Todo lo que falta saber

La justicia ordenó reabrir la causa por la muerte de Santiago Maldonado

Tardó casi un año, pero la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia reconoció que todavía hay demasiados huecos en la muerte de Santiago Maldonado, ocurrida después de una represión violenta de la Gendarmería contra una comunidad mapuche en Chubut, y ordenó reabrir la causa que había cerrado el juez Guillermo Gustavo Lleral.

El 1° de agosto de 2017, Santiago Maldonado participaba de una protesta junto a la comunidad mapuche que bloqueaba la ruta 40. Para despejar el camino, la Gendarmería corrió a los manifestantes e ingresó al predio de la comunidad Pu Lof en Resistencia Cushamen disparando y lanzando piedras. Santiago corrió para escapar de la represión. Durante meses no se supo qué había pasado con él. El 17 de octubre de ese año, durante un rastrillaje, el cuerpo sin vida del chico de 28 años apareció en el río, a siete metros de la costa.

El año pasado, Lleral —segundo juez que intervino en la causa— decidió que no había más nada que investigar. Sus superiores de la Cámara de Comodoro Rivadavia, Javier Leal de Ibarra, Hebe Corchuelo de Huberman y Aldo Suárez, dijeron que faltaba investigación y le ordenaron que reabra el expediente y que despeje todas las dudas sobre cómo se produjo la muerte del joven artesano.

Lo hicieron siguiendo los planteos de la familia de Santiago, así como de otras organizaciones querellantes en la causa como el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS), la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), la Comisión Bonaerense por la Memoria (CPM) y la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos (APDH).

 

 

Desaparición forzada

En su resolución, los magistrados hacen un doble movimiento: por un lado, ordenan reabrir y, por el otro, recortaron el margen de la investigación. Para ellos, el hallazgo del cuerpo en el Río Chubut hizo desvanecer la hipótesis de la desaparición forzada de Santiago. Sostener esa línea investigativa “implicaría no solo considerar que Santiago Maldonado fue golpeado y sacado del predio, sino que luego fue nuevamente llevado hasta el Pu Lof sin que, pese al estado de alerta reinante, alguien lo advirtiera, para luego depositar su cuerpo ya sin vida en el río o darle muerte en el mismo”, se distanciaron.

Para ello retomaron los resultados de la junta de peritos, que sostiene que la muerte se produjo por una asfixia por sumersión. “La autopsia reveló datos concretos que contribuyeron a desestimar la intervención directa de terceras personas en la muerte de Santiago Maldonado. Sus ropas no presentaban desgarros, roturas, ni signos de arrastre, erigiéndose en un dato relevante la ausencia de lesiones externas (ni contusas, ni cortantes, ni penetrantes), ni signos compatibles con medidas de sujeción.  Por su parte, tanto el estudio radiológico como el examen corporal interno permitieron descartar la presencia de lesiones traumáticas”.

 

Las medidas

La Cámara le pidió al juez que amplíe el informe pericial para determinar especialmente cuándo se produjo la muerte. Para eso le pide que se detenga en la data de muerte, pero también en la presencia de polen en las ropas de Santiago, que analice las algas presentes en los órganos de la víctima y que perite el bastón retráctil y los billetes que estaban entre las pertenencias del tatuador.

Con respecto a la data de muerte, los jueces dicen que hay que preguntarles a los integrantes del Equipo Argentino de Antropología Forense (EAAF) que participaron el 12 de diciembre de 2017 de una inspección ocular en el lugar donde fue hallado el cuerpo si es posible que algunas de las evidencias recogidas puedan servir para acercar información sobre cuándo murió Santiago.

Por otro lado, la presencia de polen en las vestimentas, según una perita, indicaría que el cuerpo no estuvo sumergido más de 30 días. Una posible hipótesis es que el polen se haya adherido cuando el cuerpo salió a la superficie, pero los jueces entienden que esa posibilidad tiene que ser determinada por los expertos.

 

El rol de la Gendarmería

La Cámara sostiene que por las pruebas pierde lugar la teoría de que Santiago haya sido apresado por la Gendarmería y valida esa posición en el análisis de los celulares de los oficiales de la fuerza de seguridad.

“Es que los mensajes rescatados lejos de presentar datos que permitan suponer alguna trama de connivencia u ocultación hablan de sorpresa y en algunos casos de indignación por lo que estaba ocurriendo”, sostienen los magistrados.

A los minutos de conocido el fallo, el ministerio de Seguridad que conduce Patricia Bullrich emitió un comunicado diciendo que quedó definitivamente descartado el rol de la Gendarmería, lo que a todas luces no es cierto porque la Cámara no sólo reabrió la causa, sino que también revocó el sobreseimiento de Emmanuel Echazú, del Escuadrón 35 de El Bolsón, que había ordenado Lleral.

Tampoco es certero que la Justicia haya restringido la investigación a abandono de persona, “una causa menor” al decir de la ministra, sino que ordenó continuar investigando.

“Nos encontramos ante una muerte traumática con ribetes que podrían ser tildados de dudosos, por haber acontecido en un contexto de una intervención estatal en cuyo desarrollo se hizo uso de las herramientas dotadas a los agentes estatales para la prevención y represión de los delitos. De allí que corresponda ampliarse la investigación a efectos de verificar o descartar la existencia de alguna otra hipótesis delictiva”, dijeron los integrantes de la Cámara de Comodoro Rivadavia.

 

 

El derecho a la verdad

El juez Lleral tiene que reabrir el caso Maldonado.

Los camaristas no ahorraron críticas a Lleral por fundar su rápido cierre de la causa argumentando que las resoluciones judiciales eran lo que la sociedad y la familia estaban esperando. Lo que espera la familia, dicen los jueces, es exhaustividad investigativa. “Por lo demás es justamente el derecho a la verdad el que debe prevalecer a efectos de profundizar la investigación”.

Para ello pidieron que se haga una reconstrucción de los hechos en tres dimensiones, con realidad aumentada, a partir de los datos que figuran en la causa y que contemple las distintas variables.

Por otro lado, también reconocieron que era necesario volver a tomarle declaración testimonial a Lucas Pilquiman, una de las últimas personas en ver con vida a Santiago, porque su testimonio había sido recogido a las apuradas y sin la presencia de las partes.

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

3 Comentarios
  1. Lujan dice

    El Juez, el entonces ascendido secretario Noceti como la ministra de seguridad de la Nación, prefectos y sus peritos deberán ser debidamente juzgados. Sabemos de los tiempos lamentables de la justicia Argentina, pero serán juzgados, los plazos se irán acortando en virtud de una necesaria transformación en lo social . La historia no los absolverá.

  2. José Murray dice

    Otra pregunta que también quedo sin respuesta es : porqué el cuerpo aparece varios metros aguas arriba del lugar donde Santiago entró al río

    1. Claudio A. Rapoport dice

      Exacto !. No resiste el menor análisis.
      Y relacionado con eso, es la poca trascendencia que tuvo y tiene las fotos que hemos visto de una camioneta con una bolsa grande, negra, que se fue del lugar, y otra la foto de gendarmes mirando hacia la bolsa antes de que saliera la pick up.
      Imaginando, se podría suponer que el cuerpo podría haber sido dejado en la cámara frigorífica de la estancia que el juez no quiso allanar, y luego, podría haber sido plantado nuevamente en el río.
      Justicia, volvé, te perdonamos.

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.