Siete días de gracia

La gestión de la pandemia y el alivio económico para las mayorías dominan la agenda parlamentaria

 

En un minucioso equilibrio, los senadores trabajarán hasta mitad de semana para modificar el proyecto de ley que envió el Ejecutivo sobre la gestión de las medidas de cuidado en la pandemia. La misión comandada por la santafesina María de los Ángeles Sacnún requiere de una articulación milimétrica con Diputados para garantizar que la ley se apruebe rápido y con algunos sectores de Juntos por el Cambio (JxC).

Si bien hubo rechazos de antemano, las críticas al texto llovieron el miércoles después de la visita de la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, y de la secretaria legal y técnica Vilma Ibarra. Las dos funcionarias defendieron en un plenario de comisiones los lineamientos políticos y epidemiológicos del proyecto y pidieron el acompañamiento parlamentario para “tener un marco de previsibilidad y preservar la salud y la vida”. Durante tres horas y media respondieron cuestionamientos de una oposición que ni siquiera firmó el dictamen, pero a la que le sacaron el compromiso de acercar posiciones. El oficialismo pretende aprobarlo antes del vencimiento del decreto de necesidad y urgencia (DNU) vigente hasta el 21 de mayo. Para lograrlo deberá incorporar varios cambios.

 

Carla Vizzotti y Vilma Ibarra expusieron ante el plenario de comisiones de Salud y Asuntos Constitucionales del Senado.

 

En tiempo de descuento y con las negociaciones por los rescates financieros a las provincias sobre la mesa, distintos partidos suman sus voces en reclamo de cambios en la redacción del proyecto. Desde las bancas patagónicas que ocupan Somos Chubut y el Movimiento Popular Neuquino (MPN) condicionan su apoyo a la rectificación de los plazos de vigencia. En el artículo 33 del texto original dice: “desde el 22 de mayo de 2021 y mientras se encuentre vigente la emergencia pública”, pero quieren plazos perentorios (hasta fin de año o cuando los casos alcancen cierto número manejable).

Deslizan off the record que el sistema de semáforo epidemiológico, “así como está”, deja poco margen de maniobra a los distritos. Y advierten que “no se pueden implementar las mismas medidas en la costa que en las montañas”.

 

 

Por arriba y por abajo

Mientras tanto, la cúpula macrista en el Interbloque –que ocupa 8 de las 28 bancadas que tiene la alianza opositora–, presiona a sus correligionarios para que rechacen de plano el proyecto. Algunos dardos rebotan cerca del jujeño Mario Fiad, quien preside la comisión de Salud. Saben que hay gobernadores de Cambiemos capaces de comprometer su apoyo directamente en Casa Rosada y de así garantizar la aprobación en Diputados. Casualidad o no, el viernes el radical Gerardo Morales pasó por Balcarce 50. Los cinco votos que representan al gobernador de Jujuy, ¿podrían generar un efecto cadena?

Los rechazos al proyecto de Emergencia Covid se fundan en la interpretación de las “facultades concurrentes” entre los distintos niveles de gobierno. Citan el fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nación (CSJN) sobre presencialidad en las escuelas para argumentar que hay un “avasallamiento de autonomías”. El oficialismo sabe que “no acompañarán ninguna iniciativa”, pero trabajan la redacción original para amplificar los márgenes de legitimidad de la propuesta.

 

 

Una imagen vale más que mil palabras

La conducción política de la Cámara de Diputados susurra como mantra la primera estrofa de la marcha peronista. El cuadrante que forman Sergio Massa, Máximo Kirchner, Cecilia Moreau y Cristina Álvarez Rodríguez repiten al unísono: “Todes unidos triunfaremos”, la segunda frase del himno más popular del país que nos regaló la poesía de Hugo del Carril. Y así lo transmitieron en la última reunión del bloque de esta semana: “críticas y cuestionamientos, puertas adentro”, fue la consigna. Dejaron bien en claro que hay que trabajar en “defender las medidas sanitarias” y garantizar los votos que “necesita el Presidente”.

La mañana del miércoles se sentaron en la cabecera de la mesa por más de tres horas y tomaron nota de las inquietudes que brotaban de las 119 pantallas titilantes a lo largo de todo el país. Las diputadas bonaerenses –vicepresidenta una y secretaria parlamentaria la otra– abrieron la reunión y marcaron la hoja de ruta. Incluía sesión a mitad de semana y el tratamiento de proyectos que JxC rechaza. A su turno, hubo reclamos por la escalada de precios y el impacto negativo de la inflación en los territorios. “Vinimos a resolverle la vida a la gente, no a complicársela” respondió Máximo, y convocó a “fortalecer la unidad” y “sostener el modelo”.

Son dos las líneas de trabajo parlamentario: alivio económico para las mayorías y gestión de la pandemia. Massa repasó el cuadro de situación –que ya todes conocen– y garantizó la convocatoria a sesiones. Sin el apoyo de las 115 bancas de Cambiemos para conformar el quórum, al oficialismo le faltan 12 legisladores conectades para llegar a 129 y que la sesión sea válida. Pero también necesita diversidad de espacios políticos de la oposición para legitimar las iniciativas que se aprueben.

Por eso la imagen que difundieron desde las redes oficiales de la presidencia de la Cámara, con dirigentes de la oposición no cambiemita, adquirió un valor excepcional. Esa foto que encuadra en el centro a Máximo y a Massa junto a José Luis Ramón, de Unidad Federal, y al lavagnista Alejandro “Topo” Rodríguez –en representación del Interbloque Federal– traduce un entendimiento que trasciende la postergación de las elecciones. Revela, además, el fruto de muchos meses de trabajo y la articulación entre poderes (Ejecutivo y Legislativo), pero también, y fundamentalmente, entre espacios políticos.

