Qué ves cuando no ves

Cuando la mentira quiere ser verdad

 

Hace pocos días, el Director Ejecutivo de ANSES, Emilio Basavilbaso, se sometió a un reportaje con el Diario El Litoral. Allí hace un balance de su gestión y expresa estar muy contento con lo que lograron en estos cuatro años. En verdad tal afirmación puede provenir de quien no ve la realidad del mundo que lo rodea, de un psicópata, de un perverso o de una mezcla de todas esas cualidades. Sin duda una persona de bien, luego de todo el daño hecho al sistema previsional y a los beneficiarios en particular, debería pedir disculpas, pero lejos de ello opta por mentir en forma cínica y descarada.

Vamos a desentrañar algunas, solo algunas de esas mentiras para evitar aburrir al lector ya que si nos ocupáramos de todas las falacias expresadas por el Director Ejecutivo de ANSES, la extensión de esta nota sería abrumadora. Veamos qué dice y lo acontecido en realidad:

  • Dice Basavilbaso: Cuando nosotros llegamos, había 350.000 juicios. Había 60.000 sentencias definitivas, confirmadas por la Corte, y más de 1,5 millones de personas que tenían derecho a litigar también. Es tan burda la mentira que ellos mismos se desmienten. En el Libro Estadístico publicado por ANSES de diciembre de 2015, pagina 69, se puede ver que a esa fecha había en stock en ANSES 41.450 sentencias a liquidar y que el tiempo de resolución era de 359 días, pero en el Libro Estadístico del mes de agosto de 2019 según publica la ANSES en la página 91, el stock paso a ser 90.725 sentencias y el tiempo de resolución a 435 días. Es decir que hoy existe el doble de sentencias sin liquidar y se tarda ochenta días hábiles más en liquidar una sentencia, pero para el Director Ejecutivo de ANSES el problema está resuelto. Significativo el nivel de negación de la realidad de este funcionario.
  • Hay una primera decisión muy valiente del Presidente Macri de lanzar la reparación histórica. Con eso conseguimos bajar los juicios a la mitad. Esto no tiene precedentes. Lo que no tiene precedentes es la forma de mentir: según el Libro Estadístico de ANSES de junio de 2019, página 36, aceptaron la Reparación Histórica y renunciaron al juicio contra ANSES 54.906 personas. Lo más curioso es que casi ninguno de ellos cobró el juicio y sin embargo aceptaron que les redujeran la liquidación en un 60% de lo que le correspondía, una auténtica estafa. Pero hay más, para el Director Ejecutivo un ofrecimiento de un acuerdo transaccional para pagar un reajuste de los cientos que ha pagado ANSES a través del tiempo, pero hecho en base a trapisondas y mentiras, es un juicio. Por ello habla de 1,2 millones de personas (recordar que cuando le lanzó la Reparación Histórica se hablaba de alcanzar a 2,4 millones). Pero también miente con esos 1,2 millones, porque en realidad, durante una ponencia en el Colegio Público de Abogados de la Capital Federal (donde no podía mentir), ante cientos de profesionales expertos en la materia, Basavilbaso contó que se cumplieron 719.503 acuerdos homologados y que el total de homologaciones alcanzó los 802.124 casos.
  • Luego se vanagloria de haber entregado 11,5 millones de créditos ANSES, algo así como si al usurero del pueblo lo nombraran Ciudadano Ilustre. Si 11,5 millones de personas recurrieron a ANSES por un crédito es porque lo que ganan no les alcanza para comer, pagar los servicios públicos o los medicamentos, en definitiva para vivir. ¿Qué es lo que hará que alguien designado para proteger a los que menos tienen se sienta orgulloso de esquilmar a los más pobres con créditos que al mes siguiente le descontará del haber, por lo que esa persona recibirá un 30% menos de lo que cobraba antes, y a su vez exaltarla como una política pública? Si con la totalidad del haber no le alcanzaba para vivir dignamente, ¿cómo piensa que va a vivir con el 70%?
  • Quizás lo más tragicómico de la nota son las reflexiones sobre el Fondo de Garantía de Sustentabilidad. Muy suelto de cuerpo, Basavilbaso dice: El dinero de ANSES se cuidó muchísimo, yo me ocupo especialmente de eso, y no fue una caja para el Estado. Parece mentira que cuando acaban de procesar al primer funcionario importante del gobierno por un negociado sin precedentes, que era curiosamente Blaquier, el encargado del FGS, alguien que era su jefe diga que el dinero se cuidó muchísimo. El caso Blaquier no es el único, ya que Luis Toto Caputo hizo lo mismo. Quizás alguien se olvidó pero la vicepresidenta intentó hacer algo parecido con Qatar y el mismísimo Basavilbaso ordenó una contabilidad paralela para registrar lo recibido con el sinceramiento fiscal, donde aún no se ha informado qué pasó con los 11.000 millones de dólares que él mismo dijo —ante la comisión bicameral de seguimiento de los fondos de ANSES— que el sistema había obtenido. Para refirmar que no fue una caja para el Estado, en septiembre y octubre de 2019 compró fondos defaulteados del Estado y está pagando prestaciones corrientes con recursos del FGS por el acuerdo con el FMI. Como si esto fuera poco, cuando llegó a la ANSES el FGS contaba con casi 66.000 millones de dólares y hoy registra menos de la mitad. Pero quedémonos todos tranquilos, que el FGS está en buenas manos. Cualquier dueño de una consultora o de un banco seguramente hubiera afirmado lo mismo, porque se hubiese beneficiado de la necesidad ajena, pero cualquier persona que tenga el compromiso con sus compatriotas se avergonzaría y pediría disculpas por tanta ignominia.

