Tribuna de fake news

La Nación cumple a rajatabla los ejes de la agenda mediática opositora

 

La oposición política y mediática, representada por Cambiemos y el poder económico dueño de los medios hegemónicos, se encuentra alterada porque lanzó su candidatura a gobernador bonaerense un año antes de lo habitual y no encuentra que Diego Santilli haga pie en la provincia más poblada del país. Por esa razón buscan falsear la realidad a través de titulares en sus diarios, intentando desprestigiar al gobierno de Axel Kicillof y a las políticas que lleva adelante. La agenda mediática opositora se elabora con tres ejes fundamentales: tener éxito es que se debata un tema; lograr que otros no sean debatidos e imponer una definición de la “realidad”.

Esos tres aspectos que explican el funcionamiento de los medios hegemónicos quedan demostrados en un nuevo ejemplo. En su portada del 20 de noviembre, el diario La Nación instaló la idea de que el gobierno de Kicillof se ha ocupado y ocupa, en lo que va de su gestión, de incrementar la cantidad de empleados públicos. El título fue: “Axel Kicillof incorporará durante su gestión 45.755 nuevos empleados públicos”. La volanta ampliaba la idea: “Sin ajuste. Con los nombramientos que prevé en el Presupuesto 2023 llegará a esa cifra en sus cuatro años de mandato; así superará la cantidad de trabajadores del Estado nacional”. De este modo lograron el primer punto: instalar el debate.

La nota, escrita por Laura Serra, decía en su primer párrafo: “La provincia de Buenos Aires, bastión electoral del kirchnerismo, se convirtió con la llegada del gobernador Axel Kicillof en una descomunal usina de empleo público. En efecto, cuando en diciembre del año próximo finalice su gestión, el mandatario bonaerense habrá incrementado el plantel en 45.755 personas, a razón de 31 empleados nuevos por día. Así, la dotación superará con creces el medio millón de empleados estatales. Una cifra que es mayor, incluso, a la de todo el Estado nacional”. La cifra es errónea. El propio gobernador respondió el lunes pasado a través de su cuenta de Twitter: “Ayer, medios y dirigentes opositores salieron a ‘denunciar’ la incorporación de 45.000 nuevos empleados al Estado provincial. Nuevamente degradan la democracia difundiendo mentiras, evitando cualquier debate serio, con cifras y argumentos. Comparto números e ideas”. El gobernador desarmó la falsedad con números y datos: “38.000 es la suma de los nuevos trabajadores autorizados por los presupuestos de 2021 y 2022, votados por oficialismo y oposición. En detalle son: 18.000 Seguridad, 12.000 Educación, 4.000 Justicia (principalmente en el Servicio Penitenciario) y 4.000 Salud”.

 

 

 

 

Lograr que un tema no sea debatido es el segundo propósito. No importa saber si existió un incremento de empleados públicos porque se incrementaron las políticas en salud y educación. Eso no entra en debate. Y el gobernador lo suma, explicando gráficamente y expresando “que la obsesión por la cantidad de trabajadores de nuestra Provincia es sólo electoral y partidaria”. La cantidad de empleados, los cargos, en la Administración Pública no financiera de la provincia de Buenos Aires, de acuerdo a su porcentaje de población, se encuentra entre los más bajos en comparación con las demás provincias. La Nación se ocupa de que este tema no sea debatido porque se vendría abajo la idea de que el Estado debe ser chico y con menos personal abocado a los servicios que presta.

 

 

 

 

La Nación, como otros medios que responden al poder económico real, desea un Estado chico para poder controlarlo a gusto y meterlo en su bolsillo. Cada tanto lo sacan de allí para transferirle sus deudas o para que les otorgue mayores ventajas en desmedro de la población: ahí ven oportuno que el Estado asuma el rol que ellos desean darle, para luego guardarlo nuevamente en el bolsillo y que no moleste al libre mercado.

A modo mundial, Diego Santilli aprovechó el centro de La Nación para cabecear en el área de las fake news. “¿45.755 nuevos empleados públicos? Como se nota que ya no les importa nada @Kicillofok. El año que viene se termina para siempre la avivada y la inoperancia kirchnerista en la Provincia”, dijo, sacando pecho desde su cuenta de Twitter. Santilli suma tuits, pero no adherentes. Su desabrida y poco ingeniosa campaña, lanzada antes de tiempo para primerear a los propios, no es más que un reducido espacio de lugares comunes a los que apela para sumar voluntades.

