Todo menos apagar el fuego

El ministro a cargo de los incendios en la Amazonia acumula condenas por adulterar datos y apretar trabajadores

 

Mientras se incendia la Amazonia, el pulmón del planeta, el ministro de Medio Ambiente de Jair Bolsonaro, Ricardo Salles, tiene tiempo de sobra, incluso para polemizar en Twitter con el mandatario francés, Emmanuel Macron, después de que pusiera en duda el acuerdo Unión Europea – Mercosur. El exceso de tiempo libre también podría ayudar al funcionario a leer la nueva condena que le impusieron por presionar a trabajadores para alterar información pública en beneficio de empresas interesadas en la explotación minera.

Antes de ser elegido para el gabinete de Bolsonaro, Salles ejerció como secretario de Medio Ambiente de Sao Paulo. Tenía a su cargo la Fundación Forestal, que tenía como tareas la confección de mapas.

Por pedido de la Fundación de Industrias de Sao Paulo, Salles motorizó la liberalización de la minería en un área protegida del Gran Sao Paulo. A través de dos funcionarias nombradas por él, procuró que esa modificación se realizara sin pasar por los expertos y se plasmara en los mapas sin seguir los trámites habituales.

 

Salles y Bolsonaro.

 

Esa maniobra le valió una condena administrativa en diciembre del año pasado. Justo dos semanas antes de que Bolsonaro lo eligiera ministro de Medio Ambiente. A esa condena, ahora se le suma el espaldarazo que la jueza Fátima Ferreira le dio a una demanda laboral presentada por uno de los trabajadores de la Fundación.

“Tanto la prueba oral como la prueba documental que instruyó la presentación inicial son sólidas en el sentido de demostrar que el demandante estaba siendo coaccionado por sus superiores para hacer un cambio ilícito en los mapas”, escribió la magistrada. Por eso, la jueza Ferreira condenó a la Fundación Forestal a pagarle al empleado diez salarios por daños morales, según difundió The Intercept.

En plena crisis de los incendios en la Amazonia, Salles recibió otra denuncia según el mismo medio. Trabajadores del Instituto Brasileño del Medio Ambiente y de los Recursos Naturales Renovables (IBAMA) se presentaron ante el Ministerio Público Federal para reportar que Salles estaba violando los principios de la administración pública federal y denunciarlo por acoso moral colectivo.

 

Bravuconadas

En la tarde del sábado, Salles compartió en su cuenta de Twitter una nota de la agencia Bloomberg y escribió: “Más fuego en Angola y en el Congo que en la Amazonia… y Macrin (Macron) no dice nada. ¿Por qué? Es porque no compiten con los ineficientes agricultores franceses”.

La tensión entre el Palacio del Planalto y el Elíseo fue escalando después de que Macron se refiriera a los incendios en la Amazonia como una crisis internacional y Bolsonaro lo fustigara por su mentalidad colonial.

«Las decisiones y los propósitos vertidos por el mandatario brasileño en estas semanas muestran que decidió no respetar los compromisos climáticos asumidos, ni esforzarse en materia de biodiversidad. En las actuales condiciones, Francia se opone al acuerdo con el Mercosur», sostuvo el gobierno francés. El mensaje debió ser un baldazo de agua fría para el gobierno argentino – especialmente después del llanto que le arrancó al canciller Jorge Faurie la firma del acuerdo.

 

Marchas y contramarchas

El viernes, Bolsonaro anunció por cadena nacional que iba a mandar al ejército a combatir el fuego en la Amazonia. Fue una marcha atrás después de su ímpetu inicial de acusar a las organizaciones no gubernamentales por los fuegos que ya devoraron más de 700.000 hectáreas, según estimaciones. “Puede haber –no estoy afirmando– una acción criminal de esas ONG para llamar la atención precisamente contra mí, contra el gobierno del Brasil. Esta es la guerra que enfrentamos. Haremos todo el posible e imposible por contener el fuego criminal”, había dicho el miércoles.

Durante su cadena del viernes, hubo cacerolazos en todo Brasil. Las protestas se multiplicaron durante la semana en distintas ciudades del mundo. El propio Salles tuvo que enfrentar un abucheo durante su intervención en la Semana del Clima – preparatoria para la Conferencia de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático, la llamada COP-25, que se hará en Chile en diciembre.

 

 

Los datos

El Instituto Nacional para la Investigación Espacial (INPE), la agencia federal que monitorea la deforestación y los incendios en Brasil, informó que este año se registraron 76.720 focos en todo el país hasta el jueves, lo que equivale a un incremento de 83% en comparación con el mismo período del año pasado – cuando Bolsonaro no estaba en el gobierno.

Según el Instituto de Investigación Ambiental de la Amazonia (IPAM), los diez municipios de la región más deforestada concentran la mayor cantidad de incendios.

La fiscalía brasileña investiga si estos incendios pueden deberse a una menor fiscalización ambiental –a cargo de Salles, ya conocido por adulterar registros ambientales– o por el retiro de apoyo gubernamental a organizaciones conservacionistas.

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.