Primavera sin agua

Veinte años de un conflicto por pura agua de deshielo

 

El agua pura de un arroyo es fuente de un conflicto de más de veinte años en el noroeste neuquino, al pie de la Cordillera del Viento, que expresa la pelea de fondo por la reestructuración de un territorio a la medida de la burguesía terrateniente local con capacidad de influir en la estructura del estado provincial y, a la vez, de sumarse a los planes de los capitales trasnacionales del extractivismo.

Luis Marino Pessino, terrateniente y comerciante de Chos Malal, ex legislador provincial por el Movimiento Popular Neuquino (MPN), desde hace décadas desvía y bloquea el caudal del canal público La Primavera que atraviesa un campo de su propiedad ubicado a menos de 10 kilómetros al sur de Andacollo. Esta apropiación de un recurso público priva a los 4.000 habitantes de la localidad de agua potable de gran pureza e impide el desarrollo de un área de granjas de 30 hectáreas creada en los últimos años para promover el autoconsumo y la producción de alimentos orgánicos.

Vecinos organizados en asambleas medioambientales de Chos Malal, Andacollo y Huinganco, las familias de pequeños productores de El Chingue y crianceros del lugar liberaron la semana pasada el agua retenida artificialmente, ante la falta de intervención del Estado en la resolución del conflicto. Días antes ya le habían reclamado una solución de fondo al gobernador Omar Gutiérrez (MPN), durante un acto en Las Ovejas. Por su parte, funcionarios y técnicos de Recursos Hídricos de la provincia postergaron una semana más la inspección y relevamiento en el lugar comprometido por el gobernador, priorizando una reunión con Pessino que se hizo el jueves 30 en Chos Malal, donde jugó de local. Para el 5 de junio está prevista una reunión de ese mismo equipo en Andacollo con el intendente municipal Ariel Aravena (MPN); no se conoce si es abierta a la comunidad.

 

Pobladores de El Chingue con el gobernador Gutiérrez.

 

Ciclos de La Primavera

Desde los ’90 se activa cíclicamente el conflicto con el terrateniente tanto por el agua como por avances sobre tierras fiscales municipales. La vía judicial se bloqueó por decisión de funcionarios públicos que jugaron abiertamente en favor del privado, sin que recibieran castigo institucional por ello (https://www.rionegro.com.ar/absolvieron-a-pessino-y-piden-jury-para-el-fiscal-PSHRN02090519051021/ ). El municipio de Andacollo tuvo que pagar con 200 hectáreas forestadas la claudicación judicial. En definitiva, Pessino mantiene el control de la situación que usa, además, como prenda de negociación con las sucesivas gestiones municipales y provinciales para obtener beneficios económicos extras.

El arroyo nace en un manchón de hielo permanente en el faldeo sur-oeste de la Cordillera del Viento, a unos 2.200 metros sobre el nivel del mar. Seiscientos metros más abajo, a mediados de los ’80 se hizo la obra de canalización de una parte del caudal para garantizar agua mineral de primerísima calidad a la planta urbana de Andacollo. El canal La Primavera corre desde entonces con agua todo el año en sentido sur-norte, en tanto que el cauce natural del arroyo homónimo lo hace en sentido este-oeste hasta desembocar en el río Neuquén.

 

 

De esas tierras altas abiertas de propiedad fiscal provincial el canal ingresa al campo de 3.000 hectáreas mensuradas, que está escriturado a nombre de Fricons SA, firma inscripta en 1998 que preside Pessino. Corre 3.500 metros hasta donde hace unos diez años hizo una represa doméstica sobre el curso del arroyo, embalsando agua de modo que sólo si rebalsa continúa corriendo otros 220 metros más para dejar la propiedad privada y pasar por medio de las parcelas de El Chingue, a menos de dos kilómetros del casco urbano. Ninguna autoridad provincial autorizó la laguna que tiene 125 metros de largo por 25 de ancho; con un metro de profundidad acumula más de 3.000.000 litros de agua, estimaron los vecinos en el lugar, lo que puede confirmarse con imágenes satelitales públicas.

Cuando el municipio realizó el canal el campo no estaba alambrado ni deslindado ni escriturado a nombre de Pessino, recordó Aravena. El abuelo primero y su padre después ocuparon un puesto en el lugar pero como un ocupante fiscal más (sin título de propiedad), al punto que un viejo edificio escolar quedó dentro del predio, aseguró otro poblador cuya familia es de larga data en el lugar. El poder político lo transformó primero en propietario del campo La Primavera, desde donde extendió su poderío para los cuatro puntos cardinales, comprando a propietarios en quiebra o corriendo alambrados, según el caso. El poder económico propio lo acumuló desde un corralón de materiales como único proveedor del Estado para todo el norte neuquino, el alquiler de inmuebles al Estado y el cobro de la servidumbre de paso del Gasoducto del Pacífico y del Oleoducto Trasandino por sus campos.

 

La gota

Esta última temporada estival hubo más agua que la anterior, pero aún así la situación se agravó porque Pessino contrató un tomero para controlar que ningún vecino ingresara a liberar el caudal retenido artificialmente. En diciembre pasado el Ejecutivo local decidió dejar de pagar haberes a un peón del estanciero para que garantizara la apertura de la toma de agua, acuerdo provisorio al que se acostumbró.

 

La represa no autorizada.

 

Desde hace años se mantenía un acuerdo político entre el Estado municipal y el privado por el que retenía el 40% del caudal. Pero constantemente lo ignoró para lograr algún beneficio adicional. Ante uno de esos cortes prolongados la provincia hizo una toma de agua sobre el río Neuquén para consumo humano, cuya ubicación y calidad es más que dudosa ya que está aguas abajo de los desechos contaminantes de la actividad minera, insisten integrantes de las asambleas medioambientales de la zona.

“No quiere que nadie extraño ingrese al campo, rompen el canal”, insistió el terrateniente, según una fuente de Recursos Hídricos que participó de las negociaciones que encabeza Daniel Lima, director provincial Técnica y Planificación del ministerio de Energía y Recursos Naturales. Pessino nunca permitió el ingreso de personal técnico ni operarios, por lo que es importante el deterioro por falta de mantenimiento. Ni el represamiento ni todas las interrupciones al caudal cuentan con las autorizaciones correspondientes que exige el Código de Aguas (Ley 899) vigente, confirmó la fuente.

A fines de los ’90 el Concejo Deliberante de Andacollo lo declaró persona non grata, lo que da cuenta de la amplia resistencia que desata el antihéroe, así como del amplísimo paraguas de protección con que cuenta. Acrecentó su poder de lobby, al punto que los funcionarios públicos van a negociar a su casa.

 

 

En nuestro país la propiedad privada tiene restricciones al dominio y los cursos de agua superficiales son públicos, ejes básicos que no tienen incluídas excepciones VIP en las que figuren Pessino junto a Ted Turner (que impide el acceso a un río en Traful) y Joseph Lewis (que hace lo propio con el lago Escondido).

 

 

 

(En colaboración con Javier Grosso en la elaboración de la cartografía y análisis de imágenes satelitales)

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

2 Comentarios
  1. Ricardo Daniel Sequeira dice

    La Politica del Gobierno de la Provincia y su brazo ejecutor- Recursos Hidricos

  2. luis mercurio dice

    el agua es un bien comun y es parte de la madre tierra no puede nsdie apropiarse de ella….»que el agua corra» justicia p los pobladores de el chingüe y de lis crianceros locales

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.