Presentaron un proyecto que sintetiza iniciativas opositoras y oficialistas para ampliar el subsidio al gas domiciliario –que hoy rige para la zona patagónica– a tres millones de hogares en otros distritos con temperaturas bajas. Alcanza municipios de Buenos Aires, Salta, San Luis, Mendoza y San Juan. Impacta en el precio de las garrafas y reduce entre el 30% y el 50% las tarifas. Subsidia particularmente a beneficiaries de la Asignación Universal por Hijo (AUH) y jubilaciones, monotributistas de categorías inferiores a cuatro salarios mínimos, electrodependientes y veteranos.

El proyecto fue impulsado por los tres presidentes de bloques –Máximo Kirchner, Eduardo “Bali” Bucca y José Luis Ramón– que suman 136 bancadas de las 257, el 53% del total. Además firmó Alejandro “Topo” Rodríguez en representación de un bloque que últimamente le resultó esquivo al oficialismo, pero que tiene con Massa una larga historia de coincidencias políticas. Y posó para la foto. Al parecer, los efectos de las reuniones de las últimas semanas entre el ministro del Interior Eduardo “Wado” de Pedro, la conducción política del bloque y los opositores, provocaron coincidencias antes del recambio parlamentario.

 

 

Ahí viene Ramón

Es habitual que la agenda del diputado mendocino José Luis Ramón, cuando anda por la ciudad de Buenos Aires, sea muy prolifera. Reuniones, comisiones, zooms, entrevistas. Conduce un interbloque que contiene a seis diputados de diferentes monobloques, de distintos partidos provinciales. Es autor de un centenar de proyectos en los casi cuatro años que lleva en el recinto. Transita los últimos seis meses de su primera gestión como diputado y quiere concluirla con la aprobación de un Código de Derechos de Usuarios y Consumidores que viene negociando con el oficialismo.

El jueves, antes de posar para la foto en el Salón de Honor de Diputados (en la presentación del proyecto de zonas frías), pasó por el Ministerio de Justicia y se reunió con Martín Soria. Se conocen de los meses en que Soria ejerció como diputado y presidía la comisión de Asuntos Constitucionales. Vienen intercambiando visiones sobre la Justicia y el Derecho desde hace algún tiempo. En esta ocasión acordaron modificaciones a la Ley de Ministerio Público para incluir una procuraduría especializada en derechos de usuarios y consumidores. Y el ministro dijo que sí. Ramón afirma cada vez que puede que la Justicia requiere “cambios estructurales”.

Con las primeras noticias del Covid-19 declaró que el Presidente Alberto Fernández es quien conduce la estrategia sanitaria. Pero critica las decisiones del gobierno que eliminaron el Ingreso Familiar de Emergencia (IFE) o que no controlan los precios con mayor firmeza. Desde esa posición cotiza las seis bancas que conduce y presiona para incorporar sus propuestas.

 

 

 

 

El affair Regidor

Mientras el oficialismo se aboca a juntar los votos por fuera de la oposición cambiemita para garantizarse la aprobación de varios proyectos clave para el gobierno, el interbloque conducido por Mario Negri no gana para disgustos.

Los escandalosos audios de la diputada radical Estela Regidor Belledone, que retenía la mitad del salario a les trabajadores del despacho bajo amenaza de rescindir el contrato si no cumplían, llegaron a los oídos del correligionario cordobés, quien ahora deberá enfrentar las presiones para separar a la legisladora de su cargo. El dirigente radical –con una larguísima trayectoria en amortiguar estos escándalos políticos– ya tiene preparado su contraataque: las denuncias contra tres diputados oficialistas (Eduardo Valdéz, Santiago Igón y Juan Benedicto Vázquez) que se vacunaron fuera de lo establecido por los DNU que define al personal estratégico. Intentará así morigerar el impacto de la denuncia que dejó a la diputada afuera de cualquier proyección de renovación de su banca.

Regidor Belledone llegó en 2017 al Congreso de la mano del ex gobernador correntino Ricardo Colombi. Encabezó la lista de la alianza Encuentro por Corrientes (ECo)-Cambiemos, que ganó con el 55% de los votos.  La diputada saltó al centro de la escena pública en 2018 durante el primer debate por la legalización del aborto al comparar a las personas gestantes con perros. Se atrevió a decir en el recinto: “¿Qué pasa cuando nuestra perrita queda embarazada? No la llevamos al veterinario a que aborte, inmediatamente salimos a buscar a quién regalarle los perritos”. Su mandato finaliza el 9 de diciembre de este año e integra cinco comisiones: Familia, Niñez y Juventud; Juicio Político; Previsión y Seguridad Social; Legislación del Trabajo; y de las Personas Mayores, de la que es vicepresidenta. Si bien los caminos a una reelección ya venían obturados por las internas en el radicalismo de su provincia, esta situación la deja fuera de todo intento.

 

La diputada Estela Regidor, de las perritas a la retención de salarios.

 

En Corrientes los enfrentamientos con el gobernador Gustavo Valdés ya se habían manifestado cuando se votó el presupuesto 2021. En aquella oportunidad, de las cuatro bancas que responden a la alianza gobernante correntina, Regidor Belledone y el radical Jorge Vara no apoyaron la iniciativa y se abstuvieron de votar. Se plegaron así a la estrategia parlamentaria del radicalismo y desoyeron al gobernador que sólo aportó dos votos –de diputadas macristas–, en apoyo al presupuesto.

Fuentes del bloque aseguran que las autoridades buscan bajar el impacto del escándalo y decidieron que Regidor Belledone pida licencia sin derecho a remuneración alguna hasta el final de su mandato. Nadie la reemplazará y Juntos por el Cambio perderá una banca. “Y que se borre del mapa”, comentan.

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí