Postales de la Contra Cumbre

Llegaron corriendo, venían del otro lado, movidos por las noticias que querían compartir. La media tarde los encontró acalorados en el diciembre de Buenos Aires y llegaron con la asamblea en marcha, en pleno debate multicolor. Tomaron aliento y esperaron la palabra. Estaba hablando Lourdes Guancatencio, integrante de la Federación de mujeres campesinas. Ella habla despacio y se mueve con su atuendo peruano, debajo del sombrero que la enmarca. Viene de ser ovacionada por su participación en el Foro de Soberanía Alimentaria y ahora denuncia: “La Organización Mundial del Comercio nos viene despojando de nuestros territorios, viene violentando nuestros derechos como hombres y mujeres del campo. Por eso debemos articular una alianza entre campo y ciudad”. Después de los aplausos, los recién llegados alzaron la voz. —Fracasó la OMC, no llegaron a acuerdos ni pudieron firmar un documento— dijeron los activistas que sabían qué ocurría en otra parte de la ciudad. El contraste entre Puerto Madero y la calle Santiago del Estero, del barrio de Constitución, develaba también los distintos intereses de la OMC y contra OMC. En la explanada de la facultad de Ciencias Sociales, la noticia del no acuerdo fue registrada como un momento de triunfo para la Cumbre de los Pueblos, que debatía su declaración final. Bajo el nombre “Confluencia Fuera OMC” , la contracumbre sesionó en Buenos Aires los días 11, 12 y 13 de diciembre como contracara de la XI Conferencia Ministerial de la Organización Mundial de Comercio presidida por la ex canciller argentina Susana Malcorra. El debate asambleario se detuvo para saborear el triunfo que significó la falta de acuerdos gubernamentales en la escalada hacia el mercado desregulado que persigue el presidente Mauricio Macri, anfitrión de la OMC. Reunidos en la facultad, los activistas vieron por internet el momento en que Malcorra decía: “Hay vida más allá de Buenos Aires”, una frase para el diván que en el consciente avisora futuros intentos de libre comercio. “Malcorra festeja como éxitos de la OMC la incorporación de Sudán del Sur, que es la nación más joven del mundo. Eso es lo que anunciaron porque no tenían nada más para decir”, explicó Luciana Ghiotto, integrante de ATTAC argentina, una de las organizaciones coordinadoras de la contracumbre. #CumbreOMC @SusanMalcorra confirmó que hubo diferencias que impidieron firmar el acuerdo económico Mercosur – UE. Las Pymes argentinas aliviadas, por ahora. Textos como este comenzaron a circular por las redes sociales el miércoles por la tarde. Integrantes de más de ochenta organizaciones a escala global con temáticas sociales, sindicales, campesinas, de pueblos originarios, de mujeres, territoriales, antiextractivistas, de derechos humanos, entre otras, acordaron una declaración que comienza reafirmando el rechazo a las políticas de libre comercio de la OMC. Y propusieron: «Frente al poder corporativo, que protagoniza el despojo por parte de las transnacionales en los territorios, nos comprometemos a globalizar las luchas y seguir fortaleciendo los lazos y articulaciones. Debemos seguir peleando por lograr un tratado internacional que vincule las empresas transnacionales al respeto de los derechos humanos». “No nos preparamos para esto” En el contexto a la defensiva en que se encuentra el campo popular, reunir decenas de organizaciones de todas las partes del mundo, con diversidad de luchas y que hayan logrado establecer puntos fuertes de conclusión, representa una oportunidad dorada para dar la discusión sobre el comportamiento del capital internacional. Carlos Tiburcio es asesor comunicacional del ex presidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva, desde hace más de una década. Formó parte de su gabinete y del de Dilma Rousseff y ahora es uno de los organizadores del Foro Social Mundial que se realizará en Brasil en marzo de 2018. “En la declaración final la cumbre llama al Foro Social Mundial de 2018 en Brasil como la próxima trinchera planetaria de resistencia al neoliberalismo, de enfrentamiento de esta ofensiva del capital financiero internacional” ¿Cómo analiza las distintas y variadas temáticas de la Cumbre de los Pueblos? Tienen una diversidad a la que le falta un cierto foco; sin embargo, los más variados abordajes de los foros simultáneos lograron, en la declaración final, hacer una síntesis y apuntar al enemigo principal. ¿Cuál sería? El dominio del capital financiero y de sus políticas, que pretenden un proceso de supresión de derechos. Quieren una democracia restringida, porque los dominados tienen que ser de alguna forma encuadrados. La explotación será mayor de lo normal. ¡No nos preparamos para esto! Entre los libros El martes, entrada la tarde, la gente caminaba por la Avenida Corrientes y su corredor de librerías. Casi en la esquina de Callao, una de ellas, Sudeste, exhibe en sus vidrieras algunas viejas ediciones de Quién mató a Rosendo de Rodolfo Walsh. Son libros cuidados, antiguos, que conviven de lejos con las mesas de saldos. Pablo, uno de los vendedores, no tiene la orden de cerrar las persianas frente a las manifestaciones cada vez más frecuentes. Confían, ante todo, en la necesidad de quienes reclaman. Por no tener las rejas bajas pudieron recibir a quienes corrían a refugiarse de la represión desatada en la marcha del martes, durante la contracumbre. El recorrido llegaba hasta el obelisco y se desarrolló en forma pacífica. Nora Cortiñas y Adolfo Perez Esquivel fueron dos de los participantes de la movilización. Los únicos violentos eran los policías que entraron apuntando a la librería. El grito de la guardia de infantería era: «¡Todos afuera!» La gente se refugiaba tirándose al piso entre las estanterías. “Quise sacar fotos, pero decidí que tenía que tirarme al suelo, la violencia era desmesurada”, confiesa Pablo, entre los libros. “Hace mucho yo no veía un aparato represivo tan fuerte, tan grande como el que había aquí. Utilizaron parte de la fuerzas de seguridad que había en la cumbre de la OMC. Nosotros participamos de la marcha y nos quedamos en el obelisco. Otro sector de la marcha siguió un recorrido hacia Corrientes y Callao. Cualquiera haya sido el conflicto que pueda haberse suscitado, la respuesta fue totalmente represiva”, dice Carlos Tiburcio.--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.