Resulta tedioso seguir refutando las barbaridades dichas tan a la ligera, cuando aquellos que padecemos esas políticas sabemos bien lo que ocurrió: estos cuatro años configuraron un tsunami que saqueó los ingresos de los que menos tienen. Pero siempre es importante precisar lo que nos dejará este gobierno y la actual dirección Ejecutiva de ANSES.

  • Hicieron una inmoral ley de blanqueo de fondos usando a los jubilados como rehenes, donde incluso blanquearon el hermano del Presidente. Ese blanqueo fue por 126.000 millones de dólares que inescrupulosamente tenían escondidos un conjunto de millonarios amorales.
  • Con la PUAM bajaron el beneficio mínimo al 80% de la mínima jubilatoria.
  • Le aumentaron la edad de acceso al beneficio de 60 a 65 años a las mujeres más pobres.
  • Se llevaron puesto el plan de inclusión jubilatoria.
  • Se timbearon el 50% del FGS sin que le dieran un peso a un jubilado.
  • Hicieron una suerte de repelús de 11 mil millones de dólares con los fondos que fueron a ANSES por el blanqueo con una contabilidad trucha
  • Hicieron de un organismo previsional una agencia de usura con los créditos ANSES.
  • Cambiaron la fórmula de movilidad jubilatoria y le hicieron perder el 27% de poder adquisitivo al conjunto de los beneficiarios.
  • Con el cambio de la ley de movilidad jubilatoria le bajaron el 20% la jubilación futura al conjunto de los argentinos.
  • Bajaron las contribuciones patronales para desfinanciar el sistema previsional y así tener argumento para ajustarlo cada día más.
  • Le prestaron plata a la gobernadora Vidal con tasa preferencial, a costa de los jubilados.
  • Arreglaron con el FMI usar el FGS para pagar prestaciones corrientes, cosa que está ocurriendo. Este año se gastarán 80.000 millones de pesos.
  • Usaron el FGS en beneficio propio, como los ya comentados casos de Blaquier, Qatar y Caputo.
  • Usaron hasta las monedas para financiar la fiesta neoliberal y la fuga de capitales.
  • Compraron bonos a la par que en el mercado valían el 30% con fondos del FGS.
  • Defaultearon la deuda en pesos y se llevaron puesto el FGS.
  • Crearon jubilados de primera (los que cobran el 82% del SMVM), de segunda —quienes cobran la mínima— y de tercera, que son los beneficiarios de la PUAM que cobran el 80% de la mínima.
  • Modificaron la movilidad jubilatoria y en un año los jubilados perdieron el 20% contra la inflación, dijeron que se recuperaría este año y sin embargo este año se perderá entre un 5 y un 7% más.

Pero claro, están orgullosos porque vinieron a hacer esto, se aliaron con los bancos, con el FMI, con la OCDE y con lo peor del mundo de las finanzas, para saquear la plata de los más vulnerables. Se reservaron el plato fuerte que era el renacer de la AFJP para el segundo mandato.

Pero por suerte, Alberto Fernández y Cristina Fernández de Kirchner tuvieron la enorme visión de construir una unidad del campo nacional y popular que logró un triunfo histórico el 11 de agosto de 2019 que seguramente refrendará el pueblo hoy 27 de octubre, poniendo un freno al sueño privatizador. Ese triunfo significará el renacer de la esperanza de millones de argentinos, los más vulnerables, los jubilados y pensionados los titulares de pensiones por discapacidad, las madres de siete o más hijos, los titulares de la Asignación Universal por Embarazo y Asignación Universal por Hijo, los desocupados y los trabajadores informales. Por ellos, por nuestros hijos, por nuestros nietos y por la Patria, el 27 de octubre digamos muy fuerte un nunca más al neoliberalismo y llevemos a la victoria la maravillosa frase de Alberto cuando dice que entre los jubilados y los bancos, él elige a los jubilados.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

2 Comentarios
  1. Carlos E. Scirica dice

    Más triste aún. No «muchos», sino «la mayoría» de los jubilados vota a Cambiemos

  2. CarlosP dice

    Muy esclarecedor, es increíble que aún muchos de nuestros jubilados voten a estos tipos, es un trabajo para la antropología , sociología u otras ciencias que puedan clarificar este comportamiento

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.