TIERRA, TECHO Y TRABAJO

Contra lo que se cree, no todos los caminos conducen a Roma

Poco antes de su muerte, en 1968, Robert Kennedy publicó el libro Hacia un mundo nuevo, con los argumentos de su campaña electoral por la presidencia de los Estados Unidos. El trabajo reseña los tres años de gobierno de su hermano John, asesinado en 1963, durante los cuales Robert fue ministro de Justicia. En uno de sus párrafos recuerda que en la primavera de 1961, el presidente Kennedy hizo un llamamiento a todos los habitantes del hemisferio para que se uniesen en una Alianza para el Progreso, en un «vasto esfuerzo colectivo, sin par por la magnitud y nobleza de sus fines, encaminado a satisfacer las necesidades básicas del pueblo americano en lo relativo a techo, trabajo y tierra, salud y escuela». La cursiva, en el original de Kennedy. Contra lo que se cree, no todos los caminos conducen a Roma.

15 Comentarios
  1. Victoria dice

    Si por «pueblo americano»se debe entender lo que los norteamericanos entienden por «americano», entonces la Alianza para el Progreso no solo es una realidad al día de hoy, sino un completo éxito. Ya sea por colonización ideológica y económica, por esa estúpida fascinación que la opulencia ajena causa en gran parte de nuestra clase media, que olvidó el origen de su clase, por los idearios procreados por la anomia de las crisis, que desclasan a los trabajadores sin trabajo, victimas de esas mismas crisis, para generar «una conveniente clase obrera a medida», que reclame por tierra sin hoz y por trabajo sin martillo, ya por los esfuerzos persuasivos hechos por la Gran Democracia de Norte, desde Bahía Cochinos ,( para no remontarnos al «Maine»), hasta el Plan Condor, o mejor, por todo ello, lo cierto es que entre golpes duros y golpes blandos han logrado que todos los americanos garanticemos con sangre sudor y lágrimas la grandeza del «pueblo americano». No todos los caminos conducen a Roma, aunque a los fines resultase equivalente, pero sí se han asegurado por las malas y por las peores, que todos pasen por Estados Unidos. Los que intentan desviarse, terminan invariablemente borrados del mapa.

  2. Victoria dice

    Si por «pueblo americano»se debe entender lo que los norteamericanos entienden por «americano», entonces la Alianza no solo es una realidad al día de hoy, sino un completo éxito, para los «americanos». Ya sea por colonización ideológica y económica, por esa estúpida fascinación que la opulencia ajena causa en gran parte de nuestra clase media, que olvidó su origen de clase, ya por los esfuerzos persuasivos hechos por la Gran Democracia de Norte, desde Bahía Cochinos hasta el Plan Condor, lo cierto es que entre golpes duros y golpes blandos han logrado que todos los americanos trabajemos para garantizar la grandeza de «el pueblo americano». No todos los caminos conducen a Roma, pero sí se han asegurado por las malas y por las peores, que todos pasan por Estados Unidos.

  3. José Alfredo dice

    Cuando Europa frena a EEUU en su avance sobre México se retiraron y dejaron nada, a los mexicanos les llevó 20 años poner en funcionamiento PEMEX. «Libertad» se convierte en cambiar de collar para seguir siendo perros. El Gobernador Bernardino Rivadavia nos advertía «corremos el riesgo de cambiar, Monarquía por Plutocracia» y el Presidente Bernardino Rivadavia tomó el Empréstito con la Baring Brothers

  4. Ernesto dice

    De acuerdo. Sólo el pueblo en la calle y movilizado salvará al pueblo y a la Patria. Marchemos contra viento y marea, y se van.

  5. Juan Chaneton dice

    Pero el punto, aquí, no es aclarar que ya Kennedy se había adelantado al Vaticano, sino que la Alianza para el Progreso fue calificada por Arturo Frondizi y por el Che Guevara, entonces ministro de Industrias de Cuba, como la «alianza para las letrinas». No es eso lo que necesitamos -díjole Frondizi a Kennedy, sino ayuda para capitalizarnos y, así, poder contar con industria propia.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.