 

 

 

 

 

Kicillof siguió explicando en un hilo de tuits aquello que el diario La Nación omitió malintencionadamente en el debate que se proponía, porque su objetivo fue imponer una definición de la “realidad”. “Cuando asumimos encontramos un Estado atrasado, desmantelado, ausente e incapaz de brindar servicios y garantizar derechos. 114 edificios educativos nuevos, triplicar las camas de terapia intensiva, 12.000 plazas penitencias en construcción, más de 10.000 viviendas necesitan nuevos trabajadoras y trabajadores. Estamos gestionando para asegurarle a millones de bonaerense su derecho al futuro”, sostuvo. Los 114 edificios escolares sumaron dos más, totalizando 116 edificios construidos durante su gestión. El mandatario bonaerense cerró su réplica expresando: “Pónganse de acuerdo: coinciden con que se abran más escuelas, más hospitales, agregar más patrulleros, ampliar las cárceles. Pero protestan porque en esas escuelas hay que poner maestros, maestras, directivos y auxiliares; y así con todo”.

 

 

 

 

Para el diario La Nación, para los medios hegemónicos, distraer con datos falsos sobre la cantidad de empleados públicos permite esquivar la mirada sobre la inversión en producción que está llevando adelante la provincia de Buenos Aires y que justamente se encuentra reflejada en el Presupuesto 2023. Así lo señaló el ministro de Hacienda y Finanzas bonaerense, Pablo López, quien mostró que la inversión en políticas productivas creció casi ocho veces más en términos reales con respecto a los niveles registrados en 2019.

 

 

 

 

Si la provincia de Buenos Aires, la más poblada del país, tiene 17.875.743 de habitantes, que tenga 715.029 empleados públicos, solamente un 4% de acuerdo a la cantidad de habitantes, es una clara muestra que lejos está de ser un problema, como pretende hacer creer La Nación. La cantidad de empleados que tiene la provincia de Buenos Aires es poca de acuerdo a su extenso territorio. Incluso, es fácil advertir la ausencia de agencias del Estado bonaerense en varios distritos, porque precisamente lo que reinó con los gobiernos neoliberales es la falsa idea de que el problema es la cantidad de empleados públicos. De tanto repetirlo, han logrado que una parte no menor de la sociedad así lo crea, cuando la crítica debería ser que hace falta más presencia estatal, más cantidad de personas cumpliendo funciones a lo largo y ancho del territorio bonaerense.

Los medios hegemónicos tienen el poder de instalar un tema y garantizar su repetición a partir de su poder de concentración, sin importar si eso que se asevera es cierto. La verdad, ¿a quién le importa?, era el título de una nota de Horacio Verbitsky, que reviste absoluta vigencia siete años después. Allí daba cuenta de un episodio se repitió hasta el hartazgo, y que aún hoy reverbera como si fuera una verdad absoluta, cuando nunca lo fue. “Un caso paradigmático se inició con una frase del jugador de tenis Guillermo Vilas, quien en un programa de televisión declaró que si el entonces Presidente Carlos Menem ‘hubiera dicho lo que pensaba hacer, nadie lo hubiera votado’. Un periodista se la atribuyó luego al propio Menem, otros la repitieron, los simpatizantes consideraron que era una picardía simpática, para los que no lo querían fue una repugnante muestra de cinismo y las opiniones taparon la verdad”, describió en uno de sus párrafos. Verbitsky azuzaba al lector diciendo: “Haga la prueba de repetirles la frase a diez conocidos. Habrá incluso quienes recuerden el tono y el gesto con que le escucharon algo que Menem nunca dijo, acaso porque era más pícaro que Vilas. Después piense qué nos enseñan esas respuestas sobre la construcción del acontecimiento, como se titula un libro del semiólogo de Clarín Eliseo Verón, que traduje del francés durante los años del exilio interno”.

Como gran tribuna de doctrina, La Nación sigue en la actualidad sosteniendo la consigna de la dictadura cívico-militar, empresarial y eclesiástica, “Achicar el Estado es agrandar la Nación”, que siempre defendió desde artículos de esta calaña. Ahora la modernizan a los tiempos que vivimos: Achicar el Estado es agrandar La Nación de fake news.

 

 

 

 

 

 

--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí