QUÉ ALIVIO

La música que escuché mientras escribía

 

La semana pasada me quedé mal por la elección de la música. Además es parcialmente cierto que la escuché mientras escribía. Poquito, porque me emboló. Sólo la puse como una curiosidad y sobre todo me interesó que el Rey del Tango Ruso fuera ucraniano, porque ilustra sobre la índole del actual conflicto.

Pero me sentí manchado y con necesidad de limpiarme. Para eso recurrí a Brownie, ese maravilloso trompetista que se estroló  con el auto a los 25 años, en 1956. Dos años antes grabó un par de discos extraordinarios, uno con Dinah Washinghton (me disculpo por los insoportables agudos de Maynard Ferguson en Summertime)  y el otro con Sarah Vaughan, dos de las más extraordinarias cantantes en la historia del jazz, que figuran en cualquier top ten que se te ocurra, y en no pocos top five. Y un tercero con Helen Merrill, que es por lo menos correcta. Es la única que aún vive, y pasados los 90 sigue cantando.

 

 

 

 

 

 

 

Qué alivio, después de escucharlas.

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí