Sí, de nuevo Bach

La música que escuché mientras escribía

 

De regreso de mis primeras vacaciones en tres años, encontré un video encantador en el que una cellista estadounidense toca la primera suite de Bach para cello solo, pero además explica con la partitura a la vista cómo está construida. Le puse subtítulos en castellano y quise subirla. Pero no toma los subtítulos, que sólo aparecen en inglés. El departamento técnico de El Cohete me abrumó con explicaciones que no entendí pero sí olvidé. Tal vez la semana próxima, o el mes que viene —o el año verde— podamos verlo.

Entonces voy a repetir parte de una nota ya publicada, siempre con el impar Bach y con el cello, que para mi gusto es el instrumento más dramático y más dulce que existe.

Nada me conmueve más que las suites de Bach para cello solo, en la versión de Pau Casals grabada hace más de ochenta años, que te propongo escuchar de nuevo. A mi gusto nadie la superó. Decime si no es un buen fondo musical para una semana tan densa como la que hoy termina. Ojalá no te canse nunca, como a mi. Si preferís saltearlas y seguir adelante, hacelo sin culpa. Aquí sólo vale lo que da placer y cada quien es cada cual. Una novedad es que ahora sé que el retrato  de Casals que ilustra esta nota y la tapa de uno de los vinilos con las suites pertenece al pintor español Juan Fernández, que lo realizó en 1958. Una curiosidad adicional: en los años ’60 y ’70, Fernández seguía pintando con las técnicas cubistas que Bracque, Léger, Picasso y Juan Gris inventaron en la primera década del siglo. Si te pica la curiosidad, podés ver aquí esas obras de Fernández.

Cuando fui a España a declarar en el juicio a Scilingo, la Fundación Telefonica organizó una exposición maravillosa de la colección cubista que le regalaron cuando Carlos Felipe Saúl González Menem privatizó las telecomunicaciones. Pusieron uno al lado del otro los cuadros de la guitarrita, que sólo un experto puede distinguir quien de ellos lo pintó.

 

 

 

 

Además de ser un instrumentista descomunal, Casals era una persona de un temple y unas convicciones sólidxs como una roca. En julio de 1936 ensayaba la Novena Sinfonía de Beethoven en el bellísimo Palau de la Música de Barcelona cuando un funcionario irrumpió para anunciar el alzamiento militar. Pese a la amenaza de bombardeos insistió en terminar el ensayo, para no darles el gusto.

Una vez vencida la República, marchó con millones de compatriotas a Francia y mantuvo una intransigencia absoluta con la dictadura, igual que Picasso. Ambos se negaron a pisar el suelo español mientras viviera Franco, que los sobrevivió. Ambos genios murieron en 1973 y el dictador dos años después. Recién entonces pudo exhibirse en España el Guernica, la obra de Picasso sobre el primer bombardeo de la historia sobre una ciudad y sus habitantes, que hoy tiene sede permanente en el museo Reina Sofía.

En 1999 Carlos Saura dirigió Goya en Burdeos, una película que no tuvo una gran aprobación crítica pero que me gustó como pocas. Con escasos recursos, sin respetar las fronteras entre los géneros, y con una secuencia entre pictórica y teatral con la Fura dels Baus, Saura trazó un retrato expresionista de una época sombría (la de la contrarrevolución y las cadenas, como vivaban los partidarios del oscurantismo) y de otro de los cuatro grandes de la pintura española. 

(¿Te quedaste pensando? Por supuesto no es más que una opinión personal de alguien que no tiene ninguna autoridad en la materia. Los que a mí me parecen impresionantes son, por orden de aparición, Velázquez, Goya, Picasso y Dalí. Y decime cuántos países pueden parar una línea de cuatro equivalente.)

La banda sonora de Goya en Burdeos gira sobre la obra de su contemporáneo Luigi Boccherini. Después de ver la película por segunda vez me quedó sonando durante días, meses y años. Buscando la música para esta nota me encontré con datos biográficos que no conocía: Boccherini nació en Italia en 1743, tres años antes que Goya, pero a los 25 se fue a España detrás de la soprano Clementina Pelliccia, de la que se había enamorado como un orate y con la que vivió hasta la muerte de ella, 17 años después. Pero en España se quedó para siempre y en su música se nota.

Primero te invito a ver una escena de la película de Saura, con dos trabajos imponentes. Paco Rabal se estaba despidiendo y Maribel Verdú parece conciente de ser mucho más bella que la duquesa de Alba que personifica. Se me ocurre que con la verdadera duquesa, que posó para La Maja Desnuda, sería menos comprensible la chaladura del Goya joven, que interpreta José Coronado.

 

 

La maja desnuda de Goya
Y Maribel Verdú posando para el cuadro.

 

 

La película lo muestra en sus años finales, en el exilio en Francia, cuando el regreso del absolutismo hizo España irrespirable para los liberales como Goya (y como San Martín), pero va y viene en el tiempo con una libertad fascinante.

 

 

 

 

Y luego las sonatas para cello de Boccherini, por Luigi Puxeddu y los Virtuosi della Rotonda .

 

 

 

 

Agrego el quinteto que Boccherini tituló La música nocturna en las calles de Madrid, por la música pero también por la idea de quien lo subió a YouTube, ilustrado por obras de Goya.

 

 

 

Boccherini se lleva bien con el Goya ligero y jovial de sus primeras obras, cuando retrataba la vida del pueblo en los espacios públicos de las afueras de Madrid, y con el Goya pintor de la Corte que puso para siempre bajo sospecha a todos los borbones, pasados, presentes y futuros. En cambio no llegó a conocer su obra más dramática, porque murió en 1805, tres años antes de la guerra de la independencia y los fusilamientos del 2 de mayo, que Goya reflejó con una obsesión única, en la serie de grabados Los desastres de la guerra, y luego en sus Pinturas Negras, que zampó directamente sobre las paredes de La Quinta del Sordo, como le llamaban a la quinta donde vivía el sordo Goya, bien a la española.

(Quienes hayan pasado por España sabrán de la inutilidad de preguntar qué son las violetas escarchadas o la horchata de chufa porque le responderán que son violetas, escarchadas; y una horchata, de chufa. No sé si te conté la historia del español que hace fortuna en California y de regreso a su pueblo le preguntan cómo se arregló con el idioma. Responde que bien, pero que no es lo mismo. «A la lechuza le llaman owl. Pero tú dices lechuza, y que la estás viendo».)

Cuando ya había terminado la nota me enteré que esa semana se abrió en Buenos Aires una exposición de cuadros y dibujos de Saura. Una de las obras que se expusieron es una osada versión de una de las pinturas más estremecedoras del último Goya, Saturno devorando a su hijo, una transfiguración monstruosa de la España de pesadilla que le tocó vivir.

 

La relectura de Saura.

 

 

Una cosa que me alegró fue descubrir que quienes entienden de música consideran que Boccherini es un gran músico subvalorado. Eso mismo pensé cuando me topé con él, en la película de Saura.

Pensaba incluir también un concierto de Haydn para cello, por Rostropovich; el concierto de Elgar por esa loca desatada que era Jacqueline Du Pre y unas sonatas de Beethoven a duo por Friedrich Gulda y Pierre Fournier.

Pero me arrepentí. Con Bach, Casals, Boccherini y Goya basta y sobra para una semana.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

10 Comentarios
  1. Eduardo Ernesto Garay dice

    Con Bach y su época nació la música moderna. Todo tuvo como rayo inspirador la reforma protestante. Es sabido que una de las principales posturas de la reforma fue declarar que la tierra y el cielo estaban separados, y que en el Cielo gobernaba Dios y en la Tierra los hombres. Se liberaba asi de las responsabilidades de los dueños del dinero financiero del mundo sin pedirles perdón a nadie por las consecuencias de sus liberales decisiones que buscaban lo más lucrativo y no lo más conveniente para la sociedad en su conjunto. Es así que los músicos como Bach que se oponían a la declaración de las reforma protestante compusieron obras en las que las cosas de Cielo y la Tierra estuvieran unidas. Nacia así el famoso bajo continuo, que representaba las cosas de la tierra, las cosas banales, y los juegos eleborados de las notas altas para representar las cosas del cielo y sus cosas importantes. Me parece que Bach quiso hacer una contrareforma con sus nuevos modos de construr sus composiciones musicales pero que lo que realmente hizo fue una revolucíon en la música del mundo occidental. Aun tódavía nos movemos bajo esas estruturas musicales. Los grupos musicales que se destacan por sus originales composiciones deben armar esas estructuras, sean conscientes o no de su historia europea.

  2. Lea dice

    Alisa Weilerstein?

  3. Fernando Diez dice

    Es autorreferencial y que? Es quiza lo mejor del «El cohete…»

  4. Frank_82 dice

    Nunca un regueton perro?

  5. Sergio Giner dice

    A mí me disculpará el señor Verbitsky, pero la sección, » la música que escuché mientras escribía» me parece autorreferencial e innecesaria. Don Horacio es brillante en periodismo y política. Y por eso lo seguimos

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.