Por fin, jueces que nos representen

Los operadores de Macri pisan fuerte en el fuero laboral y reavivan el conflicto en Télam

 

Mauricio Macri prometió en 2017 durante un seminario en el Colegio de Abogados de Buenos Aires que si sus intereses no eran escuchados en el Poder Judicial, el gobierno estaba decidido a “buscar jueces que nos representen”. Aquella máxima parece alcanzar su apogeo en el conflicto sindical que envuelve desde hace 8 meses a la agencia de noticias Télam (357 despidos).

Primero, el gobierno buscó recusar a los jueces que dictaron fallos en favor de los trabajadores, pero fracasó. Luego les promovió juicio político, pero el movimiento no alcanzó para imponer un régimen de obediencia plena. Por eso ahora, a través de operadores que llevan el inconfundible sello de la Casa Rosada, se propone apartar  a los jueces naturales que deben confirmar la reinstalación de los trabajadores de Telam despedidos. Una fenomenal presión se desarrolla en estas horas, bajo la aparente calma de los feriados de carnaval, y tiene dos protagonistas excluyentes: un mensajero con el sello del Cardenal Newman y un camarista con cuentas impagas con el poder.

Uno es el abogado Juan José Etala, al que se lo ve visitar sin permiso los despachos de los jueces laborales inaccesibles para el abogado de a pie. No transita el matiz. Se complace con la prepotencia de portar el mensaje oficial. A él le toca avisar cuando una causa laboral (y casi siempre sindical) tiene un interés personal del Presidente Macri. Lo ayudan los simbolismos: la liturgia del Colegio Cardenal Newman; su tránsito por la Comisión Directiva de Boca; los partidos de truco de fin de semana con los hombres del poder y la amistad reconocida con el Presidente. Esa prosapia pesa más que otros datos igualmente reveladores: su lugar como asesor permanente de la Unión Industrial Argentina; el portfolio de clientes del estudio Salvat, Etala & Saraví; sus deberes bien cumplidos en la Universidad Católica; sus consejos para atacar a los metrodelegados; o los múltiples cargos que acumula en la ahora Secretaría de Trabajo como consejero para lograr, con gambitos legales, la reforma laboral que el gobierno no pudo hacer avanzar en el parlamento. Con ese plafón, Etala develó el año pasado su irreverencia y anunció, en un escrito oficial, que nada le importaban los fallos judiciales que reincorporaban a trabajadores de Télam. Por cada juez que reincorpore a un trabajador, Télam despedirá a otro. No fue un off. Es el mensaje que quiso dejar en las actas del entonces Ministerio de Trabajo.

 

Juan José Etala, el mensaje de la prepotencia

 

La otra pieza esencial del rompecabezas es el juez Luis Alberto Catardo, que desde este año ocupa la estratégica presidencia de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo. Su fama en el fuero laboral es antigua y siempre fue proclive a escuchar la necesidad oficial o patronal, pero ahora es el mejor pagador de una deuda que le envidian hasta los jueces federales: el gobierno le otorgó el acuerdo del Senado para eximirlo de la jubilación obligatoria establecida a los 75 años. Así Catardo impulsa, en forma extraoficial, pero confirmada a este medio por más cinco jueces de la Cámara del Trabajo de diferentes salas, que sus pares ofrezcan algún gesto al gobierno en el sensible caso de Télam.

La necesidad –que ilustra en off el propio Catardo- es sencilla de comprender. Télam despidió a 357 trabajadores el 26 de junio de 2018. Todos aquellos que promovieron medidas cautelares a través del Sindicato de Prensa de Buenos Aires obtuvieron su reinstalación. La agencia sufrió 119 días de huelga en el que es, ahora, el paro más largo de la historia del gremio de prensa. Las reinstalaciones fueron ordenadas por el juez Ricardo Tatarsky, a cargo del juzgado Nacional del Trabajo Nro. 22 y confirmada por la Sala V de la Cámara, que tiene como titulares a Enrique Arias Gibert y Miguel Rodríguez Brunengo. Pero los camaristas formalmente se pronunciaron sólo sobre cinco casos y deben resolver en los próximos días cerca de 160 reinstalaciones más.

 

El juez Enrique Arias Gibert.

 

Etala recusó a Arias Gibert y Rodríguez Brunengo, a los que acusó de parcialidad en favor de los trabajadores de Télam, pero sus colegas de la Sala VI de la Cámara del Trabajo le explicaron que su disconformidad con la sentencia no era un motivo jurídico razonable para desplazar a un magistrado. Etala entonces fue por más y promovió el juicio político de los dos camaristas y allí encontró algún sustento: la arena del Consejo en volátil según el tiempo político y ningún expediente se cierra sólo por razones jurídicas. Esa amenaza latente dio un marco.

Y ahora, a través de Catardo, la orden es despojar a Rodríguez Brunengo y Arias Gibert del tratamiento de las causas de Télam. Algunos camaristas ya observaron con preocupación la falta de prolijidad de la maniobra: los jueces de la Sala V ya habían realizado actos que implicaban aceptar de facto su competencia en el conflicto y la avanzada, que entienden tardía, los deja expuestos ante la precariedad jurídica del movimiento. El argumento es que los juicios de los trabajadores de Télam “no tienen conexidad” unos con otros y los jueces deben sortearse en cada caso, pero ya varias Salas de la Cámara le hicieron saber a la presidencia que no aceptarán que les arrojen el expediente de ese modo ni pagarán el costo de compromisos ajenos.

