Tony Bennett y la infancia

La música que escuché mientras escribía

En apariencia este es un álbum extraño en la discografía de Tony Bennett. Lo grabó hace veinte años, cuando era un muchacho de 72. El playground es literalmente el patio de juegos pero nosotros diríamos la plaza, allí donde llevamos a los hijos o a los nietos. El tema que da título al álbum evoca sus recuerdos cuando escucha a los chicos jugar, en el subibaja, en la hamaca que permite tocar el cielo, en ese lugar maravilloso donde siempre se encuentran amigos con los que aprender a esperar turno y compartir.

 

Pero si lo pensás mejor este álbum sobre la infancia es coherente con toda la obra de este artista exquisito, dedicada a los sentimientos más nobles que hacen la vida digna de ser vivida.
Te recomiendo su duos con  Kermit the Frog, o sea La Rana René, y con Elmo, dos de los muppets.
El de Kermit es No es fácil ser verde. 
El de Elmo se llama Cosas pequeñas. Dice que cree en cosas pequeñas que apenas pueden verse, como panales de abejas, telas de araña, estrellas de mar, gotas de lluvia que se funden en la neblina de la mañana cuando el viento es cálido, flores que mueren pero que renacerán con la primavera. «Creo en las cosas pequeñas, como vos y yo, y qué grandes pueden ser esas pequeñas cosas».
13 Comentarios
  1. Ramon Ortega dice

    Mas alla de las diferencias circunstanciales que podanos tener con HV, agradezco la oportunidad de expresar mi desacuerdo. Un abrazo

  2. Cristina dice

    En mi caso particular nunca dije qué lindo es lo de afuera ni tampoco dije no hay cosa más linda que lo de afuera. La música,, la literatura, la pintura de nuestro propio país tienen el poderoso agregado de la empatía, de fuertes sentimientos o no tan fuertes, pero de cariño y recuerdos personales tanto en sus versiones académicas o populares. Jamás se me pasaría por la cabeza no escuchar a Ella Fitzgerald porque canta en inglés o no leer la poesía de Auden por el mismo motivo. El contacto con la cultura universal permite ser fiel a nuestros pensamientos y sentimientos sin corset.
    Siempre disfruté mucho de la música en distintos idiomas aunque no los entienda. Allí empieza a tallar el lenguaje corporal y gestual y es muy bello también. Y no tengo prejuicios: a veces me quedo horas escuchando chamamés que me placen mucho, y si entre ellos está Kilómetro 11 ni les cuento.
    Lloré la muerte de Monserrat Cavallé y me sigo musicalizando las tripas con La Yumba. En política tampoco tuve problemas de ser nacionalista e internacionalista. Abrazos a todos

  3. Francisco Delgado Villafañe dice

    Disfruto de Tony Bennet, Sinatra,Amstrong, musica cauntry americana,celta music,italiana con Pavarotti-Carreras como disfruté emocionado del recital de Silvio Rodriguez en Avellaneda.Me encanta en general todo genero musical,las cuatro estaciones de Vivaldi por ejemplo, ni hablar de nuestra musica folcklorica los chalchaleros,fronterizos etc., y el tango arrabalero pasando por la musica rioplatense y latinoamericana tan representariva de nuestra cultura,Julio Sosa,Carlitos Gardel,Alfredo Zitarrosa,Toquinho-Vinicius,Cecilia Todd… La musica en general es bella y una creación humana, no reconoce limites ni fronteras,es uno mismo conciente como interpreta y la siente en el contexto que le toca vivir.Gracias HV

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.