Ucrania, ¿modelo para la Argentina?

Lavagna señaló el ejemplo ucraniano como referencia para la deuda de la Argentina actual

 

A partir del diagnóstico de que la Argentina no podrá afrontar los próximos vencimientos de deuda (principalmente la parte nominada en dólares) y que el extraordinario ciclo de endeudamiento encarado por el gobierno macrista dejó en una situación de virtual default, el actual gobierno de Alberto Fernández está encarando el proceso de negociación de la deuda en tres frentes:

  1. la jerarquización y centralización del tema en el plano interno;
  2. el aplazamiento de los pagos (reperfilamiento) con el Fondo Monetario Internacional; y
  3. la reestructuración de los títulos públicos en manos de acreedores privados con quita de capital. Sobre este último eje el decreto 250/20 determina la facultad para reestructurar títulos por hasta 68.843 millones de dólares.

En este sentido es que diferentes analistas ensayaron comparaciones con crisis de deuda desarrolladas en otros países. Roberto Lavagna, quien fuera ministro de economía y principal responsable de la reestructuración de la deuda argentina en 2005, señaló recientemente el ejemplo ucraniano como referencia para la situación de la Argentina actual.

 

 

¿Qué pasó en Ucrania?

Inmersa en una crisis económica agudizada por la situación de guerra civil, Ucrania encaró un proceso de reestructuración de deuda que a los ojos del establishment de las finanzas fue exitoso. En noviembre de 2013 estallaron protestas, que culminaron  en febrero de 2014 con la destitución del Presidente pro-ruso Yanukóvich. El nuevo gobierno pro-europeo de Petró Poroshenko firmó un acuerdo stand-by con el FMI, a la par que se extendían los conflictos políticos, sociales y militares a lo largo de todo el país (anexión de Crimea y Sebastopol a Rusia, guerra del Donbáss y la declaración de independencia de Donetsk y Lugansk).

Ante la imposibilidad de enfrentar los compromisos de deuda, la Ucrania hundida en crisis y en una situación de guerra civil emprendió en 2015 la renegociación del Acuerdo con el FMI. En marzo se pasó a un Acuerdo de Facilidades Extendidas (EFF), que involucró:

  • a) el aplazamiento de los pagos,
  • b) la reestructuración de la deuda con los acreedores privados, y
  • c) la declaración del default de la deuda con Rusia.

Debe señalarse que este último punto no ha sido muy difundido en la prensa económica de Occidente. En agosto logró un acuerdo con los acreedores privados, con una quita del 20% del capital y una prórroga de pagos.

Algo parecido a lo que se rumorea por aquí, aunque omitiendo la parte c) del default selectivo. Algunos rasgos que permiten la comparación son:

  1. Son casos que se desarrollan en la crisis mundial. La explosión de la burbuja financiera en 2008 dio inicio a una crisis económica global que aún perdura. En este contexto se desarrolla una nueva ola de endeudamiento, en la que el FMI asume un papel más importante que en períodos anteriores. Tanto en la crisis de deuda en Ucrania como en  la Argentina, el FMI tiene un lugar central, asignado por el G20.
  2. Los actores intervinientes. Ambos países tenían un stand-by con el FMI, cuestionado por su falta de adecuación al estatuto. Mientras que en Ucrania implicó un cambio de Acuerdo (se pasó a un Acuerdo de Facilidades Extendidas), aquí se apuesta a persistir con un nuevo stand-by. Entre los fondos de inversión, Franklin Templeton presidió la comisión de reestructuración en Ucrania y forma parte del “grupo de los 5” con poder de veto en la Argentina. BlackRock, Pimco y Fidelity participaron de ambas tramas. Lazard fue el asesor financiero en ambos casos.
  3. El mecanismo de negociación. Ucrania acordó con el FMI y luego obtuvo la quita con los acreedores privados. La Argentina logró el apoyo del FMI hace un mes, en un comunicado donde se indicó que se requería “una contribución apreciable de los acreedores privados”. Este apoyo es la llave con la que comenzó a negociar buscando una quita incluso mayor (el FMI dijo el viernes que la quita debía ser de  entre U$S 55 y U$S 85 mil millones durante la próxima década). Habrá que ver si esto implica un cambio de acuerdo con el FMI.
  4. Geopolítica. Por un lado, Ucrania es un territorio clave por su posicionamiento estratégico entre Europa y Rusia. En ese país se han canalizado disputas territoriales entre estas potencias, según sus proyecciones externas. Recordemos que este proceso de reestructuración es inmediatamente posterior a una guerra que partió al país en dos. Dos potencias en juego buscan doblegarse usando de tablero un tercer país. ¿Será la Argentina parte del tablero de la disputa entre Estados Unidos y China? ¿Qué potencia aprovechará la coyuntura? Por otro lado, la renegociación de Ucrania se dio en el mismo año en que la Troika hundió a Grecia en el ajuste, bloqueando todo intento de una solución alternativa. Una reestructuración veloz en la Argentina, ¿servirá de “lavada de cara” para que el FMI imponga su voluntad en otros países que están entrando en problemas de pagos?
  5. La dimensión energética. Ligada al punto anterior puede leerse la importancia otorgada a Naftogaz (la empresa nacional de petróleo y gas de Ucrania) y al control de gasoductos en el proceso de renegociación de la deuda ucraniana. Fueron botines del arreglo, que aprovecharon para controlar las potencias occidentales. En la Argentina, la dimensión energética también ocupa un lugar privilegiado. Nos preguntamos qué papel asumirá Vaca Muerta en este escenario actual.
  6. ¿Default? Si bien en Ucrania se buscó evitar el default, la renegociación incluyó la cesación de pagos de títulos públicos en manos de la Federación rusa. Moscú desistió de reclamar en el Club de París, sí se dirigió a la Corte Suprema de Londres, donde aun se debate. Ucrania destrabó la reestructuración dejando a una parte afuera. El gobierno argentino, por su parte, se había propuesto llegar a un acuerdo evitando el default. Pero ha trascendido que sectores cercanos al gobierno nacional sostienen la discusión de optar por default antes que cerrar un “mal acuerdo”. La cesación unilateral de pagos pareciera estar fuera de la agenda oficial, pero ¿qué pasaría si se induce un default con alguna de las partes, debido a un arreglo imposible de acordar en plazos tan breves?
  7. ¿Deuda ilegítima? El stand-by firmado con Ucrania en 2014 fue criticado por violar el estatuto del FMI, puesto que se prestó a un país que no tiene medios visibles para pagar, que no puede cumplir las condiciones y que además estaba en guerra. Este punto nos remite a las declaraciones de la Vicepresidenta Cristina Fernández de Kirchner en torno al stand-by firmado por Macri con el FMI, que financió la fuga de capitales, violando así el estatuto del organismo. Esta es otra razón por la cual puede afirmarse que es una deuda ilegítima. La doctrina de la deuda odiosa fue utilizada por el gobierno pro-europeo en Ucrania, para negarse a pagar los eurobonos de Rusia en el alegato en Londres. Se adujo que la deuda contraída por gobierno de Yanukóvich no benefició a la población. Sectores ortodoxos de la prensa especializada han insistido con la validez de esta postura, especulando con su utilización en una potencial “Venezuela después de derrocar a Maduro”. La doctrina de deuda odiosa está sobre la mesa.

Como se puede notar, el proceso de reestructuración de deuda en Ucrania guarda parentescos con la situación argentina. Ofrece algunas pautas de lo que podría estar en juego no solo en materia financiera, sino geopolítica. ¿Es posible aprovechar las tensiones mundiales para no repetir la misma historia, y sacar provecho de la situación? Incluso la discusión sobre la legalidad está sobre la mesa. La tensión económica mundial tal vez ofrezca un paño apropiado para repartir nuevas cartas.

 

 

 

 

  • Lucas Castiglioni (UNICEN) y Francisco Cantamutto (IIESS UNS-CONICET)
--------------------------------

Para suscribirte con $ 250/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 500/mes al Cohete hace click aquí

Para suscribirte con $ 1000/mes al Cohete hace click aquí

10 Comentarios
  1. Luis Juan dice

    Estimados Lucas y Francisco:
    Excelente análisis.
    Si me permiten, una digresión:
    Dado que, todo tiene que ver con todo, voy a continuar extrayendo lo que hace unos años vi a través de un documental (Zeitgeist-Addendum), que resulta muy interesante para el análisis de la problemática que usted plantea, entre tantas otras cosas, dice:
    “…Mi nombre es Jacques Fresco, y soy diseñador industrial e ingeniero social. Estoy muy interesado en la sociedad y en desarrollar un sistema que sea sostenible, para todo el mundo.
    Lo primero, la palabra corrupción es una invención monetaria, ese comportamiento aberrante, comportamiento destructivo para el bienestar de la gente, de lo que se trata es de comportamiento humano, y el comportamiento humano parece estar determinado por su entorno.
    Es decir, que si uno crece con los indios semínolas desde bebé, y nunca ve otra cosa, sostendrá ese sistema de valores. Y lo mismo vale para naciones, individuos, o familias que tratan de adoctrinar a sus hijos en la fe particular de su país y hacerles sentir que son parte de eso.
    Y construyen una sociedad a la que llaman ‘establecida’. Establecen un punto de vista que funcione y tratan de perpetuar eso. Mientras que todas las sociedades son en realidad emergentes, no establecidas, así que luchan contra las nuevas ideas que puedan interferir con el establishment.
    Los gobiernos tratan de perpetuar lo que les mantiene en el poder, a la gente no se la elige para un cargo político para que cambie cosas, se les elige para que mantengan las cosas como están. Así pues, el fundamento de la corrupción está en nuestra sociedad.
    Quiero dejar esto claro. Todas las naciones son básicamente corruptas porque tienden a conservar las instituciones existentes. No pretendo ni elevar ni degradar a todas las naciones, pero el comunismo, socialismo, fascismo, el sistema de libre empresa y todas las demás sub-culturas son la misma; son todas fundamentalmente corruptas.
    La característica más fundamental de nuestras instituciones sociales es la necesidad de autopreservación. Tanto si hablamos de corporaciones, religiones o el gobierno, el interés primordial es preservar la propia institución.
    Por ejemplo, lo último que una compañía petrolífera querría nunca es el uso de una energía
    que escape a su control. Ya que eso haría a la compañía menos relevante para la sociedad.
    Igualmente, la Guerra Fría y el colapso de la Unión Soviética fue una manera de preservar
    y perpetuar la hegemonía económica y global establecida de los EEUU.
    De forma similar, las religiones condicionan a la gente para que se sienta culpable por inclinaciones naturales, alegando cada una de ellas ofrecer el único camino al perdón y la salvación.
    Y en el corazón de esta autopreservación institucional está el sistema monetario, ya que es el dinero el que provee los medios para la supervivencia y el poder. Por tanto, igual que una persona pobre se podría ver obligada a robar para sobrevivir, es una inclinación natural hacer lo que sea necesario para continuar con los beneficios de una institución.
    Esto hace inherentemente difícil que las instituciones con ánimo de lucro cambien, ya que pone en riesgo no sólo la supervivencia de grandes grupos de gente, sino también el codiciado estilo de vida materialista asociado con opulencia y poder.
    Por tanto, la necesidad paralizante de preservar una institución sin importar su relevancia social está en gran parte arraigada en la necesidad de dinero, o beneficios. «¿Qué gano yo con esto?», es lo que piensa la gente.
    Y por lo tanto si un hombre hace dinero vendiendo un cierto producto, entonces combatirá la existencia de otro producto que pueda amenazar su institución. Se sujeta mejor que ningún otro vendaje. Por consiguiente, las personas no pueden ser justas. Y las personas no tienen confianza en el prójimo.
    Un tipo se acercará a ti diciendo, «Tengo justo la casa que estabas buscando»… es un vendedor. Cuando un médico dice, «Pienso que hay que sacarte el riñón». No sé si está intentando pagar un yate o si hay que extraerme el riñón. Es difícil, en el sistema monetario, confiar en las personas.
    Si usted viene a mi negocio y yo le digo, «Esta lámpara es muy buena, pero la lámpara del negocio de al lado es mucho mejor», mi negocio no duraría mucho tiempo. No funcionaría. Si fuera ético, no funcionaría. Así que cuando dice que la industria se preocupa por la gente…eso no es verdad. No pueden permitirse ser éticos. Así que su sistema no está hecho
    para atender el bienestar de la gente.
    Si usted todavía no lo entiende… no habría subcontratación de trabajos si se preocuparan por la gente. La industria no se preocupa. Sólo contratan a la gente porque esa labor todavía no se ha automatizado. «Así que no hablen de decencia o ética, no podemos permitirnos eso y aún así continuar en el negocio.»
    Es importante señalar que cualquiera que sea el sistema social, -fascista, socialista, capitalista o comunista- el mecanismo subyacente sigue siendo el dinero, el trabajo, y competencia. La China comunista no es menos capitalista que EEUU. La única diferencia es el grado de intervención estatal en la economía. La realidad es que el «Monetarismo», por así decirlo, es el verdadero mecanismo, que dirige los intereses de todos los países del planeta.
    La variante más agresiva y dominante del monetarismo es el sistema de libre empresa. La perspectiva fundamental tal y como fue planteada por los primeros economistas del libre mercado, como Adam Smith, es que el interés individual y la competencia llevan a la prosperidad de la sociedad, ya que la competencia crea incentivos, que motivan a la gente a perseverar.
    Sin embargo, de lo que no se habla, es de cómo una economía basada en la competencia lleva invariablemente a la corrupción estratégica, consolidación del poder y la riqueza, estatificación social, parálisis tecnológica, explotación laboral y al final a una forma encubierta de dictadura a cargo de una élite rica.
    La palabra «Corrupción» es definida con frecuencia como -perversión moral-. Si una empresa lanza desperdicios tóxicos al océano para ahorrar dinero, la mayoría de la gente reconocerá que es un «Comportamiento corrupto». En un nivel más soterrado, cuando Walmart se radica en una pequeña ciudad y fuerza el cierre de pequeños negocios que no pueden competir, aparece una zona gris.
    Porque, ¿qué es exactamente lo que Walmart está haciendo mal? ¿Por qué deberían preocuparse por los negocios familiares que destruyen?. Pero más sutil aún, cuando una persona es despedida de su trabajo debido a que se inventó una nueva máquina, que puede hacer el trabajo por menos dinero, las personas tienden a aceptar eso como… «Así son las cosas». Sin ver la corrupción inhumana inherente a esa acción. Porque el hecho es que, ya sea arrojando un desperdicio toxico, monopolizando el mercado o reduciendo la fuerza laboral, ¡el motivo es el mismo! ¡Beneficios!
    Existen diferentes grados del mismo mecanismo de auto-protección, que siempre coloca el bienestar de la gente por debajo de la ganancia. Por consiguiente, la corrupción no es solo un «subproducto» del monetarismo. Es su verdadero fundamento. Y mientras muchas personas reconocen esta tendencia en uno u otro grado, la mayoría continúa ignorante a las amplias ramificaciones de tener este tipo de mecanismo egoísta como guía mental en la sociedad…”