Esa tensión crece mientras se espera el miércoles el retorno de los días hábiles judiciales y mientras se avizora que nada de lo que ocurra en estas horas apacibles tenga el sigilo asegurado luego de la inusual trascendencia pública que tuvo, en 2018, el conflicto de Télam que incluyó adhesiones impensadas para un conflicto sindical (Mirtha Legrand, Mario Pergolini, Nelson Castro…).

En diciembre, un foro de abogados laboralistas que incluyó a asesores de sindicatos combativos, de los Gordos, de las tres CTA, abogados independientes y hasta un ex ministro de Trabajo del menemismo, advirtieron en un llamativo documento (por sus rasgos de unidad) que el gobierno pretendía “neutralizar” y “desmantelar a la Justicia Nacional del Trabajo”. Los trabajadores de Télam lo están viviendo en carne propia.

 

El operador Etala con el ministro Dante Sica
4 Comentarios
  1. Sebastian dice

    Rosario es la segunda ciudad del país, sería bueno que también se interesen por lo que pasa acá:

    https://www.pagina12.com.ar/177492-a-los-bogas-les-dio-verguenza-ajena

  2. María dice

    Se ve a Etala entrar y salir de despachos de jueces y secretarios del fuero del trabajo sin siquiera anunciarse.

  3. JOE AUBERGINE dice

    Habra que limpiar el estercolero macriPROclarinesco aunque hay que desviar el rio de la justicia, hacia los pantanos de la violencia

  4. Andrea X. Holgado dice

    Fui la primera despedida de Telam en mayo de 2017. Después de sufrir acoso y persecución con intentos de cambios compulsivos de tareas me despiden. La CGI y sus delegados decían que yo tenía que callarme y aceptar el apriete y cambio compulsivo. No lo hice. Los delegados de la CGI negociaron con el directorio mi despido, es decir que no iban a reclamar (es muy brutal ver un e mail donde lo dicen y muy idiota decirlo por mail…) . De hecho no lo hicieron. Mintieron, agredieron a quienes pedían por mi, en las asambleas hacían callar a los compañeros y daban información falsa. EL mayor logro de la gestión Telam no fue el vaciamiento sino a través de una CGI que sabe de montar escenas para la clase media correcta pero nada sabe de lucha gremial enfrento a amigos, compañeros, colegas. DIfama y difamo a periodistas intachables, hace cuentas falsas para atacar a compañeros, escracha con mentiras a quienes no se les somete, pegan carteles con fotos de compañeros luchadores diciendo que son “carneros”. Se dedicaron tres años a atacar al sindicato de prensa de Telam (que podes acordar o no) pero es el que tiene el reconocimiento legal y negocia las paritarias, y que fue atacado desde el primer día de gestión de Pousa. Sus delegados fueron perseguidos y Sipreba hzo silencio y en los pasillos celebró. La CGI Sipreba Telam cuando me despidieron me decía que entrara al edificio a la asamblea, nunca supe si era imbéciles y desconocían la normativa gremial o lo hacían a propósito para que me hicieran una denuncia penal…creo que son imbéciles. Hoy 30 compañeros tienen denuncia penal por ese motivo. Algunos entienden la práctica gremial como puestas en escena para tapas de diarios progresistas, otros como recupero y ampliación de derechos. La lucha no empezó con los 352 despidos, empezó cuando entró Pousa, pero Sipreba se llevó muy bien con la gestión, porque atacaban al otro sindicato (el de negros peronistas….que asco no?) Cuando terminas en el fuero laboral es porque sindicalmente perdiste. Yo estoy en juicio que empezó a moverse. Los compañeros están con reincorporación temporal y no sabemos como termina. Pero lo que quería la gestión lo logró: una Telam fragmentada en sus trabajadores, estallada y con todos peleados, todos sospechando de todos y una CGI que como Macri vive en su realidad virtual. Telam hoy es la ex yugoeslavia, la balcanización…hermanos, amigos, compañeros matándose entre si por la perversión de una gestión y la práctica perversa de Sipreba.
    La semana próxima, la Facultad a la cual pertenesco como docente investigadora entregará el Premio Rodolfo Rodolfo Walsh a la resistencia y lucha en Telam que empezó cuando Pousa llegó a Telam, donde todos fuimos víctimas y lamentablemente no estuvimos a la altura de la pelea de fondo, porque les aseguró que no ganamos…Ganó Lombardi, ganó el directorio de Telam, porque un nuevo gobierno puede reordenarla administrativamente pero hay un daño que ya no se remonta.
    Ellos avanzan donde nosotros, de este lado, estamos más ocupados en jodernos entre pares y buscar protagonismo o lugares en listas, mientras quienes esperamos una señal solo nos resta resistir. Telam no es ni podía ser distinta a lo que sucedió en el país. Podemos contarnos entre nosotros el relato épico, pero la realidad…es la única verdad.
    Esta nota tiene algunos datos erroneos que expresan lo que digo: “Télam despidió a 357 trabajadores el 26 de junio de 2018.” Los despedidos fueron 354 pero por la pelea en asambleas de compañeros, le impuso a la CGI Sipreba que negaba que hubiera despidos (en distintas notas periodísticas previas a los despidos masivos, los delegados CGI decían que en Telam no había despidos) , que el número contemplara los despidos que ya habían sucedido.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.