Pueblo chico, resistencia grande

Sigue la lucha de los mineros de Barker para evitar los despidos de Loma Negra

 

Los trabajadores nucleados en el sindicato de la Asociación Obrera Minera Argentina (AOMA), seccional Barker, vienen resistiendo la intención de la empresa Loma Negra de cierre y reducción de planta. El miércoles 5, la propuesta de la empresa ante el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires fue la de transformar la planta en molienda, embolsado y despacho, conservando a 136 trabajadores en tres turnos de 4 horas. La propuesta fue rechazada por el gremio porque la jornada part time implicaría perder más de la mitad de su salario. Y la cantidad de trabajadores que quedarían en la planta sería insuficiente, desde que perdieron alrededor de 100 puestos de trabajo en lo que va del conflicto.

“Básicamente el rechazo es por el número de personal. Ellos están hablando de 136 trabajadores dentro de planta. Y la propuesta nuestra es de 200 trabajadores. Ellos hablan de jornada part time para el personal propio de Loma Negra y para el personal de la contratista Minerar, que son las dos empresas que mejor sueldo tienen”, expresa Eugenio Isasmendi, secretario adjunto de AOMA Barker. El sindicato tiene una decisión tomada, que es la de no resignar más puestos de trabajo. Así lo hicieron saber en la asamblea del jueves 6 en la fábrica.

 

 

La empresa llama “plan integral”, pagando un 150% de indemnización, a aquella salida que ofrece a quienes desean irse. También se habló de un plan de 24 cuotas con 70% de salario para poder “insertarse laboralmente”, como dijo el CEO de Loma Negra Sergio Faifman en LU32 Radio Coronel Olavarría, donde recalcó haber ofrecido a los trabajadores el traslado a otras plantas: “En lugar de cerrarla, estamos proponiendo un esquema que sería dar trabajo a más de 100 personas y actividad para la comunidad”. En sintonía con los anuncios de Macri, Faifman anuncia la pérdida de empleo como creación de puestos de trabajo. Si Macri —como dijo Verbitsky— bajó la inflación al doble y aumentó la inversión a la mitad, el director de Loma Negra propone crear 100 puestos de trabajo en Barker despidiendo a más de la mitad de su personal. ¿Que Faifman esté en sintonía con Cambiemos se deberá a que fue aportante de campaña con 23.250 pesos como informó Alejandra Dandan el 26 de agosto de 2018 aquí?

 

 

La gobernadora del amor —como la define Carlos Barragán— fue visitada por la concejal de Cambiemos María Paz Bilbao. “La Provincia se preocupa y se ocupa”, fue el mensaje de Vidal. La reunión se llevó adelante el 22 de mayo y “se trató básicamente —más allá de mi rol como concejal— de llevar una voz como vecina de la comunidad y contar en primera persona cuál es la situación que estamos atravesando en la comunidad desde hace más de dos meses”, contó Paz Bilbao a El Cohete a la Luna. “La gobernadora nos manifestó la prioridad de mantener todas las fuentes laborales que están en juego y por otro lado empezar a trabajar en otras cuestiones para el desarrollo sustentable de la comunidad. Nuestra dependencia de la empresa es grande, dado que no tenemos ninguna otra industria y prácticamente no hay otra fuente de trabajo”.

 

 

 

Para la concejal existió una gran falencia política local en fomentar otras industrias y fuentes de trabajo. Lo que no dice es que eso va a contramano de un mercado interno herido de muerte por el espacio del que forma parte. “La gobernadora nos manifestó que estaba al tanto de la situación, que estaba interviniendo a través del Ministro de Trabajo y que la prioridad era abrir todos los canales de negociación y diálogo constructivo”, sostuvo María Bilbao, que tiene a familiares, amigos, al padre de sus hijos en la planta y a su hermana que es “la primer mujer obrera de la planta Barker”.

El ministro de Trabajo Marcelo Villegas interviene como le pidió la Gobernadora, pero su posición, sus palabras, son similares a las del director de Loma Negra Sergio Faifman. En ABC Hoy Radio de Tandil el ministro Villegas dijo: “Pusimos desde el Estado iniciativas para trabajar en este contexto. La primera: a partir de un esfuerzo de la Subsecretaria de Empleo de la provincia, aplicar horas de formación en un Centro de Formación Profesional para la localidad, puntualizando en la habilidad y competencia de quienes puedan quedar fuera”, confirmando los despidos que propone la transnacional brasileña Camargo Correa pero aclarando que “con cierto ingreso de dinero podrán generar autoemprendimientos, contando con formación profesional para otras áreas”, señaló.  “La Autoridad del Agua tiene prevista la extensión de redes a partir de un convenio con el Municipio para que algunos puedan incorporarse como mano de obra en esos procesos”, dijo Villegas, ofreciendo changas y empujando a los trabajadores a emprendimientos individuales. Eso parece ser todo el “me preocupo y ocupo” que tiene el Hada Buena para los trabajadores de Loma Negra Barker. El Ministro de Trabajo elogió también la jornada reducida de trabajo propuesta por la empresa, porque “aún así el salario que estaría proponiendo la empresa quedaría en los niveles medios o un poco por arriba de los salarios medios de la localidad”. Su rol y el de Faifman se confunden.

El día jueves 6 el Ministerio de Trabajo de la provincia de Buenos Aires envió como veedor a Juan Yaket, director provincial de delegaciones regionales, que acompañó la propuesta que la empresa llevó a través de Damián Caniglia, gerente de recursos humanos, junto a Lucrecia Loureiro, gerente de legales de Loma Negra en la planta Barker a los trabajadores en sus respectivos turnos. Estuvo presente la comisión directiva de AOMA junto a sus delegados. Ahí los representantes de la empresa anunciaron la propuesta de reducción laboral de 4 horas para mantener 136 trabajadores y buscaron hacer tentadora la oferta de “retiros voluntarios”, “prejubilaciones”, “ofertar el 150, el 180, o el 130% de indemnización según la antigüedad”. A la función del Ministerio los trabajadores la califican de “vergonzosa”. Desde el gremio siguen firmes en la propuesta que llevaron en su momento de mantener los 200 puestos de trabajo y, una vez que se garanticen, comenzar a conversar sobre la jornada laboral de 4 horas, que rechazan de plano. Es posible que un número ínfimo de trabajadores termine aceptando la propuesta o solicite traslado, pero la mayoría mantiene la decisión conjunta de no aceptar y resistir.

 

 

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.