¿Se está gestando un barilochazo?

Bariloche es un caldero de indignación 

 

El vicejefe de Gabinete Mario Quintana viajó a Bariloche para garantizar los apoyos al proyecto de extensión contractual y desarrollo urbanístico en el cerro Catedral. Con el tema definitivamente nacionalizado, una Diputada presentó un pedido de informes al Ejecutivo: ¿por qué el apuro, sin licitación ni estudio de impacto ambiental? Se gesta un “barilochazo”.

Sigiloso pero contundente, el vicejefe de Gabinete de la Nación, Mario Quintana, pasó por Bariloche para dejar en claro que el proyecto de desarrollo urbanístico en el cerro Catedral es de interés directo del presidente Mauricio Macri.

Viajó el martes último para mantener una reunión con los integrantes de la Cámara de Comercio local, uno de los sectores más rancios de la economía concentrada de Bariloche, cuyo titular figura como potencial candidato a intendente por Cambiemos. Durante el encuentro abierto con los integrantes de la entidad, según relataron a El Cohete a la Luna algunos de los participantes, Quintana se cuidó de dejar definiciones cerradas. Pero a la noche, en una cena acotada a la conducción de la Cámara, no dejó lugar a dudas: existe un interés directo del Gobierno nacional en la aprobación del proyecto de extensión del contrato, sin licitación, por 38 años entre el Municipio de Bariloche y la empresa Catedral Alta Patagonia (CAPSA), propiedad de Vía Bariloche.

Quintana llegó al Aeropuerto de Bariloche y fue recibido por el Diputado nacional por Río Negro, Sergio Wisky. Se trasladó directamente a la sede de la Cámara de Comercio y a la noche cenó con los empresarios. Al tema Catedral sumó sus críticas —compartidas por los privados— al gobernador Alberto Weretilneck por la suba en los Ingresos Brutos, medida contraria a los ejes centrales del Convenio Fiscal firmado por Nación con los Gobernadores.

Un manojo de funcionarios del Ejecutivo nacional y el Diputado nacional Wisky acompañaron a Quintana. La ronda la completaron los empresarios barilochenses. Entre ellos Eduardo Caspani, titular de la Cámara de Comercio y mencionado desde las filas del PRO como potencial candidato a intendente de Bariloche en 2019.

 

Eduardo Caspani, ¿futuro candidato a intendente por el PRO?

 

El vicejefe de Gabinete nacional tiene una relación directa con el intendente barilochense, Gustavo Gennuso (foto principal, junto al gobernador Weretilneck), quien impulsa la entrega del cerro a la famiglia Trappa. Construyó ese vínculo a través del ex Jefe de Gabinete del Municipio, Pablo Chamatrópulos, quien desembarcó en Bariloche como funcionario apenas cinco meses después de ser candidato perdidoso a intendente de San Isidro por la fuerza que conduce Margarita Stolbizer.

Después de dos años de gestión, Chamatrópulos tuvo que renunciar luego que este cronista informara que lideraba una estructura de recaudación paralela en el Municipio.

Más allá de Chamatrópulos, el vínculo de Quintana y Gennuso se mantuvo. Fuentes del Gobierno nacional confiaron a El Cohete a la Luna que el trato de Quintana con Macri es muy estrecho, y que es “muy difícil” que hable por sí mismo en temas tan críticos como el que hoy crispa los ánimos políticos y sociales en Bariloche. También confiaron que el accionista de Farmacity sueña con ocupar el cargo de Rogelio Frigerio al frente del Ministerio del Interior. A todos los presentes los sorprendió la familiaridad con la que citó y habló del Presidente. “Mauricio tal cosa, Mauricio de acá y de allá”, graficaron.

Al día siguiente visitó el INVAP, excusa institucional de su viaje al sur; y se reunió con el intendente y el gobernador. El mensaje ya había sido dado.

El apoyo empresarial a la iniciativa urbanística no es monolítico. Amplios sectores rechazan el proyecto, pero temen represalias impositivas nacionales, provinciales y locales. “Somos unos maricones”, resumió uno de los más importantes empresarios locales cuando explicó a este medio por qué no se pronunciaban públicamente.

Mucho más contundente que las medias palabras de los privados fue un meme que circuló por las redes sociales y resumió la mezcla de intereses públicos-privados de la gestión de la Alianza Cambiemos: Quintana anunciando en Bariloche la apertura de una sucursal de Farmacity en la base del cerro.

 

El ‘meme’ que expresa lo que muchos piensan y no se animan a decir.

 

Pedido de informes

A partir de la primera de las notas de este medio, el intento de la famiglia Trappa de quedarse en el cerro por otros 38 años, sin licitación, ingresó en la agenda nacional. El beneficio directo para Nicolás Caputo, el “amigo del alma” del presidente Macri, figura entre los puntos cuestionados por la oposición en el Congreso de la Nación. El Jefe de Gabinete, Marcos Peña, debió escuchar preguntas sobre el tema durante la interpelación de hace 15 días atrás.

