Retórica y excusas

El verso de ajustar para generar trabajo

 

Un día después de la movilización contra el ajuste y en demanda de respuestas sociales frente a una crisis que se transforma en inocultable, que realizamos desde el Bloque Social por el Trabajo, el “Presidente Alberto Fernández recibía al jefe de Gabinete, Juan Manzur, y a los ministros de Economía, Sergio Massa; de Trabajo, Raquel Kelly Olmos, y de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz; para analizar los planes sociales” (sic), según informaba la agencia pública de noticias.

La respuesta es un decreto que pone fin a la incorporación de nuevos beneficiarios al programa “Potenciar Trabajo”, al que la dinámica institucional presenta como un salario complementario para los trabajadores de la economía popular. Sin atender siquiera a su propio relato, el gobierno sostiene ahora que “nos imponemos y autoimponemos un techo a seguir incorporando altas. Esto quiere decir que el Ministerio va a trabajar con el 1.350.000 (de beneficiarixs) del Potenciar Trabajo para poder garantizarles la búsqueda del capital, las máquinas y las líneas de producción. Sin las herramientas ni la tecnología para producir, se trunca el sueño de confeccionar bienes y servicios desde la economía popular”.

Como siempre que los ajustes se profundizan, sus responsables empiezan a mirar a los de abajo para encontrar una responsabilidad que les evite tener que cuestionar el acuerdo con el FMI, el sistema económico de saqueo de nuestra soberanía que se reproduce, o un modelo extractivista que genera riqueza en el extranjero y pobreza en nuestra tierra.

 

Es recurrente en la aplicación de las políticas de ajuste identificar a los beneficiarios de programas sociales o planes de empleo como responsables del desaliento al trabajo, o encontrar como única herramienta para recuperar la cultura del trabajo, sacarle la poca plata del bolsillo a los más humildes de la Argentina.

La dinámica miserable del ajuste siempre encuentra excusas y romanceros que la justifican.

“En función de los ahorros que se van haciendo mes a mes por la bajas, esas mermas las transferimos ya no a pagar 27.000 pesos del programa sino a la compra de asignación de recursos para máquinas y herramientas” sostuvo la Ministra de Desarrollo Social, Victoria Tolosa Paz, quien de esa forma señala que la baja que se produce sobre un beneficiario del Potenciar Trabajo, por ejemplo por no haber concurrido a las reiteradas e insoportables auditorías a las que se los convoca para ver si pueden darle de baja, es la que financiará la inversión productiva.

Los adornos incorporados al decreto son la creación de un nuevo Consejo de la Economía Popular y el Salario Social Complementario (CEPSSC), que en realidad fue creado el 14 de diciembre de 2016 con la sanción de la ley de emergencia social acordada con el gobierno de Mauricio Macri, y jamás tuvo funcionamiento efectivo.

La otra excusa utilizada en el decreto para justificar el ajuste es que se establece un cupo para cooperativas de trabajo en la asignación de obras públicas de hasta 300 millones de pesos. Lo cierto es que el decreto no establece ningún programa, ni modifica norma alguna de la ley de obra pública, ni establece procedimiento alguno que permita hacer pensar que esa “promoción” en algún momento sea una decisión real.

Al mismo tiempo, las preferencias en contrataciones a empresas que tengan en su nómina un 5% de beneficiarios del programa “Puente al Empleo” es una auténtica incógnita, dado que no existe estadística oficial que pueda evidenciar un éxito mínimo al menos en los regímenes de promoción de incorporación al trabajo de beneficiarios de programas sociales. Anuncios hubo decenas, pero informes de resultados ninguno.

Los únicos anuncios que efectivamente se cumplen en forma inmediata, una vez más, son los que implican un ajuste sobre el bolsillo de los más humildes.

Lejísimos de los anhelos de trabajo y dignidad con que el Frente de Todos construyó una victoria electoral sobre la que algunos hoy se siguen asentando para verduguear a los más humildes y a sus organizaciones populares.

 

 

 

 

 

* El autor es coordinador del Frente Milagro Sala, que junto a la Federación Nacional de lxs Trabajadorxs Cooperativistas Precarizadxs y la Economía Social (FNT) conforman el Bloque Social por el Trabajo.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí