PREFERIRÍA NO HACERLO

Pichetto merecía algo más digno al final de su carrera política que este fantasmagórico pase de bando

 

Hay días en que todos nos levantamos en modo Bartleby, el irritante y famoso escribiente que dejó de escribir, nacido de la ácida imaginación de Herman Melville. Días en los que, frente a las obligaciones, los mandatos e incluso frente a las órdenes de otros, miraríamos impasibles y con tono monocorde diríamos lo que Bartleby repite insistentemente: “Preferiría no hacerlo”. Y no lo haríamos, además.

Me acorde de Bartleby viendo a Miguel Ángel Pichetto contestar el reclamo de los miembros de su ex bloque peronista, que pidieron al senador y hoy candidato a vicepresidente en la fórmula junto a Mauricio Macri que renunciase —como corresponde— a su lugar en el Consejo de la Magistratura. Lugar que ocupa en representación del Bloque peronista del Senado de la Nación, bloque que hasta hace unas horas presidía y que ya no preside y al que no pertenece más, por añadidura.

Además de señalar, en tono inconmovible, que no va a renunciar a dicho lugar en el Consejo, Pichetto agregó que los motivos por los que continuará en dicho lugar son, según su propia evaluación: “El cargo que tengo en el Consejo de la Magistratura lo voy a seguir ocupando, porque tiene que ver con mi perfil de senador, y durante este año voy a seguir siendo representante del Consejo de la Magistratura”. Luego de lo cual agregó, cual compadrito de cuadra: “Si tienen algún problema, pueden recurrir al camino judicial y lo discutiremos ahí: es un camino que a mí me gusta mucho”.

Sin animo de discutir con Pichetto, pero discutiéndolo con toda claridad, voy a recordarle que la ley 24.937, que reglamenta el Consejo de la Magistratura, establece lo siguiente con meridiana claridad en su articulo 2°: “Composición. El Consejo estará integrado por diecinueve (19) miembros, de acuerdo con la siguiente composición… inc. 4) Seis (6) legisladores. A tal efecto, los presidentes de la Cámara de Senadores y de la Cámara de Diputados, a propuesta de los bloques parlamentarios de los partidos políticos, designarán tres (3) legisladores por cada una de ellas, correspondiendo dos (2) a la mayoría y uno (1) a la primera minoría”.

Es por ello que el pedido que hará la mayoría del PJ del Senado, a saber, la primera mayoría, no tendrá mucho que ver con la idoneidad de Pichetto o con su perfil de senador, sino con una cuestión meramente aritmética. Pichetto ocupó esa banca en representación de un bloque especifico, el del PJ. Mayoría a la que Miguel no pertenece más, por propia decisión. Las matemáticas no son particularmente flexibles en cuanto a la sumatoria de voluntades. ¡Qué remedio!

También la cobardía de Pichetto, disfrazada de prepotencia. Aun cuando le diga a la mayoría peronista: «Si quieren venir, vengan, les presentaré batalla (judicial)», sabe perfectamente que no será él quien afrontará las consecuencias judiciales de no renunciar. Será la presidenta de la Cámara, Gabriela Michetti, quien deberá incumplir la ley, cuando reciba la nota suscripta por la mayoría peronista del senado removiendo a Miguel Ángel Pichetto del lugar que a dicha mayoría le corresponde y solicitando que asuma dicha banca el suplente ya designado – que es el senador Mario País— incluso con el voto del mismo Pichetto.

 

 

En algún barrio donde circulé dirían que no hay nada más fácil que aplastar ortigas con miembros viriles ajenos, en clara alusión a que hay decisiones que son fáciles de tomar cuando las consecuencias de esas decisiones no las afrontará quien decide, sino un tercero. En este caso, una tercera: la hoy vicepresidenta de la Nación, nuestra Frida Kahlo autóctona, quien de no hacer lugar a la solicitud que le hará la mayoría peronista quedará incursa en una serie de conductas que por desgracia –sobre todo para ella— son penalmente relevantes.

Porque la decisión de Pichetto de no renunciar podrá ser subsumida en una cuestión si se quiere política, pero no analizable por los tribunales argentinos. Pero la decisión de Michetti, desafortunadamente, sí se tratará del incumplimiento de funciones que la ley le ha impuesto en tanto se desempeña como presidenta de la Cámara de Senadores y que deberá incumplir para no designar a Mario País.

Cosas de las matemáticas y de las leyes. Y no de los caprichos de Pichetto, que seguramente dirá que es víctima de un complot peronista-senegalés para excluirlo de un lugar del cual se excluyó por propia voluntad.

 

 

 

 

 

Mientras Pichetto formalizaba su divorcio con el peronismo, desde Iniciativa Justicia nos presentábamos ante la Comisión Bicameral de Organismos de Inteligencia. Porque resulta que los abogados estamos hartos de no poder ejercer nuestra profesión porque los señores de la AFI nos escuchan cuando hablamos con nuestros defendidos. Y como si no fuera suficiente violación de la ley escuchar las conversaciones entre un abogado y sus defendidos, después tenemos que ver, impotentes, cómo pasan esas escuchas ilegitimas e ilegales por la televisión.

La conducta desarrollada por la Agencia Federal de Inteligencia es vergonzosa. Pero somos conscientes de que la llevan adelante con impunidad porque la Comisión del Congreso que debería controlarla parece estar mas ocupada en ordenar el cajón de medias desparejas o algo así de relevante, en lugar de hacer aquello que debería hacer por obligación legal.

Hubo además otros pedidos, como el que hizo el doctor Alejandro Rúa ante el Relator Especial del Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas sobre Independencia de Magistrados y Abogados por el tema de las escuchas; los comunicados emitidos por el Colegio de Abogados de la Capital Federal y las gestiones hechas por el doctor Jorge Rizzo ante la Corte Suprema; el que publicó la Federación Argentina de Colegios de Abogados y hasta el que emitió el Colegio de Montevideo, todos ellos señalando la violación legal que implica la conducta de la AFI respecto a los abogados. Por eso nosotros como Iniciativa Justicia fuimos a decir a los que deberían controlar y no lo hacen que «se ha podido constatar —en numerosos expedientes judiciales de jurisdicción nacional y provincial— que desde el Organismo mencionado fueron ordenadas tareas prohibidas por la ley 25.550 (arts. 4 y 5). Entre ellas pueden citarse: A) Investigaciones y obtención de información de personas vinculadas a la actividad política y gremial, sin autorización judicial. B)  Tráfico de influencias para obtener decisiones de Jueces y Fiscales, contrarias a derecho».

«Es de destacar que más allá de que la presente se realiza en el marco de nuestro compromiso estatutario, las actividades a las que hacemos referencia en el presente, cuenta entre sus víctimas a miembros de nuestra Asociación Civil, como asimismo, a personas que han designado a algunos de sus miembros como abogados defensores en causas penales, lo que afecta gravemente el ejercicio de la abogacía y la protección del secreto de la relación abogado-cliente».

«A la enorme gravedad de los hechos puntualizados debe añadirse que, en numerosas oportunidades, se ha detectado que funcionarios de la AFI actuaron de consuno con periodistas de grandes medios de comunicación. La razón es obvia, pues es sabido que la opinión pública es el espejo en el que se miran la mayoría de las instituciones al momento de tomar decisiones, y no hay razones para suponer que la Justicia penal esté exenta de esa circunstancia».

Por estas razones solicitamos que con carácter de urgente se realice una auditoría (Art. 32 de la ley 25.520) y que se proceda a la destrucción documentada de todas aquellas grabaciones o transcripciones de conversaciones telefónicas, intercambio de mensajes y/o correos electrónicas que posea la AFI de interceptaciones telefónicas o medidas similares, que no revistan interés para el juez que las ordenara, o que hayan dejado de ser de interés.

También que se verifique que no existan interceptaciones telefónicas, de servicios de mensajería, o de correos electrónicos sin orden de autoridad judicial.

Además que se constaten las cadenas de custodia del material antes referido, entregados por la DAJuDeCO. Y que se inicien sumarios administrativos para deslindar responsabilidades. Y que se elaboren de una buena vez protocolos de actuación para el tratamiento de información que afecte la privacidad de las personas, y —entre ellas— la relación abogado-cliente y la relación médico-paciente.

Y si siguen sin hacer nada de eso, señores legisladores —porque por ahí los agobia tener que hacer tanto trabajo—, que evalúen sacarse tanta cuestión de encima y disolver la Agencia Federal de Inteligencia, y hacer la revisión integral del sistema de Inteligencia Nacional. Porque así no está funcionando conforme lo exige la Ley. Y si no pueden garantizar que funcione conforme a la ley, por ahí es mejor que no funcione, ¿no?

Y ojo, no es que no entendamos en Iniciativa Justicia la trascendencia institucional de ordenar el cajón de las medias desparejas. Los legisladores suelen tener muchos pares de medias y estamos al tanto de la tragedia que eso implica para la Nación.

Pero, ¿ saben qué pasa, señores de la Bicameral? Que si te escuchan no hay derecho a defensa. Y sin derecho a defensa no hay Estado de Derecho. Eso es trágico también.

Así que —y de onda, les digo— pónganse a hacer lo que deben hacer. De una buena vez. No pueden contestar como Bartleby que “prefirían no hacerlo”. Porque cumplir la ley no es algo que puedan elegir hacer o no hacer. Es obligatorio.

Adelanto desde ya que les perdonamos y que no nos vamos a burlar desde Iniciativa Justicia. Aunque vayan con medias diferentes a trabajar.

Buena suerte y hasta luego

Escribo esto y pienso que en las oficinas del Senado de la Nación, quienes trabajan con Pichetto estarán en la lenta —y no exenta de nostalgias y de dudas— tarea de embalar papeles y objetos personales que se acumularon durante 16 años en la oficina de la presidencia de bloque del PJ. Pocas veces un brutal desplazamiento político como el que hizo el senador tiene consecuencias tan visibles, hasta en términos físicos, y notorias en el inmediato plazo.

Porque la foto de Pichetto con Macri o con miembros del macrismo no sorprende a nadie, a estas alturas. Pero sin duda provocará desconcierto verlo sentado en otra banca y no en medio de la bancada de senadores peronistas, como lo hemos visto durante los últimos 16 años. La última vez que ese lugar no estuvo ocupado por Pichetto yo tenía 26 años, vivía en Córdoba y probaba suerte con mi primer pareja adulta, cuando ya superé la número tres. Ver a Pichetto en esa banca ha sido algo mucho más estable que mi propia vida personal.

Digo lo anterior  como homenaje o reconocimiento o despedida. A decir verdad, no sabría cómo definirlo. Yo he querido y admirado a Pichetto. Lo he visto hacer política y a veces he tenido el privilegio de acompañarlo. Recuerdo un maravilloso viaje por el valle que hice con él hace años. Y la discusión de algunas leyes. Sus palabras la noche de la 125. Y las jornadas maravillosas de la Ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, con Pichetto cebando el mate mientras escribíamos con Loreti a cinco manos. Pese a su distanciamiento político de los últimos años, aun hoy le agradezco cómo les dio amparo y refugio a muchos compañeros. Porque lo hizo y es justo reconocerlo.

No puedo olvidar tampoco cómo salvó a ultima hora a Bonadío del juicio político. Ni la discusión sobre votar o no a los miembros de la Corte que propuso el macrismo. Terminó votándolos.

Un orador de la política, absolutamente incapaz de conmover a nadie fuera de su banca. Pero en ejercicio de su cargo de senador ha tenido —incluso en estos tiempos de distancia política— algunos discursos memorables.

Cuando me enteré de que iba a ser compañero de formula de Macri yo estaba en Matheu, en la sede el PJ. Sentí algo parecido a la pena. Creo que Pichetto merecía algo más digno al final de su carrera política que este fantasmagórico pase de bando, celebrado por quienes lo han usado como ejemplo de la falta de renovación de la política. Supongo que él lo sabe y supongo también que no le importa. Y supongo que además juega esta última ficha de su carrera, desde un lugar de búsqueda de reconocimiento. Está en su legitimo derecho. Derecho que no tiene de seguir ocupando el lugar del peronismo en el Consejo de la Magistratura.

A Pichetto le encanta la figura de Talleyrand. Se siente identificado con este político francés. El ejemplo del político pragmático. Dado que me gusta la literatura tanto como la política, recordé una bella y terrible referencia que en sus Memorias de Ultratumba hace Chateaubriand sobre Talleyrand y Fouché.

Joseph Fouché, como Talleyrand, fue otro de los hombres importantes de la Revolución Francesa y de la época napoleónica. Así como a Talleyrand se lo considera el fundador de la diplomacia moderna, a Fouché se lo considera el padre del espionaje moderno. Y como contó Chateaubriand, “monsieur de Talleyrand no estimaba a monsieur Fouché; monsieur Fouché detestaba y, lo que es más extraño, despreciaba a monsieur de Talleyrand”.

Talleyrand provenía de buena familia, era cultísimo, sofisticado y elegante. Luego de dejar la Iglesia, donde comenzó su carrera, fue famoso por sus conductas indecorosas y por su talento extraordinario, fuera de cualquier discusión.

Fouché venía de una familia de pescadores y era tan rudimentario como brillante. Napoleón llegó a decir que “era un hombre sin comparación, más malo que Robespierre. Su venalidad no era tan manifiesta como la de Talleyrand. Había sido un terrorista; uno de los jefes de la facción jacobina. Traicionó y sacrificó sin remordimiento a todos sus antiguos camaradas o sus cómplices. La intriga le era tan necesaria como el alimento. Intrigaba en todo tiempo, en todas partes, de todos modos y con todo tipo de personas” [1].

Fouché solía hacer enojar a Napoleón, quien amenazaba con hacerlo fusilar. Amenaza a la que un inmutable Fouché respondía: “No soy de esa opinión, su majestad”. Frase que es prima hermana del “preferiría no hacerlo” de mi querido e irritante Bartleby.

Sin embargo, Fouché y Talleyrand tuvieron una empresa en común. Derrocar a Napoleón. Lo cual provoco la ira del propio Napoleón, quien sometió a juicio a Talleyrand. Juicio del cual Talleyrand saldría victorioso y Napoleón humillado.

Años después cayó Napoleón y asumió el reinado Luis XVIII. Cuenta Chateaubriand: “De repente se abre una puerta: entra silenciosamente el vicio apoyado en el brazo del crimen, monsieur de Talleyrand caminaba sostenido por monsieur Fouché: la visión infernal pasa lentamente por delante, entra en el gabinete del rey y desaparece. Fouché acababa de jurar fidelidad y homenaje a su señor; el fiel regicida, de hinojos, puso las manos que hicieron rodar la cabeza de Luis XVI entre las manos del hermano del rey mártir; el obispo apóstata hizo de garante del juramento”.

Recuerda Chateaubriand que en esos días se decía en Francia respecto al nombramiento de Fouché que “sin Fouché no hay seguridad para el rey, sin Fouché no hay salvación para Francia”.

Que paradoja absurda y triste, admirar tanto a Talleyrand para terminar oficiando de Fouché. Y sabiendo, a ciencia cierta y de modo indubitable, que Mauricio Macri es a Talleyrand lo mismo que las gallinas a la poesía: absolutamente nada.

Con perdón de las gallinas, claro.

De todos modos, Pichetto, como dice Calamaro: “Buena suerte y hasta luego”.

 

 

 

 

 

 

[1] Juicios de Napoleón sobre sus contemporáneos y sobre él mismo.

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

29 Comentarios
  1. Carlos Fernandez Maire dice

    Me propuse comentar tu oportuna y sincera nota, querida Graciana, pero en realidad…preferiría no hacerlo…
    Abrazo!

  2. Lino dice

    Me gusta lo que escribe Graciana…!! Ahora..es Picheto…un Reflejo que Nos Responde ese Espejo de la Historia que Conjuga Pasado y Futuro…?? Es Picheto un Modelo de Argentino que Surgió de los Laboratorios de la Dictadura, De La CIA yankie de los 70, que Moldeó un paradigma de Argentino..?? mezcla de Traidor , pero Traidor hacia quien le dio, Proteccion e Instruccion….es el tipo de Traidor que termina Amando a su Torturador..despues de varias sesiones de tortura, Cobarde, porque Nunca Muestra su verdadero Rostro, y Miserable…porque terminan en la Ruina Economica…???

  3. Lino dice

    Me gusta lo que escribe Graciana…!! Ahora..es Picheto…un Reflejo que Nos Redponde ese Espejo de la Historia que Conjuga Pasado y Futuro…?? Es Picheto un Modelo de Argentino que Surgió de los Laboratorios de la Dictadura, De La CIA yankie de los 70, que Moldeó un paradigma de Argentino..?? mezcla de Traidor , pero Traidor hacia quien le dio, Proteccion e Instruccion….es el tipo de Traidor que termina Amando a su Torturador..despues de varias sesiones de tortura, Cobarde, porque Nunca Muestra su verdadero Rostro, y Miserable…porque terminan en la Ruina Economica…???

  4. Lujan dice

    Lo que realmente importa – sin dejar de respetar y apreciar como siempre lo expuesto por Graciana – lo que dice aquí don Julio Maier. Todo lo demás que pueda decirse ya del accionar del senador no es relevante para la actual situación política social y económica en la estamos inmersos todos los argentinos y argentinas del laburo.

  5. Me desorientó un poco la descripción que hiciste de piCHOTTO personaje que siempre me pareció despreciable aunque como bien dijo Claudio Scaletta ayer en Cash, dueño de una coherencia ideológica sin fisuras, siempre de derecha, nazi mal disimulado, siempre disfrazado de Micky Vainilla, en palabras de Horacio. Me parece que sos demasiado generosa para con él.

  6. Oscar dice

    Muy buen remate!!!! Obviamente en relación a todo el desarrollo de la nota. Felicitaciones compañera…ya venía derrapando picheto

  7. Lynette dice

    Así como Julián Guarino asocia la literatura con sus editoriales económicos, tu amor a la literatura te lleva a hacerlo con tu rol de abogada y la justicia… excelente y muy acertado, como siempre, tu artículo Graciana!! Te felicito!

  8. Debora Infante dice

    Estimada Graciana:
    hace poco comenzé a leerte. Esta nota refleja tu nobleza y transparencia, ademas de tu inteligemcia, que es un atributo que se notó siempre.
    gracias!
    Debora Infante

  9. Mariluque dice

    Graciana:leo todas tus notas, que siempre me desasnan en temas judiciales. Un día te quiero de presidenta!!!!

  10. Daniel Mac Dougall dice

    Impecable Graciana, muy bueno. ¡ Lo único que espero es que Lopez Obrador no nos declare la guerra por comparar a Michetti con Frida Kahlo!

  11. José Luis dice

    Excelente nota! Sólo un detalle: la comparación entre la vicepresidenta y Frida no resiste mayor análisis (para usar una frase remanida). Frida no lo merece

  12. Miguel dice

    Excelente análisis y propuestas Graciana. Mucho del contenido que está expuesto me recuerda a las acciones formales contra la dictadura, sin respuestas, claro. Como ahora. Es decir, la arrogancia que da la impunidad y l detrimento sostenido de la democracia y la República. Tenemos que pensar aceleradamente, cómo haremos para restituir inmediatamente esta demolición que cala en las mentes de alguna «opinión pública»

  13. Luis Juan dice

    Estimada Graciana:
    Impecable análisis.
    Podrías releer el artículo del ex escribiente de la dictadura que, según supo decir Latana escribiera en el Cronista Comercial bajo el seudónimo de Franceso Guicciardini, es decir, el Dr. Mariano Grondona (hoy hermanados en las ideas), titulado: el terrible artículo 29 de la Constitución y publicado en el diario La Nación del 9 de julio de 2006. Seguramente le sacarás jugo.
    Una digresión. En una serie de entrevistas realizadas bajo la consigna Comprender el poder hoy. Pedro Bustamente, entrevistando a Thierry Meyssan en cuestiones muy interesantes, finaliza con una última pregunta:
    PB: ¿Qué se puede hacer hoy para resistir al poder?
    TM: En teoría es muy fácil resistir: es suficiente con desarrollar un espíritu crítico y recuperar la soberanía popular y nacional.

  14. Gustavo Ciancaglini dice

    Como siempre, extraordinaria…….

  15. Gustavo Ciancaglini dice

    Como siempre, ectraordinaria…….

  16. Claudio dice

    Impecable.
    Recuerdo el discurso de Micky por la 125, como dirigido a Cleto y cargado de autorreferencias sobre la lealtad.

  17. Victoria dice

    Pichetto, Sanz. Políticos sin votos, que creen que están para más, terminan devieniendo en empleados de la política.

  18. Beatriz dice

    Eco cele te articulo sra Pichetto capaz de hacer lo que corresponde que haga legalmente ? Devolver la banca del senado , del consejo de la magistratura e irse definitivamente de PJ a Cambiemos? Dudo no tiene ética, moral principios honra tiro todo a los perros ! Espero equivocarme

  19. mario dice

    Se convirtió en un profesional politico no tiene valores ni conductas apropiadas ,la historia lo juzgará como lo que terminó siendo » un cachafas»

  20. Pablo dice

    Excelente Artículo Graciana!!! Gracias por compartir tu mirada y tu trabajo !!! muy buen artículo , con calidad y altura ayudas a entender muchas cosas , GRACIAS!!

  21. Roberto Nayar dice

    En general y casi siempre me parece muy bueno el artículo. Sólo me gustaría marcar y a modo de contradicción que Pichetto si se merece este final de su carrera política. Más allá de su experiencia personal y de las intrigas palaciegas o hablando en criollo de la Rosca que el maneja siempre aparece más allá el hecho real qué significa que si dos menemista luego volvés a ser peronista para terminar o en realidad volver a ser lo mismo al principio un menemista o macrista que es algo horrorosamente parecido o peor desnuda realmente quién dos. Escribo esto que no sé a quién le importa pero lo hago contento los hechos de esta última semana le quitan al peronismo no sólo a este personaje si no también a Graciela Camaño y a nosotros los peronistas el peso de tener que aguantar como si fueran compañeros a estas cosas. Me refiero a ellos como cosas y me acuerdo de Hesse cuando dice a las categorías del reino animal a las que se propone que algunos seres que se creen humanos pertenecen en este caso sigo siendo obvio dónde más puede terminar un gorila en ese zoológico donde parece sentirse seguro y acompañado por sus pares disculpas ya escribí demasiado es que estoy contento nos sacamos a esa bestia de encima ahora los compañeros en el senado podrán recuperar humanidad y soportar el mandato de un gorila y nosotros los peronistas al menos en este caso también trataremos en humanos o en realidad habremos recuperado humanidad

  22. Cecilia dice

    Una fenomena!!!! Gracias

  23. Julio Maier dice

    Mi estimada Graciana:

    Según reglas del principio representativo -que no existen en el Derecho positivo constitucional de nuestro país- el senador Pichetto no sólo debería renunciar a su cargo en el Consejo de la Magistratura -que sí dependen del Derecho positivo regulado por el parlamento conforme a la Constitución-, sino, antes bien, a su cargo de senador de la Nación por el PJ, pues el cargo no depende, a la manera de la propiedad privada, de su voluntad omnímoda, sino de su pertenencia al partido o alianza que representaba y fue votada, y que y hoy ya no representa.

    No quiero irrumpir en tu amistad con él, ni evitar la veneración tuya de su andar político y de sus cualidades como tal y como persona, pero, a falta de regulación positiva clara y expresa del principio representativo en nuestra Constitución nacional, queda vigente todavía el deber ético de renunciar a un cargo, el de senador por el PJ, que, claramente, ya no ejerce, por aceptar, voluntariamente, otro destino y otro vínculo político.

    Sinceramente,

    Julio

    1. graciana dice

      Julio querido, fue Miguel quien decidio un dia dejar de ser mi amigo. Y no lo venero. Si me queda el recuerdo que no voy a negar de una parte del camino recorrida . suscribo que tiene el deber etico de renunciar. como lo conozco se que no quiere hacerlo. Y se que todo esllo es consecuencia de sus porpios actos.
      abrazo enorme
      graciana

  24. Susana elsa Mullion dice

    De madrugada estoy leyendo este artículo tan bien escrito !Que pensará Pichetto cuando lo lea?

  25. LIX dice

    Estimada Graciana:

    Crece Ud. en mi aprecio a medida que avanza el tiempo y la lectura.
    Ojalá tuviera la oportunidad de contarle qué es lo que pasa en nuestros feudos del interior. Tanto que, mire, este comentario no es para que lo publique, sólo para sugerir ampliar el espectro de análisis a todo el país, lo que puede mejor explicar la realidad que vivimos, y la historia que nos atraviesa y la determina.

  26. Elvira Romera dice

    Brillante Graciana. Tu inteligencia y tu agudeza me conmueven…

  27. Elida de Bianchetti dice

    Los sábados espero tu articulo, para entre lagrimas lograr sonreír. Siempre lo logras, aunque el tema me angustie. Graciana muchas gracias.

  28. Aljandro dice

    Grande y mordaz. como siempre. Excelente!

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.