Ahora la diputada nacional María Emilia Soria presentó un pedido de informes para que el Ejecutivo detalle aspectos relacionados con el proyecto “inmobiliario y de urbanización en las inmediaciones del cerro”.

Reclamó que se “incorpore toda información disponible en el Servicio Geológico Minero Argentino (Segemar) sobre estudios técnicos, antecedentes y cualquier otro dato de interés sobre el posible impacto que traerá aparejado la urbanización”; que informe si “la Municipalidad o la Provincia de Río Negro solicitaron la intervención técnica del Segemar”; si ese organismo técnico dictaminó sobre la autorización; y preguntó sobre los “riesgos por una incorrecta planificación urbanística en la cordillera”.

Soria consultó además si se le dio “participación a Parques Nacionales; y a la máxima autoridad ambiental del país”.

Como fundamentos del pedido de informes explicó que “todo el pueblo de Bariloche y la Provincia se han conmocionado con la noticia de la extensión de casi 40 años de la concesión del cerro catedral a la empresa vía bariloche, en manos de la familia Trappa”.

Para la diputada, “dicho acuerdo tiende a beneficiar de modo directo a Nicolás Caputo, de probados vínculos con el presidente Macri. Esto es así porque el proyecto que busca aprobar la concesión actual del cerro es un proyecto urbanístico e inmobiliario en la base del cerro Catedral, y en la base del cerro San Martín, que sería de propiedad del ‘mejor amigo’ de Macri, Nicky Caputo. Este se vería beneficiado con la extensión de servicios públicos como agua, luz, cloacas y gas”.

Repitiendo información dada a conocer por El Cohete a la Luna, planteó que “dicho proyecto (el de Caputo) se intenta aprobar sin éxito desde el año 2013, porque la zona donde se pretende emplazar el emprendimiento resulta vedada por la Ley de Bosques y la normativa local. E incluso se pretende avanzar sin estudios de impacto ambiental y sin una licitación transparente y competitiva”.

“La renovación contractual pretende desarrollarse sin licitación y ocho años antes de que venza el actual contrato” y, además, “contraría la Carta Orgánica de Bariloche que en su Disposición Transitoria y Complementaria 21 establece la suspensión de cualquier tipo de subdivisión de tierras en el área oeste de la ciudad, hasta tanto se apruebe un plan de desarrollo estratégico e integral. Dicha cláusula fue incorporada en 2006 y a la fecha no se ha realizado dicho plan”.

Finalmente mencionó que “el proyecto no fue acompañado con un Estudio de Impacto Ambiental, tal como obliga la Ley Provincial 3266”; y que “un estudio geológico incluido dentro de una Ordenanza de 2006 advierte que la zona del cerro ‘no es apta para urbanizar’. Se arribó a dicha conclusión tras un profundo estudio realizado por la Municipalidad de Bariloche, la provincia de Río Negro, el Segemar y el Servicio Geológico Alemán”.

En un mismo sentido la diputada Soria pidió al Segemar que “incorpore toda información disponible en el organismo a su cargo, sobre estudios técnicos, antecedentes y cualquier otro dato de interés sobre el posible impacto que traerá aparejado la urbanización”.

 

¿Barilochazo?

Una fuerte movilización social y política generó el intento de entrega del cerro al privado. En apenas tres días se reunió casi el equivalente al 3 por ciento del padrón electoral, acompañando un proyecto solicitando la convocatoria a un referendo para que la ciudadanía pueda expresarse de forma vinculante en torno al futuro del principal atractivo turístico de la ciudad.

Bajo el título de “Barilochazo”, distintas organizaciones ambientales, políticas y gremiales convocaron a la firma del proyecto que será elevado al Concejo esta semana.

Ante la previsión que la mayoría de Juntos Somos Bariloche —el partido de Gennuso aliado a Weretilneck— y el monobloque del PRO, los organizadores de la convocatoria ciudadana ya apuntan a reunir unas 9.300 firmas —el equivalente al 10 por ciento del padrón— para que el Ejecutivo tenga que obligatoriamente convocar a la consulta pública.

Pero el Gobierno municipal suma trabas a esa movilización y busca cercenar  la participación popular: impidió que la Junta Electoral certifique las firmas y rechazó un pedido de abrir bocas de recolección de apoyos en sedes del Municipio.

Dueño de un discurso onegeísta republicano, el intendente Gennuso llegó al Gobierno local luego de conducir una entidad no gubernamental dedicada a la educación popular. Construyó su campaña en base a las críticas al gobierno “populista” del FpV que terminó su mandato en 2015. Sin embargo, a poco de asumir motorizó políticas que limitan las expresiones opositoras; desplazó a los ediles justicialistas de la presidencia de todas las Comisiones del Concejo Municipal; maneja el Tribunal de Contralor con una mayoría afín; y denunció a manifestantes que realizaron pintadas pidiendo Justicia por el asesinato de Rafael Nahuel. Autoritarismo y negocios para los privados. Una fórmula que baja desd Nación y que en Bariloche se aplica a rajatabla.

1 comentario
  1. Douglas dice

    Se repite parte del párrafo 14 en el párrafo 21. Gracias por el artículo

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.