas.

Además de los crónicos debates sobre los problemas técnicos que la firma no logra resolver, de acuerdo con la denuncia del abogado Leonardo Martínez Herrero a la que la Justicia dio trámite, ahora la sospecha se extiende hacia los funcionarios públicos que intervinieron en la contratación.

Finalmente, Adepa advirtió los riesgos derivados de la decisión de la Sala I de la Cámara Federal que puso en tela de juicio el alcance de las protecciones legales de los periodistas para realizar su trabajo en libertad y sin temor a las represalias.

La resolución de los jueces Pablo Bertuzzi, Leopoldo Bruglia y Mariano Llorens no sólo se dirige a los colegas Gerardo Young y Rodis Recalt, sino que se proyecta sobre las condiciones en que se puede desempeñar el oficio periodístico.

Desde este espacio hace mucho tiempo que advierto que las libertades públicas son objeto de un tenue pero persistente ataque desde muchos tribunales. El modo en que la Justicia aplicó la ley del arrepentido, la forma en que se usa la prisión preventiva y la causa contra los colegas, son ejemplo de ello. Estas tienen un punto en común: el Estado, que tiene todos los medios para investigar, prefiere sacar a las personas la información para luego castigarlas. Como en la Edad Media, aunque en pleno siglo XXI.

 

 

* Publicado en #DosJusticias
--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

1 comentario
  1. Augusto Parma dice

    Muy bueno. Me impactó su reflexión final: no solamente el ciudadano Argentino está lejos de ser un individuo libre. Ni hablemos de quienes ni siquiera pueden satisfacer sus necesidades mínimas, es un espanto.

    El político mediocre está convencido de que un individuo libre pasa a formar parte de una sociedad libre. Y que una sociedad sin tapujos es un peligro inminente para sus negocios. El ser libre puede salir a la calle, protestar, exigirle al corrupto que se vaya, reunirse con otros como él e impedir que el político mediocre y chanta progrese.

    Una táctica muy del político argentino es exigir al ciudadano común el cumplimiento de numerosas, ridículas, normas. Tantas, que terminan siendo de cumplimiento imposible. De esa manera, el sujeto se coloca a la defensiva. Sabe que no puede cumplir con todo lo que el Estado le exige. Y teniendo nocién de ese incumplimiento, evita protestar o manifestarse por miedo a ser descubierto.

    Perón decía «dentro de la ley todo, fuera de la ley nada», frase a mi entender que se queda a mitad de camino entre la sumisión y la obediencia. Mejor es la reflexión de Gandhi que decía «cuando una ley es injusta, lo correcto es desobedecer». O la reflexión de un individuo de a pie, ignoto y reprimido por el sistema que en algún momento se rebela a la opresión y dice «quien dicta la leyes, es generalmente el que está exceptuado de cumplirlas».

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.