  2. apico dice

    Me parece que «el pálido», se quedó en el tiempo,y que su comparación es claramente extemporánea. Su modelo económico ya fue y su mandante (P.Rocca), está tratando de negar lo innegable:el paradigma neo liberal del Capitalismo Salvaje, está cambiando, y aunque traten de demorarlo, el pueblo en su inmensa mayoría (ver encuesta de Analogías) les da la espalda. Los muchachos del camino del medio, ven que su ya angosto sendero ,se les cierra inexorablemente. Tal y sin proponérselo el «corona», nos está dando una mano gigante, a pesar de ser un virus, para la comprensión del pueblo, de que el cambio hay que llevarlo adelante. Ni siquiera el «gatopardismo» los va salvar esta vez. Un saludo peronista.

  3. Santi rulo dice

    Grande Lucas!

  4. Hector G. Vega dice

    EN NINGUN MOMENTO EL ARTICULO INDICA EL MONTO DE LA DEUDA EXTERNA, SU RELACIÓN CON EL PBI, SU ESTRUCTURA DE VENCIMIENTOS.
    SIN ESOS DATOS BASICOS Y PREVIOS ES IMPOSIBLE ENTENDER EL SENTIDO DEL ARTICULO

  5. Hilda Abad dice

    Excelente trabajo de dos grandes compañeros

  6. omar delménico dice

    ah, y Cristina está SIEMPRE cuatro pasos más adelante.

  7. JOE AUBERGINE dice

    lagaño otro camaleón como NMassa y los diputruchos del FRENTE RENOVADOR.. que votaron las leyes del saqueo argumentando que era necesaria para salvar el pais.. Dios Mío y estos tipos tienen pRENSA blanca y pura despues de su complicidad con el saqueo MACRISTA y VIDALISTA… ¡Mamma MíA!

  8. Omar Delménico dice

    Ante todo gran abrazo a Lucas, hijo de mi amigo Gayito. Entiendo que la actitud de las últimas horas del FMI respecto a la deuda argentina refuerza la idea de que el Organismo apura señales para evitar quedar en off-side en relación a sus mamarrachos recientes en Argentina e inducidos por Trump. Entiendo modestamente que la actitud de nuestro Gobierno está siendo adecuada y se va moldeando de acuerdo a las movidas de la contraparte, Y soy optimista respecto al futuro a partir de esa estrategia.
    Abrazos.

  9. enrique gandolfo dice

    MÁS RAZONES PAR UN DESCONOCIMIENTO SOBERANO DE LA DEUDA,INVESTIGACIÓN DE LA MISMA Y SUSPENSIÓN DE LOS PAGOS

  10. enrique gandolfo dice

    MUY BUENO EL TRABAJO DE LOS COMPAÑEROS

Dejá tu comentario

Su dirección de correo electrónico no será publicada.