Tan cerca y sin embargo tan lejos

Después de dos semanas en las que junto con Sévane Garibian nos sumergimos en el recuerdo de nuestra amada Noemí Lapzeson, Fred Astaire recupera su lugar en este Cohete. Lo acompaña de nuevo Rita Hayworth, que para mi gusto fue su pareja ideal. Ya te conté que para ella las únicas joyas auténticas de su vida fueron las dos películas que filmó con Fred Astaire. Te mostré el Shorty Rogers que hicieron en Nunca tan adorable. Ahora toca la otra, You’ll never get rich, que podés entender como Nunca te harás rico/a.

El plus que tiene es que todas las canciones son de Cole Porter, letra y música. La que elegí para hoy se llama Tan cerca y sin embargo tan lejos, que él le canta antes de invitarla a bailar.

Por si alguno de ustedes puede hacer una traducción decente aquí va la letra completa:

My dear, I’ve a feeling you are/
So near and yet so far/
You appear like a radiant star/
First so near then again so far

 

I just start getting you keen/
On clinches galore with me/
When fate steps in on the scene/
And mops up the floor with me
No wonder I’m a bit under par/
For you’re so near and yet so far/

My condition is only so-so/
‘Cause whenever I feel you’re close, oh/
You turn out to be, oh, so far.

 

Lo que dice es que ella aparece como un astro radiante, tan cerca y después tan lejos. No es sorprendente que me bajonee, porque estás tan cerca y sin embargo tan lejos. Sólo puedo sentirme más o menos, porque cada vez que estás cerca, resulta que estás tan lejos, le dice.

 

Al que nunca le pasó, o se olvidó como era, le falta una materia central para graduarse en Morir de Amor. Nada mejor que practicarla con estos seres únicos.