El Posadas en terapia intensiva

De la salud orientada al pueblo al presente militarizado

 

El edificio se impone con su presencia descomunal. Desde el Acceso Oeste se lo percibe en toda su dimensión. Sobre la Avenida Arturo Umberto Illia, sus paredes, sus pasillos, sus habitaciones, ha discurrido un pequeño muestrario de la historia del país. Surgido como iniciativa de la Fundación Eva Perón y proyectado por ese referente enorme de la medicina argentina que fue Ramón Carrillo, se inauguró en 1958. Se establecieron once institutos que funcionaron como centros de investigación científica y servicios técnicos especializados. Algunas de las especialidades iniciales fueron Hematología, Reumatología, Neumonología, Alergia, Gastroenterología, Endocrinología y Anatomía Patológica. La tarea fundamental era la investigación.

Los avatares habituales de nuestro país llevaron a que en 1968, en función de estudios realizados por la Organización Panamericana de la Salud, se determinara que el crecimiento demográfico del Partido de La Matanza no estaba cubierto por cantidad suficiente de centros asistenciales. Entonces se disolvieron los institutos y se comenzó a organizar un hospital general nacional de agudos.

A partir del año 1971, se cambió la orientación y se concretó una apertura progresiva pero sostenida del hospital a la comunidad. Se autorizó la habilitación de 360 camas, se lo dotó de personal con aproximadamente 2000 agentes y se amplió la estructura para transformarse en un hospital general de agudos. En 1972 se inauguró como “Policlínico Profesor Alejandro Posadas”. Desde ese entonces, se fueron habilitando progresivamente los servicios de Pediatría, Cirugía, Tocoginecología y Clínica Médica.

 

Un camino de luchas

Cuando asume el gobierno popular de Héctor Cámpora el 25 de mayo de 1973, se inicia un camino tendiente a desplazar  a las autoridades designadas por el último gobierno de la autodenominada Revolución Argentina. En junio de 1973 el personal se declaró en asamblea permanente y tomó el hospital desplazando al director Carlos Ferreira y consiguiendo que fuera designado el doctor Julio César Rodríguez Otero.    Posteriormente se movilizaron hacia el Ministerio de Bienestar Social para que fuera confirmada esa designación junto con la del administrador, Carlos José Colombo y a la jefa de Personal, Dora Agustín, en reconocimiento a su trayectoria en la institución. En ese año y medio hubo una intensa interrelación con los ciudadanos de toda la zona circundante. Un testigo de ese período cuenta: “El representante del barrio y otros miembros de la comunidad se reunían en la dirección del Policlínico con Rodríguez Otero e integrantes del equipo. Allí relevaban los problemas y acordaban cómo enfrentarlos, con énfasis en la prevención y la promoción de la salud. Se realizaron talleres de capacitación: cada manzana elegía un representante que luego transmitía los conocimientos recibidos a todos los vecinos del sector. El programa abarcaba primeros auxilios, vacunación, puericultura, salud infantil, nutrición, psicoprofilaxis del embarazo y parto, prevención de enfermedades venéreas. A la vez se trabajó mancomunadamente con los equipos docentes y los padres de la guardería y de las escuelas primarias del Carlos Gardel y el Mariano Pujadas. En el Aula Magna del Policlínico se festejaba el Día del Niño compartiendo la fiesta los chicos del barrio y los hijos de los trabajadores. Se proyectó la construcción de un polideportivo en terrenos del hospital, linderos a la casa del director. Sábados y domingos concurrían trabajadores y vecinos a limpiar los terrenos.”

Todo eso concluyó cuando en noviembre de 1974 el siniestro Ministro de Bienestar Social, José López Rega, ordenó la intervención del hospital y colocó en la dirección del hospital a su gente y se prohibió todo tipo de actividad grupal.

 

La noche más negra

Apenas cuatro días después de haberse producido el golpe establishment-militar, el ejército tomó por asalto el Hospital Posadas con la participación directa  del que sería posteriormente el último presidente de ese período nefasto: Benito Reynaldo Bignone. La acusación que se enarbolaba era que el hospital atendía a los heridos de la guerrilla y por lo tanto era “cómplice de la subversión”. El Coronel Médico Agatino Di Benedetto fue designado a cargo y más de cien soldados controlaban el ingreso, encargándose de la requisa, muchas veces violenta, de trabajadores y pacientes.

Entre el 28 y 31 de marzo, más de cincuenta dirigentes y trabajadores fueron privados de su libertad en detenciones ilegales. Rodríguez Otero fue detenido ilegalmente y torturado. Su familia tuvo que abandonar El Chalet, y la casa en que los trabajadores se habían reunido a compartir momentos de distensión se transformó en un lugar de horror, torturas y desapariciones.

En abril de 1976 se designó al Coronel Médico Julio R. Esteves como Director Interino. Se retiró el Ejército del Hospital y se organizó un sistema de vigilancia paramilitar coordinado por el Subcomisario de la Policía Federal Ricardo Nicastro. El grupo de tareas autodenominado SWAT, comenzó una nueva etapa de represión dentro del hospital, aún más violenta.

Según el esquema represivo diseñado por la Junta Militar, el Hospital Posadas estuvo, por su ubicación geográfica, bajo el control operacional de la zona 1, subzona 16, área 160, que dependió del Primer Cuerpo del Ejército, específicamente de la I Brigada Aérea con base en El Palomar y que constituyó un circuito represivo integrado por Policía Federal, Policía de la Provincia de Buenos Aires, Fuerza Aérea, Ejército y Ministerio de Bienestar Social de la Nación.

Hoy parece increíble, pero todo era posible en los años de plomo. Trabajadores y vecinos del hospital fueron detenidos ilegalmente y llevados allí, a metros del hospital y dentro de su predio, en el Chalet, donde fueron privados de su libertad en pésimas condiciones y torturados; en algunos casos no se los volvió a ver. Un hospital destinado a salvar vidas se convirtió, en parte de su espacio, en un campo de concentración.

 

Después de la noche más negra

Hasta la restauración de la democracia, el Chalet estuvo semi-abandonado y ocupado por la policía. La CONADEP recogió pruebas y testimonios que ahí funcionó un campo de detención y torturas. Por la falta de establecimientos educativos de doble jornada, un grupo de trabajadores se organizó para fundar en El Chalet una escuela primaria para los hijos del personal y para los niños del barrio que comenzó a funcionar con el inicio del ciclo lectivo 85. En el año 2005 la Secretaría de DDHH de la Nación nombró a El Chalet “Sitio de Memoria”. El 19 de agosto del 2015 el Poder Ejecutivo declaró lugar histórico nacional al ex centro clandestino de detención El Chalet.

A su vez el hospital sufrió distintos avatares. En septiembre de 1984, ya en democracia, se designó un Interventor Médico. Desde entonces se sucedieron una serie de intervenciones de acuerdo con las diversas gestiones ministeriales y momentos históricos del país. En la década del ´90, el Hospital pierde su condición de Institución Nacional y pasa a una administración compartida entre la Provincia de Buenos Aires y la Nación, que perjudicó su óptimo funcionamiento. En el año 2007, el Hospital Profesor Alejandro Posadas es nuevamente nacionalizado, pasando por ley nuevamente a la órbita del Gobierno Nacional, donde se decide su reformulación como hospital de alta complejidad de referencia nacional para la atención de pacientes agudos en todas las etapas de su vida.

El 16 de enero del 2018, para proteger a las autoridades actuales del hospital ante la decisión tomada de despedir a 122 trabajadores, dos escuadrones de gendarmería y un escuadrón de la Policía Federal ingresaron al hospital. Hoy no se vive una dictadura, pero hay imágenes que se superponen. Vestidos como émulos de Robocop, su presencia es la contrafigura del clima que se debe vivir en un centro de salud.

 

Un testimonio actual

Este es el testimonio de Karina Almirón, una de las despedidas: “Entré a trabajar en el hospital Posadas en el año 2002, reemplazando a técnicas que se habían ido a vivir al extranjero por la crisis del 2001; soy técnica de anatomía patológica especializada en inmunohistoquímica. El estudio que hago permite determinar qué tratamiento se hace a cada paciente con cáncer y otras enfermedades. Profesión que elegí a los nueve años cuando una prima mía de 11 falleció por un tumor cerebral. Tengo dos títulos terciarios y formación en bioseguridad, gestión de calidad y manejo de equipos. Rechacé puestos de trabajo en Casa Cuna, en el Roffo, en el Sommer, porque no quería renunciar al Hospital Posadas, a mi hospital, a pesar de las condiciones de trabajo y el sueldo miserable, porque sabía que del otro lado había pacientes esperando un resultado. Yo misma me enfermé de cáncer en el 2005, y supe en carne propia lo que es esperar el resultado para definir un tratamiento. Seguí apostando a defender y sostener la salud pública, porque es un derecho básico y universal que a ningún ser humano puede ser negado. En estos años vi pacientes que fueron a cuatro hospitales diferentes antes de llegar al Posadas. Vi gente humilde romper la receta al salir porque no tenían plata para comprar el remedio. Pacientes que venían caminando desde muy lejos porque no tenían para viajar. Gente en situación de calle buscando refugio y comida en nuestro hospital. Vi mujeres víctimas de violencia de género buscando ayuda.  Vi compañeros que dieron literalmente su vida, como Emanuel García, tirado al vacío por un paciente psiquiátrico, o compañeros que murieron por enfermedades causadas por el estrés y la insalubridad de nuestro trabajo. Estuvimos al pie del cañón durante la gripe A, el accidente ferroviario de Castelar y dimos respuesta a miles de contingencias sanitarias. Conmigo despidieron a enfermeros de terapia intensiva pediátrica, de unidad coronaria, de hematoncológica pediátrica. Están vaciando el hospital, privatizando sectores y luego vendrá el arancelamiento a los pacientes. En definitiva, las consecuencias del ajuste la paga el pueblo pobre. No tenemos que permitirlo. Por nosotros, por nuestros hijos, por los pacientes, porque el Hospital Posadas es parte de nuestras vidas”.

 

El Posadas en terapia militarizada

Las planillas de Excel no tienen sensibilidad. Los gerentes están inmunizados contra los sentimientos. Nunca podrían llegar a cardiología para ser atendidos de un órgano del que carecen. Son cirujanos que amputan, enarbolando el bisturí del ajuste; los que hacen ingresar al Posadas en terapia militarizada.

En una obra de teatro de la escritora Claudia Piñeiro sobre el genocidio armenio perpetrado por los turcos, titulada Un mismo árbol verde, se cuenta la historia de una abuela armenia que se salva y llega a nuestro país. Muchos años después, una nieta militante política es capturada en su casa. Cuando la anciana ve entrar al grupo de tareas de la ESMA, un reflejo condicionado que brota de sus entrañas, arrancado de las zonas olvidadas, pero al mismo tiempo presente de la memoria, le lleva a gritar: “Volvieron los turcos”

Si algún sobreviviente de las persecuciones o de lo inexorable de la biología hubiera estado presente ese caluroso y terrible 16 de enero, podría haber gritado, parafraseando a la abuela armenia: “Volvió la dictadura”.

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.