Se supo 60 años después

El diario alemán Sueddeutsche Zeitung reveló quien identificó a Eichmann en la Argentina

 

 

Luego de 62 años del secuestro de Adolf Eichmann en Buenos Aires, durante los festejos del sesquicentenario de la revolución de mayo, se conoció la identidad de quien descubrió que el presunto técnico alemán Ricardo Klement era en realidad uno de los principales ejecutores del exterminio de la judería europea. Se trata del geólogo, filósofo e historiador antinazi Gerhard Klammer, quien emigró a la Argentina en 1950 en busca de trabajo, según reveló la semana pasada el diario Sueddeutsche Zeitung. La familia accedió a revelar la identidad de Klammer, quien murió hace 32 años.

El encuentro entre ambos hombres se produjo en la empresa constructora Capri, en la provincia de Tucumán. Cuando una crisis económica paralizó sus actividades, Eichmann se radicó en Buenos Aires, y Klammer regresó a Alemania, que atravesaba un periodo de fuerte crecimiento económico. La identidad de Eichmann era conocida entre la comunidad nazi de la Argentina, que tenía la constructora Capri como uno de los empleadores de quienes habían buscado refugio en el país austral.

Pero cuando Klammer se puso en contacto con las autoridades alemanas para comunicar el paradero de Eichmann, no obtuvo respuesta. Este es un hecho típico acerca de la banalidad del bien, por decirlo con una paráfrasis de la frase más famosa de Annah Arendt, escrita durante la cobertura del juicio a Eichmann en Jerusalén.

Klammer recurrió a una vía lateral y en 1959 le contó el secreto a un sacerdote amigo, que se lo comunicó a su obispo quien, a su vez, lo puso en conocimiento del único fiscal judío en la Alemania de posguerra, Fritz Bauer, del Estado de Hesse. Bauer había huido de su país durante el nazismo y regresado al concluir la guerra con su derrota. Klammer les suministró la dirección en la que vivía Eichmann y la curiosa foto que ilustra esta nota, donde Eichmann y otros empleados de la constructora Capri visten bombachas y botas de campo. Bauer tenía también otra fuente, Lothar Hermann, otro alemán judío que supo del criminal en la Argentina en 1957. Su hija tuvo una cita con el hijo de Eichmann, quien para seducirla se jactó del récord de su padre. Cuando el fiscal Bauer se lo comunicó a la Mossad, ese servicio secreto israelí envió un  equipo a la Argentina para buscarlo, pero no obtuvo resultados. En 1959, el informe de Klammer aclaró los puntos oscuros en el de Hermann.

El fiscal Bauer visitó en Israel al Procurador General Haim Cohn, y al jefe de la Mossad, Isser Harel. Eichmann se había mudado, pero la Mossad descubrió su nuevo domicilio y fue secuestrado por un grupo de tareas encabezado por Rafi Eitan, quien luego se convirtió en asesor sobre terrorismo del primer ministro Menajem Begin. Murió hace dos años, a los 92, luego de producir un gran escándalo con un elogio público al partido neonazi Alternativa por Alemania.

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí